About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

El decenio de los setenta: la creación del ambientalismo

El mundo en 1972 era muy diferente del actual. La Guerra Fría dividía a muchas de las naciones más industrializadas del mundo, el periodo de colonización no había terminado y a pesar de que el correo electrónico se acababa de inventar (Campbell 1998), todavía faltaban más de dos décadas para que su uso se difundiera. No existía la computadora personal, y hacía poco que se había mencionado por primera vez el concepto de calentamiento mundial (SCEP 1970). Se consideraba que la verdadera amenaza para la capa de ozono provendría de una flota enorme de aviones de línea supersónicos que nunca se llegaría a materializar. Aunque ya existían empresas internacionales, cada vez más poderosas, el concepto de globalización estaba a 20 años de distancia. En Sudáfrica todavía gobernaba el apartheid y en Berlín el muro se erguía firme.

Principios de la Declaración de Estocolmo
  1. Se deben afirmar los derechos humanos y condenar al apartheid y a la opresión colonial.
  2. Los recursos naturales deben ser preservados.
  3. Debe mantenerse la capacidad de la tierra para producir recursos vitales renovables.
  4. Se deben proteger la fauna y flora silvestres.
  5. Los recursos no renovables deben ser compartidos y se debe evitar el peligro de su agotamiento.
  6. La contaminación no debe exceder a la capacidad propia del medio ambiente de neutralizarla.
  7. Se debe prevenir la contaminación dañina del océano.
  8. El desarrollo es indispensable para mejorar condiciones del medio ambiente.
  9. Los países en desarrollo requieren asistencia.
  10. Los países en desarrollo necesitan precios razonables para sus exportaciones, como elemento esencial para la ordenación del medio ambiente.
  11. Las políticas ambientales no deben afectar al proceso de desarrollo.
  12. Los países en desarrollo necesitan dinero para implementar medidas de cuidado del medio ambiente.
  13. Es necesaria una planificación integrada del desarrollo.
  14. Una planificación racional debe resolver los conflictos entre el desarrollo y el medio ambiente.
  15. Debe aplicarse la planificación a los asentamientos humanos con miras a eliminar problemas ambientales.
  16. Los gobiernos deben establecer sus propias políticas demográficas.
  17. Las instituciones nacionales competentes deben planificar la utilización de los recursos ambientales naturales de los Estados.
  18. La ciencia y la tecnología se deben utilizar para mejorar el medio ambiente.
  19. Es esencial ofrecer educación en cuestiones ambientales.
  20. Se debe fomentar la investigación referente a los problemas ambientales, en especial en los países en desarrollo.
  21. Los Estados pueden explotar sus propios recursos como deseen, sin poner en riesgo los de otros.
  22. Si se ponen en riesgo los recursos de otra nación, se debe pagar una compensación.
  23. Cada nación debe establecer sus propias normas.
  24. Los Estados deben cooperar en cuestiones internacionales.
  25. Los organismos internacionales deben contribuir a proteger el medio ambiente.
  26. Se deben eliminar las armas de destrucción masiva.
Fuente: Clarke y Timberlake 1982

Por lo tanto, el mundo a principios de los años setenta estaba polarizado de muchas formas. Frente a ese escenario, sorprende que se haya sugerido (por Suecia en 1968) una conferencia internacional sobre el medio ambiente y más aún, que la misma se haya concretado (en Estocolmo en 1972). Resultó todavía más asombroso que esa conferencia diera pie a lo que más adelante se conociera como el «espíritu de compromiso de Estocolmo» por medio del cual los representantes de los países desarrollados y en desarrollo encontraron la manera de acoplar sus puntos de vista fuertemente divergentes. Suecia auspició la conferencia tras el serio daño que la lluvia ácida causara a miles de sus lagos, como resultado de la fuerte contaminación atmosférica en Europa Occidental.

«Una de las principales responsabilidades de esta conferencia es emitir una declaración internacional sobre el medio humano, un documento sin imperativos jurídicamente vinculantes, aunque, esperamos, con autoridad moral, que inspire en los corazones de los hombres el deseo de vivir en armonía entre ellos y con el medio ambiente».

- Profesor Mostafa K. Tolba, Jefe de la delegación egipcia en la Conferencia de Estocolmo, Director Ejecutivo del PNUMA, 1975-93.