About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Aspectos socioeconómicos: Europa

Los procesos políticos, económicos, sociales e industriales que resultaron del fortalecimiento y expansión de la Unión Europea (UE) y la transición de regímenes de planificación central a sociedades más abiertas basadas en economías de mercado constituyen los desarrollos más importantes en Europa durante las tres últimas décadas (véase el recuadro). Estos cambios han tenido profundos efectos en el desarrollo de todos los países afectados, en las subregiones y en la región como un todo. Si bien las tres subregiones de Europa (Occidental, Central y Oriental) tienen similitudes, también existen diferencias marcadas debido a eventos recientes e históricos que resultaron en la heterogeneidad política, económica y social de la región.

La ampliación de la Unión Europea

Los diez países de Europa Central y Oriental que han solicitado adherirse como miembros a la UE (Países candidatos a la adhesión), al parecer lo han hecho como un medio para estabilizar los cambios causados por la transición, y como forma de acelerar su desarrollo económico. Para los 13 Países candidatos a la adhesión, la membresía a la UE los enfrenta a enormes retos políticos y económicos, como la armonización de leyes e instituciones a los requerimientos de la UE. Tanto la UE como los Países candidatos a la adhesión están en transición a un desarrollo más sostenible, aunque desde diferentes puntos de partida.

Nota: A principios de 2002, los Países candidatos a la adhesión eran Bulgaria, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, República Checa, Rumania y Turquía.

Después del colapso del comunismo a fines de los años ochenta, comenzó una era de cooperación paneuropea en materia ambiental en el marco del proceso «Medio Ambiente para Europa» (EfE). Dentro de una amplia agenda política de este proceso estaba la meta de apoyar y reforzar la democratización, que gradualmente reemplazó al socialismo de estado en los países postcomunistas (véase el recuadro). Durante la preparación para el Convenio de Aarhus en los años noventa, se vio claramente que la participación y los derechos públicos permanecieron como una meta esquiva, tanto en muchas de las ya establecidas democracias occidentales como en Europa Central y Oriental (REC 1998).