About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Desarrollo económico

PIB/cápita (dólares de 1995), con la participación del sector de servicios: América del Norte

PIB/cápita creció fuertemente en América del Norte durante las tres últimas décadas, y la participación del sector de servicios aumentó del 63 al 72 por ciento en el periodo 1972-97.

Fuente: World Bank 2000.

Desde 1972, América del Norte ha experimentado una mayor integración regional, creciente actividad económica y un cambio gradual hacia el sector de servicios. Algunas compañías norteamericanas se han convertido en verdaderas transnacionales y han invertido fuertemente en economías emergentes, influyendo considerablemente en las pautas de desarrollo fuera de la región. A pesar de contratiempos periódicos durante los últimos 30 años, América del Norte ha fortalecido su papel como motor del cambio económico mundial (Blank 2001).

La preocupación respecto a la vulnerabilidad del sector energético prácticamente desapareció a medida que las crisis petroleras de 1973 y 1979 fueron seguidas por una reestructuración económica y el crecimiento del sector de servicios (véase el gráfico). Con la firma de un tratado de libre comercio y el surgimiento de tecnologías de la información y la biotecnología, muchas economías regionales de América del Norte crecieron vertiginosamente durante la mayor parte de los años noventa y luego se derrumbaron en 2000, sacudiendo los mercados bursátiles.

Según se estima, en 2001 los 285 millones de habitantes (entre ellos 135 millones de trabajadores) de Estados Unidos produjeron un PIB de aproximadamente 10 billones de dólares; los 31 millones de habitantes (entre ellos 15 millones de trabajadores) de Canadá produjeron un PIB de aproximadamente 670.000 millones de dólares (US Deaprtment of Comerce 2002, US Census Bureau 2002, US Department of Labor 2002, Statistics Canada 2002).

América del Norte no es solamente el líder mundial por su producción económica, sino que también es el mayor consumidor. El consumo privado per cápita en la región es de aproximadamente cinco veces el promedio mundial, y creció de 11.461 dólares en 1972 a 18.167 dólares en 1997, en comparación con un promedio mundial de 2.315 y 3.257 dólares en 1972 y 1997 respectivamente (World Bank 2001, cifras expresadas en dólares constantes de 1995).

A pesar de que representan solamente el 5 por ciento de la población mundial, Estados Unidos y Canadá consumen casi el 25 por ciento de la energía total (IEA 2002). Si bien hay evidencia de una leve desvinculación entre el uso de energía y el crecimiento económico, el consumo de energía per cápita se ha mantenido constantemente por encima del verificado en las demás regiones del mundo (Mathews y Hammond 1999). Mientras el uso de vehículos particulares sigue aumentando, el del transporte público se ha mantenido constante (véase «Zonas urbanas»).