About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Perspectivas futuras: 2002-2032

GEO-3 pone de manifiesto que los próximos 30 años tendrán una importancia similar a la de los últimos 30 en la configuración del futuro del medio ambiente. Persistirán viejos problemas y surgirán nuevos retos a medida que se acentúe la demanda de recursos, muchos de los cuales ya se encuentran en un estado frágil. El ritmo creciente del cambio, así como el grado de interacción entre regiones y cuestiones, ha dificultado más que nunca hacer una investigación confiable para anticipar el futuro. GEO-3 utiliza cuatro hipótesis para explorar un futuro probable, correspondientes a distintos enfoques de políticas. Las hipótesis, que abarcan eventualidades en muchas áreas coincidentes como demografía, economía, tecnología y gestión de gobierno, se describen en los recuadros que siguen. Dichas hipótesis son:

  • «Los mercados primero».
  • «Las políticas primero».
  • «La seguridad primero».
  • «La sostenibilidad primero».
Los mercados primero
La mayor parte del mundo adopta los valores y las expectativas que prevalecen en los países industrializados de hoy. La riqueza de las naciones y la intervención favorable de las fuerzas del mercado dominan las agendas social y política. Se deposita la confianza en un mayor grado de globalización y liberalización para aumentar la riqueza empresarial, crear nuevas empresas y modos de subsistencia y, de esa manera, ayudar a los pueblos y a las comunidades a protegerse de los problemas sociales y ambientales, o a pagar para resolverlos. Los inversionistas éticos, junto con grupos de ciudadanos y consumidores, tratan de ejercer una creciente influencia correctiva, pero los imperativos económicos socavan sus esfuerzos. Las facultades de los funcionarios, planificadores y legisladores para regular la sociedad, la economía y el medio ambiente siguen siendo avasalladas por las demandas en expansión.
Las políticas primero
Los gobiernos adoptan iniciativas contundentes en un intento por alcanzar metas sociales y ambientales específicas. Una campaña coordinada en favor del medio ambiente y contra la pobreza equilibra el impulso del desarrollo económico a toda costa. Los costos y las ganancias ambientales y sociales se calculan en medidas políticas, marcos reguladores y procesos de planificación, que se fortalecen con imposiciones o incentivos fiscales, como los impuestos al carbono y los descuentos fiscales. Los tratados internacionales de normas no vinculantes y los instrumentos vinculantes que afectan al medio ambiente y al desarrollo se integran en planes rectores unificados y su categoría jurídica se eleva a un nivel superior, aunque se estipulan nuevos procesos de consulta abierta para dar cabida a variantes regionales y locales.
La seguridad primero
La hipótesis da por sentado un mundo de disparidades sorprendentes en el que prevalecen la desigualdad y el conflicto. Las tensiones socioeconómicas y ambientales dan lugar a olas de protesta y oposición. A medida que tales problemas se hacen más persistentes, los grupos más poderosos y ricos se centran en la autoprotección, creando enclaves parecidos a los «barrios privados» de hoy. Tales islas privilegiadas proporcionan un mayor grado de seguridad y de beneficios económicos a las comunidades dependientes en sus alrededores inmediatos, pero excluyen a la masa de personas menos aventajadas. Los servicios sociales y órganos reguladores caen en desuso, pero las fuerzas del mercado siguen operando fuera de esas fortalezas.
La sostenibilidad primero
Un nuevo paradigma del medio ambiente y el desarrollo surge en respuesta al desafío de la sostenibilidad, respaldado por valores e instituciones nuevos y más equitativos. Prevalece una situación en la que hay una mayor visión de futuro, donde los cambios radicales en la forma en que las personas interactúan entre sí y con el mundo que las rodean favorecen y respaldan las medidas basadas en políticas sostenibles y la conducta empresarial responsable. Hay una colaboración más plena entre los gobiernos, la ciudadanía y otros grupos de interesados en la toma de decisiones sobre cuestiones de preocupación común. Se llega a un consenso sobre lo que se necesita hacer para satisfacer las necesidades básicas y alcanzar las metas personales sin empobrecer a otros o malograr las perspectivas de la posteridad.

