About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Desarrollo humano

Europa es una región con predominio de niveles alto y medio de desarrollo humano (UNDP 2001). Sin embargo, mientras el nivel general continúa mejorando gradualmente en Europa Occidental y en partes de Europa Central, muchos países de Europa Oriental han sufrido severos retrocesos, e incluso un aumento en pobreza de ingreso desde el comienzo del proceso de transición.

Tradicionalmente, la región tiene altas tasas de alfabetización de adultos, estimadas en 95 por ciento o más para toda Europa, aunque la tasa tiende a ser un poco menor en partes del sur de Europa Occidental (UNESCO 1998).

En varios países de Europa Central y Oriental (Moldova, Rumania, Federación de Rusia y Ucrania) la mitad o más de la población tenía ingresos por debajo de la línea oficial de pobreza en el periodo 1989-95 (UNDP 1999a). El empobrecimiento se refleja en una reducción drástica de los salarios reales y del PIB per cápita, altas tasas de inflación y un aumento en la desigualdad de ingresos, incluso entre hombres y mujeres, las que, a menudo, son las primeras en perder sus empleos. Los precios relativos también han cambiado: los de los bienes y servicios requeridos por los sectores pobres frecuentemente se incrementan en forma más rápida que los demás (UN 2000a). Mientras la pobreza de ingreso está más extendida y es más severa en Europa Oriental, el fenómeno no es desconocido en Europa Occidental, donde se estima que un 17 por ciento de la población de la UE (con excepción de Finlandia y Suecia) todavía sufre de pobreza. La vulnerabilidad a la pobreza de ingreso es más generalizada: el 32 por ciento de los europeos sufre por lo menos una temporada anual de ingresos bajos durante cada periodo de tres años, mientras que el 7 por ciento sufre pobreza persistente durante el mismo periodo (EC 2001).

Disponibilidad y acceso a la información sobre medio ambiente

La información, la participación y el acceso a la justicia son elementos esenciales de una democracia participativa. Estos temas, por consiguiente, vienen a ser elementos centrales para el proceso del Medio Ambiente para Europa (EfE), que resultó en el endoso de las Directrices de Sofía en 1995 y la adopción del Convenio sobre acceso a la información, participación pública y acceso a los procedimientos judiciales en cuestiones de medio ambiente (Convenio de Aarhus) durante la Conferencia Ministerial sobre el Medio Ambiente que se llevó a cabo en Aarhus, Dinamarca, en 1998.

El Convenio de Aarhus se basa en la noción de que la participación del público en la toma de decisiones, principalmente por autoridades públicas, tiende a mejorar la calidad y la ejecución de las decisiones finales. Ello garantiza el derecho a la información, participación y justicia en el contexto de la protección de los derechos a la salud y al bienestar de las generaciones actuales y futuras.

Los costos humanos del proceso de transición se han extendido más allá de la pobreza de ingreso. En la totalidad de Europa, la esperanza de vida en el periodo 1995-2000 comparada con la de 1975-1980 ha aumentado de 70,3 a 73,1 años (ambos sexos, recopilación a partir de United Nations Population Division 2001). Sin embargo, en algunos países de Europa Oriental la esperanza de vida ha disminuido durante el mismo periodo, especialmente entre los hombres, como por ejemplo, de 62 a 58 años en la Federación de Rusia y de 65 a 64 en Ucrania (UNDP 1999b). Asimismo, en muchos países de Europa Central y Oriental (Belarús, Estonia, Letonia, Federación de Rusia y Ucrania) la proporción de hombres con respecto a mujeres se sitúa muy por debajo de la media normal. Las causas de esta «cuestión de los hombres desaparecidos» son múltiples y complejas pero emanan principalmente de la inseguridad humana: conflictos militares, salud deficiente, desempleo, pérdida de pensiones y corrupción, lo que resulta en la desintegración social y bajo nivel de vida (UNDP 1999b).

El desmantelamiento del sistema social de la era comunista ha llevado también a la desintegración social y desigualdad en servicios sociales en Europa Central y Oriental. Este deterioro está asociado a la proliferación del fraude, de negocios ilícitos y del crimen organizado (UNDP 1999b). En agudo contraste a las condiciones previas a la transición, la población se encuentra ahora privada de seguridad personal y protección, a menudo a merced de las fuerzas del crimen organizado que han surgido por la connivencia de funcionarios de regímenes corruptos. El aumento del crimen demuestra una debilidad existente en la autoridad del gobierno y en la aplicación de las leyes.