Home                                                
      Contributors                                   
      Reflections                                    
      Books                                    
      Products                                    
      Awards and Events                
      UNEP at Work                
      People                                
      Star                                
 
 
 
Visítalos, consérvalos

Tensie Whelan
Presidenta de Rainforest Alliance

Al menos 1.600 millones de personas, casi una cuarta parte de la población mundial, dependen de los bosques para su supervivencia. Además, los bosques son cruciales para mantener la diversidad biológica, mitigar los efectos del cambio climático y permitir las funciones fundamentales de los ecosistemas que regulan la biosfera. Como se reconoció en la resolución de las Naciones Unidas por la que se declaró 2011 Año Internacional de los Bosques, la gestión sostenible de los bosques puede contribuir significativamente al desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Y pese a todo, en torno al 45% de los bosques del mundo ya han sido talados.

Crear una economía de turismo sostenible basada en las visitas a los bosques es un medio excelente de observar e impulsar sus aportaciones. Si esta afirmación suena ligeramente trivial en comparación con el empeño planetario de conservar los bosques que quedan en el mundo, tengan en cuenta los siguientes datos económicos.

El comercio mundial de madera alcanza un valor superior a los 150.000 millones de dólares EE.UU. al año. Ese dinero suele crear incentivos perversos a corto plazo, especialmente en las naciones en desarrollo, para talar bosques pese a que, a largo plazo, los países logran una economía mucho más sólida cuando los gestionan de manera sostenible.

El valor de los bosques es muy superior al valor del comercio de madera. El valor total de los servicios de ecosistemas que prestan (como la captura de carbono, la filtración de agua, la fertilidad del suelo y la gestión de plagas) se calcula en 4,7 billones de dólares anuales. Los bosques contienen más de la mitad de la diversidad biológica del planeta, de la cual depende directamente en torno al 40% de la economía mundial, en especial la agricultura, la silvicultura y el sector farmacéutico. El valor de los bosques, como el valor de la supervivencia, no se puede medir en dinero, pero si lo comparamos con la actividad económica humana, no podrían “valer” menos que el 20% del producto mundial bruto, como mínimo 15 billones de dólares, es decir, tres veces más que la madera que se extrae de ellos.

Ahora, analicemos el valor de los viajes y el turismo, uno de los sectores más amplios y de crecimiento más rápido del mundo. Genera unos 6 billones de dólares en todo el mundo (más del 9% del producto mundial bruto) y da empleo a 235 millones de personas. Cobra especial importancia en las economías de los países en desarrollo, que alojan la mayor parte de los bosques del mundo con la mayor diversidad biológica. Desde 1990 hasta 2006, se quintuplicaron los ingresos por turismo internacional en los países en desarrollo, pasando de 43.000 millones a 222.000 millones de dólares. Los viajes y el turismo en general han seguido creciendo firmemente durante el declive económico: se prevé que, para 2021, generen más del 13% del producto mundial bruto, es decir 9,2 billones de dólares, y den empleo a uno de cada 10 trabajadores en el mundo.

Se calcula que el ecoturismo por ocio está creciendo tres veces más rápido que el sector en general: por supuesto, estas cifras abarcan el turismo relativo a los bosques en el que se incluyen los viajes a albergues con zonas protegidas o a comunidades forestales que organizan operaciones turísticas y están situadas cerca de parques nacionales y reservas de la biosfera o en su interior. Pese a ser una pequeña parte del mercado total, está claro que el valor económico potencial de los bosques como destinos turísticos podría superar su valor de mercado como fuente de madera, y su explotación sería mucho menos destructiva y más rentable. El poder del turismo puede generar inversiones masivas en conservación que ofrecen una tasa de rendimiento elevada. El valor de mercado del turismo se ajusta mucho mejor a una perspectiva más amplia del “valor” de los bosques (muchos billones de dólares). Su aprovechamiento puede preservar la diversidad biológica de los bosques, los servicios de los ecosistemas y otros activos de valor incalculable. El equipo de la USAID dedicado a los bosques observó que el turismo que tiene por objeto la naturaleza contribuye a la protección de los bosques al aumentar la sensibilidad hacia los recursos biológicos y crear oportunidades alternativas de generación de ingresos.