A continuación se destacan algunas de las consecuencias ambientales mundiales y regionales derivadas de las cuatro hipótesis.

La ausencia de medidas normativas eficaces para reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en las hipótesis de «Los mercados primero» y «La seguridad primero», conducirá a un significativo incremento en las emisiones durante los próximos 30 años. Sin embargo, las medidas normativas aplicadas en la hipótesis de «Las políticas primero», principalmente en impuestos al carbono e inversiones en fuentes energéticas de combustibles no fósiles, ponen un freno efectivo a las emisiones del mundo y se traducen en reducciones reales que comenzarían alrededor del año 2030. Los cambios de comportamiento en la hipótesis de «La sostenibilidad primero», junto con una mayor eficiencia en la producción y la conversión, dan como resultado una estabilización de las emisiones, seguida de una disminución a mediados de la década de 2020.

La diversidad biológica seguirá amenazada si no se toman acciones políticas vigorosas para atenuar las actividades humanas. La continua expansión urbana y de infraestructura, sumada a los crecientes efectos del cambio climático, afecta gravemente a la diversidad biológica en todas las hipótesis. Las presiones también aumentan en los ecosistemas costeros de la mayoría de las regiones y de las hipótesis.

De las diferentes hipótesis se derivan importantes consecuencias para la satisfacción de las necesidades humanas básicas. La población en crecimiento y la mayor actividad económica, particularmente en la agricultura, provocan una mayor demanda de agua dulce en la mayoría de las hipótesis. De igual modo, la dimensión de la demanda de alimentos y la capacidad para satisfacerla en las diferentes hipótesis refleja una combinación de los cambios en la oferta y la demanda, bajo la influencia de políticas sociales, ambientales y económicas. En «Los mercados primero», aun con una disminución en el porcentaje de la población que sufre hambre, el número total afectado cambia relativamente poco y hasta llega a aumentar en algunas regiones a medida que crece la población. En «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero» la reducción del hambre como meta clave, y el énfasis en un desarrollo más equilibrado entre las distintas regiones ayudan a reducir de manera notable tanto los porcentajes como el número total de personas afectadas. El marcado aumento previsto para todas las regiones en «La seguridad primero» señala la falta de sostenibilidad de dicha hipótesis en lo que a aceptación social se refiere.

Según la hipótesis «Los mercados primero», hacia el año 2032 la infraestructura afecta al 72 por ciento de la superficie mundial de tierras (las zonas en negro y rojo son las más afectadas) (véase la el mapa).

En África, hay un riesgo creciente de degradación de las tierras. En «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero», el mayor acceso a los servicios de apoyo ayuda a los agricultores a administrar mejor el suelo, y en gran parte de la región se difunden las políticas basadas en la gestión integrada de tierras. En el otro extremo del espectro, en la hipótesis de «La seguridad primero», mientras se mantienen condiciones razonables en las zonas protegidas al servicio de la elite propietaria de las tierras, la alta concentración de habitantes en las demás zonas contribuye a graves niveles de degradación y erosión del suelo. Problemas similares se presentan en la hipótesis de «Los mercados primero» donde la tierra agrícola de mejor calidad se destina a la producción de productos básicos y de cultivos comerciales.

Según la hipótesis de «Los mercados primero» para Asia y el Pacífico, se espera un aumento en la extracción de agua en todos los sectores, el cual producirá la expansión de las zonas sometidas a un grave estrés hídrico en Asia Meridional y Asia Sudoriental. Un crecimiento económico más lento previsto en «La seguridad primero» atenúa el ritmo de la demanda en aumento. En las hipótesis de «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero», las políticas eficaces y los cambios en el estilo de vida se combinan para mantener la extracción del agua en los niveles actuales y aún disminuirlos en gran parte de la región.

La capacidad de Europa para atender los problemas de la contaminación atmosférica a gran escala y las emisiones de gases de efecto invernadero dependerá en gran medida de los avances en los campos relativos al uso de energía y al transporte. En las hipótesis de «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero» se pueden esperar políticas muy activas para mejorar el transporte público y la eficiencia energética, avances que, en contraste, son muy poco probables en las circunstancias de «La seguridad primero», y aun en las de «Los mercados primero».

