La acidificación podría agravar la ya mala situación de los océanos - United Nations Environment Programme (UNEP)
United Nations Environment Programme
environment for development Search 
News Centre
 
Página principal
Centro de noticias
Notas de prensa
Sitio de enfoque
Discursos
Fotos
Audiovisuales
Películas y videos
RSS / Podcasts
Posters
E-Cards
 version para imprimir English[Français][中文]
 

La acidificación podría agravar la ya mala situación de los océanos

El aumento de las concentraciones de C02 podría tener un creciente impacto sobre la pesca y los miles de millones de personas que dependen de ella.

Cancún / Nairobi / Plymouth 3 de diciembre 2010 – El futuro impacto de las crecientes emisiones de CO2 sobre la salud de los mares y los océanos puede ser mucho mayor y complejo de lo que previamente se suponía, de acuerdo a un informe de la ONU dado a conocer en la reunión de la Convención sobre Cambio Climático de la ONU en México.

El estudio, titulado "Consecuencias Medio Ambientales de la Acidificación de los Océanos" ha reunido a algunas de las últimas investigaciones científicas sobre "la acidificación de los océanos" -un proceso desencadenado por el aumento de las concentraciones de C02 disuelto, que está cambiando la química del mar por un descenso del pH del medio marino.

El estudio confirma la preocupación de que algunos organismos, como los corales y los mariscos puedan encontrar cada vez más dificultades para formar sus esqueletos en las próximas décadas por lo que es más difícil para sobrevivir y mucho menos prosperar. También muestra que la acidificación del océano puede reaccionar con el calentamiento del océano por lo que animales como los cangrejos tienen un reducido rango de temperaturas donde pueden prosperar.

Esto a su vez puede tener impactos significativos en el futuro de la captura de cangrejos, mejillones y otros mariscos, especies que dependen de los arrecifes de coral, y de otras especies como por ejemplo el salmón que se alimenta de 'pterópodos' – pequeños organismos con concha tenue que están en el nivel más bajo de la cadena alimentaria.

Otras investigaciones están poniendo de relieve nuevas áreas de interés, incluyendo los descubrimientos de que para algunas especies, como el "pez payaso" que se hizo famoso en la película animada de Disney "Buscando a Nemo", les pueda resultar más difícil evitar a sus depredadores y encontrar su camino a casa.

Si otros peces reaccionan de la misma manera, esto podría tener repercusiones en la cadena alimentaria marina de la que miles de millones de personas dependen directa o indirectamente como fuente de proteína y como medio de subsistencia.

Achim Steiner, Subsecretario General de la ONU y Director Ejecutivo del PNUMA dijo: "La acidificación del océano es otra señal de alerta que se ha levantado y que conlleva advertencias sobre la salud del planeta por el crecimiento incontrolado de las emisiones de gases de efecto invernadero. Es una pieza nueva y emergente en el rompecabezas científico, pero que está provocando una creciente preocupación".

"Por el momento se desconoce si la acidificación del océano resulta ser por cuenta propia, un mayor o menor desafío para el medio marino y su cadena alimentaria. Pero el fenómeno se presenta con un telón de fondo de mares y océanos ya estresados como resultado de la sobrepesca y otras formas de degradación ambiental. De modo que el público puede con razón preguntar cuántas banderas de alerta los gobiernos necesitan ver antes de actuar", dijo Steiner.

El Informe fue elaborado en colaboración con el Laboratorio Marino de Plymouth, del Reino Unido, y con científicos de otras organizaciones como el Centro Nacional de Oceanografía de Southampton y la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO.

Carol Turley, científico senior en el Laboratorio Marino de Plymouth, y Coordinadora de Intercambio de Conocimientos del Programa de Investigación de la Acidificación del Océano del Reino Unido, y autora principal del nuevo informe, dijo: "A medida que los científicos de todo el mundo comienzan a investigar los posibles impactos de la acidificación del océano, estamos viendo un impacto general negativo de la acidificación del océano directamente sobre los organismos y algunos ecosistemas clave que ayudan a proporcionar alimentos a miles de millones de personas. Tenemos que comenzar a pensar en el riesgo que esto entraña para la seguridad alimentaria".

La Dra. Turley destacó que los investigadores estaban trabajando en las fronteras de la ciencia con respecto a la acidificación del océano y sus impactos potencialmente complejos sobre el medio ambiente marino y sus organismos.

Dijo que algunas investigaciones indican que las langostas adultas por ejemplo, podrían aumentar su capacidad de construcción de su cáscara en respuesta a la caída del nivel de pH, mientras que las langostas juveniles serían menos capaces de construir esqueletos saludables.

Una posibilidad similar puede surgir con formas adultas y juveniles de peces y sus sistemas olfativos, en cuanto a que en algunas especies de peces jóvenes esos sistemas podrían estar discapacitados, mientras que los adultos no se verían afectados.

Mientras tanto hay una cierta evidencia de otros cambios curiosos que se podrían producir si las emisiones siguen aumentando y las concentraciones de C02 continúan acumulándose en los mares y océanos. Por ejemplo las estrellas de mar, que tienen un papel importante en la cadena alimentaria marina, podrían aumentar su capacidad de formación de cáscara a costa de la formación de músculo.

