About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page
Otros logros

Por lo visto, muchos de los logros de Estocolmo fueron traducidos en acciones concretas. A pesar de que gran parte de sus 109 recomendaciones todavía no se cumplen, constituyen, ahora como entonces, importantes metas. Igualmente importante fue el éxito de la Conferencia en reducir la brecha entre la visión de las naciones desarrolladas y aquella de los países en desarrollo. El primer intento se había llevado a cabo en una conferencia en Founex, Suiza, en 1969. El Informe Founex de junio de 1971 identificó al desarrollo y al medio ambiente como «dos caras de la misma moneda» (UNEP 1981). El Comité de planificación y redacción de la Conferencia de Estocolmo mencionó en su informe de abril de 1972 que la «protección ambiental no debe servir de excusa para disminuir el progreso económico de las naciones emergentes».

Un mayor progreso se concretó en 1974, cuando se celebró en Cocoyoc, México, un simposio de expertos presidido por Barbara Ward. Dicho simposio, organizado por el PNUMA y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), identificó los factores económicos y sociales que conducen al deterioro del medio ambiente (UNEP/UNCTAD 1974). La Declaración de Cocoyoc (declaración oficial que emanó del simposio) influyó en el cambio de actitud de los principales pensadores ambientales. Lo que se dijo en Cocoyoc sirvió de antecedente para el primer párrafo de la Estrategia mundial para la conservación que se publicó en 1980 (véase más adelante) y se volvió a enunciar en el Geo-2000 en 1999: «El impacto destructor combinado de aquella mayoría de seres humanos pobres que luchan por subsistir, y de aquella minoría rica que consume la mayor parte de los recursos del globo, está socavando los medios que permitirían a todos los pueblos sobrevivir y florecer.» (UNEP/UNCTAD 1974).

Otras afirmaciones de la Declaración de Cocoyoc ilustran la conciencia de la dificultad de satisfacer las necesidades humanas de forma sostenible en un medio ambiente bajo presión:

  • El problema básico de hoy en día no es el de la escasez material, sino el de la mala distribución y tratamiento, desde las perspectivas social y económica.
  • La labor de los estadistas es guiar a las naciones hacia un nuevo sistema más capaz de satisfacer los límites internos de las necesidades humanas básicas de todas las personas del mundo, sin violentar los límites externos de los recursos del planeta y del medio ambiente.
  • Los seres humanos tienen necesidades básicas: alimento, vivienda, vestimenta, salud y educación. Cualquier proceso de crecimiento que no conduzca a su satisfacción, o peor aún, que la impida, constituye una parodia del concepto de desarrollo.
  • Todos tenemos la necesidad de redefinir nuestras metas, nuevas estrategias de desarrollo o nuevos estilos de vida que incluyan pautas de consumo más modestas entre los ricos.

Estas imágenes Landsat del río Saloum en Senegal, el 5 de noviembre de 1972 (arriba), y el 31 de octubre de 1992, muestran el área de bosque de manglar (zonas en rojo oscuro) que ha desaparecido en veinte años, aún en una región protegida.

Fuente: Landsat, 2001.

La Declaración de Cocoyoc termina:

El camino hacia adelante no reside en la desesperanza del fracaso ni en el optimismo fácil de sucesivas soluciones tecnológicas. Reside en la evaluación cuidadosa y objetiva de los «límites externos», a través de la búsqueda mancomunada de formas de alcanzar los «límites internos» de los derechos humanos fundamentales, a través de la construcción de estructuras sociales que expresen esos derechos, y por medio de todo el trabajo paciente de diseñar métodos y estilos de desarrollo que conserven y mejoren nuestra herencia planetaria.

La visión del rumbo a seguir se reflejó en las nuevas y detalladas imágenes del planeta que aparecieron en el decenio de 1970 como resultado del lanzamiento del satélite Landsat por Estados Unidos en julio de 1972. Estas imágenes fueron determinantes en el cambio de las actitudes humanas hacia el estado del medio ambiente mundial. El registro de treinta años que ofrece Landsat también demuestra que, lamentablemente, tales actitudes no se han modificado lo suficiente (véanse las imágenes satelitales).

En cuanto al cambio climático, la preocupación creciente acerca del calentamiento mundial (el científico sueco Svante Arrhenius ya había advertido en 1896 acerca del «efecto invernadero»), originó la primera Conferencia Mundial sobre el Clima, que tuvo lugar en Ginebra en febrero de 1979 (Centre for Science and Environment 1999). Esta conferencia concluyó que las emisiones de dióxido de carbono antropógeno pueden tener un efecto a largo plazo sobre el clima. Al año siguiente se estableció el Programa Mundial sobre el Clima (PMC), proporcionando el marco de referencia para la cooperación internacional en investigación y la plataforma para identificar las cuestiones climáticas más importantes de los años ochenta y noventa, entre las que cabe mencionar el agotamiento del ozono y el calentamiento mundial.