About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Gestión de gobierno

En 1972, el Ártico era una zona altamente militarizada que no permitía ningún tipo de cooperación. Solamente con el establecimiento de la Estrategia de Protección del Medio Ambiente en el Ártico (EPMA) en 1991, las ocho naciones del Ártico se comprometieron a una continua cooperación. En 1996 la EPMA se convirtió en el actual Consejo del Ártico para fomentar la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible. El Consejo es único entre las organizaciones internacionales porque otorga a las organizaciones indígenas el estado de «participantes permanentes» en el mismo (Arctic Council 2002).

El petróleo de Alaska y la Reserva Ártica Nacional de Fauna Silvestre

La Reserva Ártica Nacional de Fauna Silvestre (ANWR) en Alaska nororiental «es un ejemplo magnífico en Estados Unidos de una comunidad de ecosistemas árticos/subárticos intactos que funcionan naturalmente» (USFWS 2001). La Reserva está contemplada para la protección de la vida silvestre, con la excepción de una zona en disputa que podría ser abierta para la explotación de petróleo y gas mediante una Ley del Congreso de Estados Unidos. Se estima que esta zona contiene de 2.000 a 12.000 millones de barriles de petróleo recuperable económicamente. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (USFWS) informa que hay una probabilidad del 50 por ciento de encontrar una cantidad de petróleo igual a la que se consume en Estados Unidos en nueve meses. Los campos petroleros de la Ladera norte de Alaska han producido 13.000 millones de barriles desde 1973 y las reservas actuales podrían ser de sólo unos 3.000 millones de barriles.

Para los pueblos gwich’in, que habitan a ambos lados de la frontera Alaska/Canadá, la ANWR es tierra sagrada porque incluye las tierras donde nacen las manadas del Caribú de Porcupine, su fuente principal de alimentación, vestimenta, herramientas, ornamentos, y es el centro de su cultura (Gemmill 2002).

Durante las últimas tres décadas, en el Ártico se ha verificado una devolución de la autoridad política desde los gobiernos centrales a los gobiernos regionales y aún locales, así como enormes transferencias de tierras y capitales a los habitantes indígenas. Acuerdos de reclamos territoriales globales cubren actualmente la totalidad de las áreas del Ártico de Canadá e incluyen la transferencia de millones de kilómetros de tierras y agua, capitales, ingresos y derechos a la explotación agrícola y al desarrollo. Los saami han obtenido poderes considerables de autodeterminación mediante la creación de Parlamentos Saami en cada uno de los estados nórdicos. Groenlandia se volvió semiautónoma en 1979 con el establecimiento de un Gobierno Autónomo, el que obtuvo aún mas fuerza en 1985 (Osherenko y Young 1989). Los habitantes indígenas del norte de Rusia no han logrado aún ese grado de control sobre sus tierras a pesar de la protección de sus derechos contemplados en la Constitución de 1993 y en legislación reciente (Osherenko 2001, Kryazhkov 1996).