Home                                                
      Contributors                                   
      Reflections                                    
      Books                                    
      Products                                    
      Awards and Events                
      UNEP at Work                
      People                                
      Star
 
 
 
Li Bingbing

 

“Si te comes a los bosques hoy, los desiertos te comerán a ti mañana”. La famosa actriz Li Bingbing responde con este refrán cuando se le pregunta sobre la importancia de los bosques. “Es muy simple, pero efectivo”, dice. Y ella no sólo habla, también actúa.

El año pasado, esta actriz galardonada, Embajadora de buena voluntad del PNUMA, creó su propia obra de beneficencia “Love Green” (Ama el verde) “para promover los ecosistemas verdes, la economía verde y una vida verde”. Su primer proyecto, que dio a conocer junto con el ex Primer Ministro, Tony Blair, y que se realizó en colaboración con el Grupo Climático, tenía por objetivo plantar árboles para combatir la desertificación en la región noroccidental de China.

El éxito del proyecto ha superado con creces las expectativas. “En sólo nueve meses, en lugar de los dos años que habíamos previsto, plantamos el primer millón de árboles”, cuenta a Nuestro Planeta.

Desde edad muy temprana fue una ambientalista. “De niña, me encargaba de apagar el aire acondicionado cuando salíamos de casa. De adolescente, cuando podía iba a pie o usaba transporte público y desde ese entonces también separo la basura para reciclarla. En mi opinión, si todos nos tomamos a pecho estas responsabilidades con el planeta e incorporamos a nuestra rutina diaria el cuidado de la Tierra, podremos avanzar muchísimo en el camino hacia la conservación del mundo para las generaciones futuras. Tenemos que empezar con cada uno de los pequeños cambios en nuestras vidas”.

Li Bingbing, nacida en la provincia de Heilongjiang, una región alejada del noroeste de China, en febrero de 1973, no pensaba en convertirse en actriz sino que se había matriculado en una escuela para futuros maestros. Pero después de graduarse no le gustó su carrera y, pasado un tiempo, en 1993, un amigo la convenció para entrar en el Instituto de Arte Dramático de Shanghai. Con su primera película, ganó el primero de muchos premios a la “mejor actriz” en el Festival de Cine de Singapur de 1999, al que siguieron otros títulos similares con los premios Golden Rooster de 2005, Huabiao de 2007, Hundred Flowers de 2008 y Golden Horse de 2009.

Pero los bosques siguieron siendo una pasión tan fuerte como la del cine. “Cada vez que recorro el río Yangtze me acuerdo de las tremendas y devastadoras inundaciones del verano de 1998, que duraron tres meses, arrastraron 13 millones de viviendas y causaron daños por un monto de 26.000 millones de dólares. Las inundaciones fueron una demostración de lo destructiva que puede ser la naturaleza cuando no hay bosques. Y sin embargo, hace décadas que obtenemos ganancias económicas a costa de una explotación insostenible de nuestro medio ambiente y de los bosques, su bien más valioso”.

“El gobierno de China no pasó por alto las inundaciones de 1998 y ese mismo año lanzó una campaña en toda la nación para poner fin a la deforestación, y gracias a ella más de la mitad de los bosques naturales del país ahora están protegidos.

Hemos aprendido la lección por las malas: nuestros bosques sostienen nuestro modo de vida moderno. Sin ellos, la naturaleza puede hacer estragos. Con los bosques, la naturaleza puede protegernos y enriquecer nuestros ecosistemas.

Los bosques nos brindan muchos servicios para sustentar nuestras vidas. He visto con mis propios ojos la belleza y la fortaleza de un bosque saludable que proporciona agua para beber y nos protege durante las épocas de lluvia de los aludes y las inundaciones. Y un bosque saludable hace que regrese la vida silvestre”.

Le gusta citar ese dicho famoso de Mahatma Gandhi: “Tus creencias se convierten en tus pensamientos; tus pensamientos se convierten en tus palabras; tus palabras se convierten en tus acciones; tus acciones se convierten en tus costumbres; tus costumbres se convierten en tus valores; tus valores se convierten en tu destino”.

“Podemos cambiar el destino de nuestro planeta de a un país por vez, de a una comunidad por vez, de a una persona por vez, de a una medida por vez. Cada uno de nosotros puede influir en el prójimo. Esto tendrá un efecto positivo y exponencial y hará que cada vez más gente se una a nosotros”.

Download PDF