Por supuesto, el turismo a gran escala también puede diezmar los ecosistemas, desde los arrecifes de coral hasta las selvas: por eso cobra importancia crucial que, al igual que la actividad forestal, se gestione de manera sostenible. La certificación del Forest Stewardship Council (FSC) tiene enormes consecuencias positivas para la gestión de los bosques. Hasta ahora, unos 135 millones de hectáreas de zonas boscosas (en torno al 1% de la superficie de la tierra, aproximadamente dos veces el tamaño de Texas) está sujeto a la gestión responsable del FSC (poco menos de la mitad de esas hectáreas están certificadas por Rainforest Alliance). El FSC crece rápidamente y sus prácticas sostenibles están ejerciendo una influencia profunda y rápida en las prácticas del sector, como la extracción selectiva de un menor volumen de madera, la replantación, el establecimiento de zonas de conservación amplias, la preservación de ecosistemas delicados, la protección del hábitat de especies en peligro y el mantenimiento del secuestro de carbono para reducir las emisiones. La regla de oro para una silvicultura responsable desde las perspectivas ambiental y social es ayudar a que las comunidades se ganen la vida manteniendo bosques sanos y productivos.

Dado el valor del sector turístico y el rápido crecimiento del ecoturismo, un sistema análogo aplicado al turismo sostenible podría ser un instrumento muy útil para aportar a las comunidades otra manera de ganarse la vida adecuadamente manteniendo en pie sus bosques. El turismo es una actividad relativamente laboriosa y puede ayudar a reducir la pobreza y mejorar la igualdad económica de las mujeres, que constituyen el 46% de la mano de obra del sector, un porcentaje superior al promedio mundial. Los puestos de trabajo del turismo ofrecen sueldos relativamente elevados y tienen un efecto multiplicador de creación de empleo. Un nuevo estudio del Center for Responsible Travel, por ejemplo, señaló que los trabajadores de albergues ecológicos en la Península de Osa (Costa Rica), calificada por National Geographic como el lugar “de mayor intensidad biológica” de la tierra pero que también es una de las regiones más pobres del país, ganan dos veces más (710 dólares al mes) que los trabajadores de otros muchos sectores. En Nicaragua, cuyo turismo se centra predominantemente en el medio natural, Rainforest Alliance calcula que cada puesto de trabajo en turismo crea un puesto local en otro sector, con un sueldo más elevado que el promedio nacional.

Por todos estos motivos, Rainforest Alliance promueve el turismo sostenible junto con la silvicultura y la agricultura sostenibles. Ayuda a las empresas turísticas a ponerse al día facilitándoles formación y asistencia técnica, y verifica que cumplen los requisitos de sostenibilidad para que puedan obtener buenas certificaciones acreditadas. Nuestra organización apoyó el lanzamiento del Tourism Sustainability Council mundial, que impulsa principios y criterios universales conectando gran variedad de empresas, gobiernos, organismos de las Naciones Unidas, instituciones académicas y de investigación, ONG sociales y medioambientales y programas de certificación de todo el mundo. Además, creamos el sitio web ViajeSostenible.org, en el que se reúnen empresas verificadas por programas de certificación de turismo sostenible independientes y sin intereses directos mediante una base de datos con función de búsqueda donde los viajeros pueden localizar destinos sostenibles en bosques.

La certificación de turismo sostenible aún está relativamente en pañales, pero ya ha demostrado potencial para aprovechar el poder de las fuerzas del mercado y la necesidad de un desarrollo sostenible con objeto de crear grandes incentivos para conservar los bosques.

Download PDF