Pagina Principal      
      Contributors                                   
      reflexiones                                    
      libros                                    
      Río+20 Guía rápida del usuario
      innovaci ón                                    
      El PNUMA en acción                
      En detalle  
      WWW                                
      Star                                
 
 
 
Poner metas a los objetivos


Neeyati Patel

Jefe de la Dependencia de Apoyo a la Divulgación de la Subdivisión de Evaluación Científica de la División de Evaluación y Alerta Temprana del PNUMA

Charles Davies
Oficial de Programas de la Subdivisión de Desarrollo de la Capacidad de la División de Evaluación y Alerta Temprana del PNUMA

A decir por la cantidad de tratados y acuerdos internacionales aprobados en las últimas cuatro décadas, la respuesta de la comunidad internacional a los desafíos ambientales que enfrenta el mundo ha sido notable. Desde 1972, año de la Conferencia de Estocolmo y del establecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se han celebrado más de 500 acuerdos ambientales internacionales. Se trata de históricos convenios sobre el cambio climático, la diversidad biológica y la desertificación adoptados en la Cumbre de Río en 1992, varios tratados que rigen el control de los productos químicos y los desechos peligrosos, así como una serie de importantes acuerdos regionales. Pero a pesar del gran número de instrumentos jurídicos y de las buenas intenciones, el adelanto real en la solución de los problemas ambientales en sí ha sido mucho menos generalizado.

En el quinto informe de evaluación del PNUMA Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO 5), publicado el 6 de junio, se miden los adelantos realizados (y los problemas encontrados) en el camino hacia el logro de los objetivos ambientales acordados a nivel internacional. La evaluación —que ofrece a la comunidad internacional información actualizada sobre el estado y las tendencias del medio ambiente mundial— seleccionó como punto de partida 90 metas y objetivos relacionados con el medio ambiente que revisten una importancia especial para los responsables de la formulación de políticas. Los objetivos son negociados y acordados por la comunidad internacional con el fin de lograr un propósito: un tipo de desarrollo que satisfaga las necesidades de la generación actual sin comprometer las de las generaciones futuras. Algunos incluyen metas e indicadores para evaluar los avances alcanzados.

En el análisis por sectores se destacó lo siguiente:

Atmósfera.
Se ha avanzado mucho en la eliminación de sustancias que agotan la capa de ozono, así como en la eliminación del plomo en la gasolina, pero los adelantos en cuestiones graves como la contaminación del aire en locales cerrados y el cambio climático han sido mínimos o incluso nulos.

Biodiversidad.
Se han realizado algunos avances en lo que hace a las respuestas normativas, como el aumento de la extensión de áreas protegidas, pero avances mínimos o nulos en muchas otras esferas, como el riesgo de extinción de especies y un desmejoramiento continuo y grave del estado de los humedales y los arrecifes de coral.

Agua.
Se ha logrado un progreso significativo en el aumento del número de personas que tienen acceso a agua potable, que fue acompañado de algunos avances en el acceso al saneamiento y de medidas para un uso eficiente del agua. Sin embargo, los adelantos han sido mínimos o nulos en algunas cuestiones como la contaminación marina y preocupa cada vez más el hecho de que los reservorios de agua dulce se están utilizando en forma insostenible en muchas regiones, especialmente por el agotamiento de las aguas subterráneas.

Tierra.
Se han logrado algunos adelantos para garantizar un mejor acceso a los alimentos, pero los progresos en la lucha contra la desertificación y la sequía han sido mínimos o nulos.

Productos químicos.
Ha habido algunos progresos en asuntos relacionados con los metales pesados, los contaminantes orgánicos persistentes y los residuos radiactivos.

El GEO 5 llega a la conclusión de que la falta de adelantos obedece en parte a la falta de metas y datos concretos y mensurables. Pocos objetivos ambientales internacionales incorporan dichas metas. Se pueden nombrar las siguientes: las metas del Objetivo de Desarrollo del Milenio 7 para reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y al saneamiento básico; la meta 11 de Aichi sobre la diversidad biológica, para conservar para el año 2020 al menos el 17 por ciento de las aguas terrestres e interiores y el 10 por ciento de las zonas costeras y marinas; la eliminación total de ciertas sustancias químicas, como las sustancias que agotan el ozono (Protocolo de Montreal), el uso de plomo en la gasolina y los contaminantes orgánicos persistentes (COP) que figuran en el anexo I del Convenio de Estocolmo. Vale la pena señalar que las pocas cuestiones que sí incluyen objetivos mensurables comprenden a todas aquellas en las que se han hecho avances significativos: la eliminación de las sustancias que agotan la capa de ozono, la eliminación del plomo en la gasolina y, en cierta medida, la mejora del acceso al agua potable.