"Evidentemente, no es suficiente con observar una especie. Los científicos tendrán que estudiar todas las partes del ciclo de vida para ver si ciertas formas son más o menos vulnerables. Mientras tanto, la capacidad o incapacidad para construir esqueletos cálcicos podría no ser el único impacto de la acidificación en la salud y la viabilidad de un organismo: las estrellas de mar tal vez sean un ejemplo de ello", dijo la Dra. Turley.

El informe del PNUMA señala que puede haber "ganadores" y "perdedores" como consecuencia de la acidificación del océano, entre los cuales los organismos fotosintéticos tales como los pastos marinos, podrían beneficiarse del aumento de la acidificación; sin embargo, estudios sobre respiraderos naturales de CO2 en el mar Mediterráneo indican que si bien hay algunos "ganadores", es probable que el ecosistema sea modificado por otros medios.

El Informe hace un llamado a los gobiernos, los responsables de las políticas, y otros actores a considerar una serie de acciones, entre las cuales se incluyen:

• Reducciones rápidas y sustanciales de las emisiones de CO2 provocadas por el hombre con el fin de reducir la acidificación de los océanos;

• Determinar la vulnerabilidad a la acidificación de los océanos de las comunidades humanas que dependen de los recursos marinos;

• Identificar las especies que son más flexibles a los cambios y evaluar cómo estos pueden afectar los ecosistemas y la seguridad alimentaria;

• Reducir otras presiones sobre las reservas de peces para consumo humano, para ofrecer las mejores posibilidades de éxito a través de, por ejemplo, la planificación del espacio marítimo o la re-evaluación de los recursos disponibles y su uso;

• Evaluar las opciones para el desarrollo una "acuicultura" ambientalmente sostenible, con especies que pueden ser más resistentes a pH bajos;

• Acoger la ciencia sobre la acidificación de los océanos en las herramientas de gestión de la pesca.

Nota a los Editores

Principales conclusiones del Informe

Alrededor del 25 por ciento de las emisiones de C02 en el mundo están siendo absorbidos por los mares y océanos, donde se convierte en ácido carbónico.

Se trata de un descenso del pH de los océanos que afecta su química. Por ejemplo, la concentración de iones de carbonato está disminuyendo, y esta disminución está vinculada a la capacidad de muchos organismos marinos para crear arrecifes de coral y conchas.

• El informe dice que la química de los océanos se está modificando a una velocidad tal como no se ha visto por 65 millones de años - desde la extinción de los dinosaurios

• El pH promedio del mundo marino ha disminuido en un 30 por ciento y la concentración de iones de carbonato se ha reducido en un 16 por ciento desde la revolución industrial

• Con base en las tasas actuales de emisiones de CO2, las proyecciones indican que a finales del siglo 21, el pH de los océanos se reducirá en 0,3 unidades más, lo que representa un aumento de la acidez total del 150%.

El pescado y los mariscos contribuyen con el 15% de proteína animal a tres mil millones de personas en todo el mundo; y otros mil millones de personas dependen de la pesca como fuente primaria de proteína.

• El informe señala que muchos organismos marinos tienen medios para compensar los cambios en la química del agua de mar, aunque para ello tendrán que gastar más energía, en un océano cada vez más ácido.

• Sin embargo, estudios sobre especies de mejillones y erizos de mar han demostrado que estos sólo cuentan con mecanismos parciales de compensación, o que carecen de ellos, lo cual podría hacerlos más vulnerables.

Alrededor del 80 por ciento de las capturas se producen en sólo 10 por ciento de las áreas oceánicas, incluidas las principales áreas, tales como las plataformas continentales y los estuarios.

• El informe señala que "también se prevé que muchas de estas áreas sean muy vulnerables a la acidificación de los océanos, en este siglo".

La industria de la acuicultura es la que más rápido está creciendo a nivel mundial entre las productoras de alimentos, con un ritmo del 7% anual, y la proporción de peces producidos por la acuicultura y consumidos por los seres humanos en todo el mundo ha aumentado un 50% de la producción total.

• El informe dice que estas industrias están en riesgo de ser afectadas en el futuro por la acidificación de los océanos, tanto en forma directa a través del impacto en los propios organismos, como indirectamente a través de las redes tróficas y de los hábitats que de ellas dependen.

Los arrecifes tropicales proporcionan refugio y alimento para aproximadamente el 25% de las especies conocidas de peces marinos, y representan entre el 9-12% de los desembarques mundiales de pescado.

En consecuencia, estos arrecifes de coral son la seguridad alimentaria y el sustento de unas 500 millones de personas en todo el mundo.

• Según el informe, se prevé que la futura acidificación del océano afecte el crecimiento del coral tanto en fases adultas como juveniles, el crecimiento de algas rojas coralinas, la integridad estructural de los arrecifes y, potencialmente, incluso la densidad de los "bio-erosinadores" y depredadores.

El Informe del PNUMA sobre temas emergentes: Consecuencias ambientales de la acidificación del océano – una amenaza a la seguridad alimentaria, está disponible en la pagina web del PNUMA: www.unep.org

El informe se presentó en la 16ta. Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que tiene lugar en Cancún, México, del 29 de noviembre al 10 de diciembre de 2010 (http://unfccc.int/2860.php)

Para más información por favor contacte con:

Nick Nuttall, Portavoz del PNUMA / Director de Medios de Comunicación, teléfono móvil: +254 733 632 755, o + 41 795 965 737, Correo electrónico Nick.Nuttall@unep.org