Iluminando un futuro bajo en carbono ma, jul 1, 2013

| English  | Français   

Children can study at night without breathing harmful or environmentally damaging kerosene fumes

Co Autores: Achim Steiner, Subsecretario General de Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA y Mr. Mahama, Director Ejecutivo de ECREEE

Nairobi, 01 de julio de 2013- Las luces están en marcha en África, hogar de algunas de las economías emergentes más importantes del mundo.

Son estupendas noticias. Los niños podrán estudiar por la noche sin necesidad de respirar los perjudiciales gases procedentes del queroseno; la sensación de seguridad en comunidades pobres, donde muchas personas viven con miedo a la caída de la noche, ha aumentado considerablemente; la productividad de los negocios se incrementa al poder permanecer abiertos hasta tarde; y los habituales incendios provocados por velas que se han caído o por combustibles derramados han dejado de ser habituales.

Sin embargo, a menos que se adopte un sistema de eficiencia energética en la iluminación, las emisiones de carbono con un aumento previsto de entre un 60 y un 70% en 2030, pueden provocar efectos desastrosos en la lucha contra el cambio climático en todo el planeta.

Pocas acciones podrían reducir las emisiones de carbono de manera tan barata y sencilla como la eliminación progresiva de los sistemas de iluminación no eficientes y estando seguros de que cualquier nuevo alumbrado utiliza tecnología medio ambientalmente sostenible.

África Occidental se ha convertido en la última región en aunar esfuerzos para promover la iluminación energética eficiente. Una transición completa en esa zona podría suponer un ahorro de energía anual de 2,4 horas de terawatt, aproximadamente un 6,75% del consumo total de electricidad. El ahorro sería suficiente para suministrar las necesidades anuales de energía de al menos 1,2 millones de viviendas.

Esta decisión llegó después de que los ministros representantes de los 15 países de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (ECOWAS) reunidos en Ghana el pasado octubre, adoptara una política regional de eficiencia energética con ocasión del "ECOWAS High Level Energy Forum of the Sustainable Energy for All (SE4ALL) Initiative" (Foro de Alto Nivel de Energía de la Iniciativa Energía para Todos).

Los estados miembros de ECOWAS se pusieron de acuerdo en eliminar las lámparas incandescentes y adoptar sistemas más eficientes de iluminación. Este movimiento podría servir para ahorrar a la región una cifra aproximada de 220 millones de dólares al año en gastos de energía. La iluminación representa actualmente un 20% del uso de la electricidad.

Los países están apoyados por en.lighten, un proyecto global establecido para acelerar la transformación del mercado mundial a un uso medio ambientalmente sostenible de las tecnologías de iluminación. La iniciativa está financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) e implementada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en colaboración con empresas de iluminación globales como Philips y OSRAM, y el Centro de Pruebas de Iluminación Nacional de China.

ECOWAS ha sido designada como región piloto para el Programa Global de Iluminación Eficiente de en.lighten's, una iniciativa voluntaria incomparable respaldada por 48 países que prestan apoyo a las políticas y acciones desarrolladas en el proceso de eliminación de la iluminación ineficiente. El Programa apoya además la eliminación global de las lámparas incandescentes para 2016.

La estrategia ha sido formulada en colaboración con el Centro de Energías Renovables y Eficiencia Energética de ECOWAS (ECREEE) como parte de la iniciativa de ECOWAS para la iluminación eficiente.

Alrededor de un 60% de la población en los países de ECOWAS no tiene acceso a la electricidad. Reemplazar los millones de lámparas de queroseno, velas y linternas eléctricas usadas en la región por modernos sistemas de iluminación solar aportaría una solución de bajo coste para reducir las emisiones de carbono, contaminación en lugares cerrados y riesgos de la salud; y estimularía los puestos de trabajo verdes.

Es una contribución más a la Iniciativa Energía Sostenible para Todos del Secretario General de Naciones Unidas y una forma de que los países en vías de desarrollo demuestren de forma práctica su compromiso con el nuevo acuerdo universal de Naciones Unidas sobre el Clima en 2015.

La transición está llegando, el desafío ahora es mantenerla de tal modo que al mismo tiempo que las luces llegan a todo África crezcan de un modo que construyan una Economía Verde y suponga un paso adelante en el futuro que queremos y en el futuro que necesitamos.

 
comments powered by Disqus