Las esferas en las que se registra particularmente una ausencia de metas específicas y mensurables acordadas son las de los productos químicos y la gestión de desechos, la extensión de hábitats críticos, como los humedales y los arrecifes de coral y el agua dulce y la contaminación marina y del aire. El GEO 5 también llegó a la conclusión de que hacen falta más datos confiables sobre cuestiones tales como la contaminación del agua dulce, el agotamiento de las aguas subterráneas, la degradación del suelo y los productos químicos y los desechos. Por otra parte, incluso muchos países que sí tienen datos siguen sus directrices nacionales en lugar de respetar las normas estándar internacionales, por lo que es difícil determinar las tendencias mundiales o comparar la situación de los distintos países.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) muestran cómo la adopción de metas específicas y mensurables puede ser un estímulo para que se realicen grandes esfuerzos para reunir y coordinar datos sobre los temas relacionados con esos objetivos. Como se afirma en el informe de 2011 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio:

“Como resultado de esfuerzos recientes, ahora se dispone de más datos en las series internacionales para evaluar las tendencias de todos los ODM. En 2010, 119 países tenían datos en al menos dos fechas diferentes para entre 16 y 22 indicadores; en 2003, sólo 4 países tenían la misma cobertura en cuanto a datos. Este es el resultado de una mayor capacidad nacional de probar nuevas iniciativas de recolección de datos y de aumentar la frecuencia de su obtención”.

En resumen, a pesar del gran número de objetivos ambientales internacionales, la comunidad internacional ha logrado resultados muy dispares en la mejora del estado del medio ambiente. De hecho, los adelantos han sido mínimos o nulos —o incluso se han registrado deterioros— en la mitad de los problemas ambientales que se examinan en el informe GEO 5.

Entre otras cosas, el GEO 5 demuestra el valor de establecer metas específicas y mensurables, que abarquen una amplia gama de cuestiones ambientales. En el informe se indica que si se da prioridad a las cuestiones en que a la comunidad internacional le ha resultado más difícil avanzar, la lista incluiría: el cambio climático; la contaminación del aire en locales cerrados; el riesgo de extinción de las especies; la extensión y condición de los hábitats naturales, especialmente los arrecifes de coral y los humedales; las especies exóticas invasoras; la pérdida de los conocimientos tradicionales; el acceso a los alimentos; la desertificación y la sequía; el suministro de agua dulce; las poblaciones de peces; la contaminación marina; y los fenómenos climáticos extremos.

El proceso GEO

El proceso GEO se lleva a cabo cada cinco años y en él participan cientos de científicos y expertos en políticas e instituciones de todo el mundo. El producto de ese proceso es el emblemático informe de evaluación del PNUMA: Perspectivas del Medio Ambiente Mundial. Hasta la fecha, se han producido cuatro informes de evaluación de la serie de informes GEO. El GEO 5, quinto de la serie, se publicó el 6 de junio. Estos informes de evaluación brindan un análisis exhaustivo del estado, tendencias y perspectivas del medio ambiente mundial, así como opciones normativas para la adopción de medidas.

Para los preparativos de la conferencia de Río+20 sobre desarrollo sostenible, el GEO 5 ofrece una actualización del estado y tendencias del medio ambiente mundial, en particular desde la perspectiva del Sistema de la Tierra; analiza los impulsores del cambio ambiental; estudia prometedoras opciones normativas para las regiones y proporciona opciones de políticas que podrían ayudar a los países a acelerar su logro.

Para acceder a los productos GEO y a más información sobre el proceso GEO, visite

Recursos adicionales:
Keeping Track of our Changing Environment report
el Resumen del informe GEO 5 para Responsables de Políticas

Próximos informes:
Measuring progress towards meeting goals y el informe de evaluación completo GEO 5 están disponibles en

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Download PDF