More information

Antonio Perera
Country Programme Manager

El Caribe insular es uno de los puntos de biodiversidad más relevantes del mundo. Estudios realizados (Myers et al, 2000) demuestran que la diversidad excepcional de ecosistemas de la zona convierte al Caribe Insular en uno de los 7 puntos con mayor concentración de diversidad biológica a nivel global.

La demarcación y el establecimiento de un Corredor Biológico en el Caribe establece una plataforma de colaboración adecuada entre todas las iniciativas que se están desarrollando, o que se podrían desarrollar, dentro de los límites específi¬cos de dicho Corredor Biológico en el Caribe (CBC), impulsando así la integración a largo plazo de las acciones de conservación entre los estados insulares y contribuyendo de esa manera a la preservación de la biodiversidad mundial.

El CBC proporciona un marco de cooperación entre los países participantes para la protección y la reducción de la pérdida de la diversidad biológica en la Región del Caribe y el Neotrópico Americano. Para ello el trabajo se centra enla rehabilitación del medio ambiente, el desarrollo de medios de subsistencia alternativos, en particular en Haití, y el alivio de la pobreza como medio para reducir la presión sobre los recursos biológicos.

En el caso del Corredor Biológico en el Caribe, la presión que los recursos biológicos sufren debido a factores naturales se suma la acción del ser humano y —en ocasiones— su descontrolada utilización de este ecosistema. La fragilidad de la riqueza de este ecosistema se ha visto agravada en los últimos años debido a la pobreza en la que viven los habitantes de la zona, y a la falta de recursos proporcionados para brindar alternativas de vida a las comunidades que habitan el Corredor Biológico en el Caribe. Cabe resaltar que la zona del Corredor Biológico se caracteriza por poseer una altísima densidad de habitantes por Km. Cuadrado, agravando el efecto destructor de la acción humana en la diversidad biológica de la zona (ver tabla 1).

Por el momento, la zona demarcada como Corredor Biológico en el Caribe abarca tres países: Haití, Cuba y República Dominicana. Estos países son muy vulnerables a condiciones climáticas extremas tales como huracanes y tormentas tropicales y, en concreto, Haití ha sido el más afectado por un fenómeno natural: el terremoto que causó una destrucción masiva en el año 2010. Por otro lado comparten otros rasgos característicos como su conectividad y su potencial para la cooperación regional, tanto respecto a la transferencia de tecnología y herramientas de capacitación como al traspaso de metodologías para mejorar la sostenibilidad del medio ambiente.

Es importante destacar que el proyecto, financiado por la Comisión Europea con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), contribuye directamente a dos de los Objetivos del Milenio (ODM): erradicar la pobreza extrema y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente en la tierra.