About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible

El establecimiento de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible en diciembre de 1992 fue un resultado directo de la Cumbre de Río. A pesar de que la meta de un desarrollo sostenible se definió en los años ochenta, no fue sino hasta Río que se asignó a un organismo internacional el mandato para supervisar y auxiliar a la comunidad internacional a alcanzar este objetivo (véase el recuadro).

Mandato de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible

La CDS, que se estableció en diciembre de 1992 bajo los auspicios del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, está compuesta por 53 miembros elegidos para periodos de tres años. La Comisión se reúne cada año durante dos o tres semanas. Su primer encuentro tuvo lugar en junio de 1993. A grandes rasgos, el papel de la Comisión es:

  • examinar el progreso en los niveles internacional, regional y nacional de la implementación de las recomendaciones y compromisos contenidos en los documentos finales de la CNUMAD-Programa 21, la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y la Declaración de principios sobre los bosques;
  • elaborar orientaciones y opciones de políticas para actividades futuras, como seguimiento a la CNUMAD y para lograr un desarrollo sostenible, y
  • promover el diálogo y crear asociaciones a los fines del desarrollo sostenible con los gobiernos, la comunidad internacional y los principales grupos identificados en el Programa 21 como actores clave fuera de los gobiernos centrales que juegan un importante papel en la transición hacia el desarrollo sostenible.
Fuente: UN 2001.

A pesar de ser un paso importante, la Comisión recibió críticas por considerarse una respuesta débil a los problemas de capacidad institucional, además de enfrentarse a la apatía de los ministros de gobierno de alto nivel (Long 2000). La integración de las políticas económicas, sociales y ambientales (un requisito para el desarrollo sostenible definido por la Comisión Brundtland), sigue siendo un reto para las instituciones de todos los niveles.