La degradación de la tierra y los bosques, al igual que la fragmentación forestal, siguen siendo las cuestiones ambientales más destacadas en América Latina y el Caribe en todas las hipótesis. En la hipótesis «Los mercados primero» se produce una pérdida significativa de superficie forestal. En el mundo de «La seguridad primero», el control sobre los recursos forestales ejercido por las empresas multinacionales, que crean cárteles al asociarse con grupos nacionales en el poder, promueve el crecimiento de algunas zonas forestales, pero ello no es suficiente para detener la deforestación neta. Una gestión más eficaz soluciona algunos de esos problemas en «Las políticas primero». La deforestación poco racional se detiene casi por completo en el mundo de «La sostenibilidad primero». En calidad de principal emisor de gases de efecto invernadero, América del Norte cumple una función destacada en la configuración del clima futuro del planeta. En «Los mercados primero» la región se niega a participar, reacción que dificulta notablemente los esfuerzos internacionales para controlar las emisiones de esos gases, y mantiene altos niveles de emisión absolutos y per cápita. El fracaso de partes de la infraestructura de transporte y las restricciones a la propiedad de vehículos impulsados por combustibles fósiles en «La seguridad primero», traen como resultado aumentos aún mayores en las emisiones, según esta hipótesis.

Referencias
para los
diagramas
Porcentaje de tierras de cultivo que se habrá degradado tanto para el año 2032 que ya no podrá destinarse a la producción, según cada una de las cuatro hipótesis (véase el diagrama).

En el mundo de «Las políticas primero», se reducen las emisiones gracias a una mayor eficiencia de los combustibles y al uso más difundido del transporte público, sin embargo, los logros más espectaculares se verifican en «La sostenibilidad primero».

Asia Occidental es una de las regiones más afectadas del mundo por la escasez del agua: más de 70 millones de personas de la región viven en zonas sometidas a un grave estrés hídrico. En las hipótesis de «Los mercados primero» y «La seguridad primero», el crecimiento demográfico y económico trae aparejado un marcado aumento en las extracciones con fines domésticos e industriales, extendiendo las zonas con un estrés hídrico grave y llegando a afectar a alrededor de 200 millones de personas hacia 2032. Una serie de iniciativas de medidas normativas ayuda a contrarrestar la demanda adicional derivada del crecimiento económico tanto en «Las políticas primero» como en «La sostenibilidad primero». A pesar de que la extracción total disminuye en ambas hipótesis, la escasez de agua persiste y la demanda excede la disponibilidad de los recursos hídricos.

Un motivo clave de preocupación en las regiones polares es el relativo a las poblaciones de peces y otras especies marinas. En «los mercados primero» el aumento masivo de la explotación comercial y el abandono de pesquerías específicas conducen al agotamiento de algunas poblaciones de peces. En «La seguridad primero», se detienen las actividades de pesca ilegal, no reglamentada y no documentada debido a la presión directa que ejercen los poderosos nuevos intereses que regulan la región, sin embargo, la explotación controlada se eleva a niveles muy altos. En «Las políticas primero» se evita el colapso de toda pesquería mediante la aplicación de cuotas estrictas y otros sistemas reguladores. En «La sostenibilidad primero» se protege rigurosamente a los peces y mamíferos marinos de la sobreexplotación.

Las consecuencias ambientales de las distintas hipótesis dan cuenta del legado de las décadas pasadas y de la magnitud de los esfuerzos que serán necesarios para revertir tendencias poderosas. Una de las principales lecciones que se puede extraer de ellas es que pueden producirse demoras significativas entre los cambios de las acciones humanas, con inclusión de las decisiones en materia de políticas, y los efectos en el medio ambiente que traen aparejadas, específicamente:

  • Gran parte del cambio ambiental que ocurrirá en los próximos 30 años ya se ha puesto en marcha por causa de acciones pasadas y actuales.
  • Muchos de los efectos de las políticas relativas al medio ambiente que se implementarán durante los próximos 30 años no serán evidentes hasta bastante tiempo después.