About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Panorama mundial

La superficie de tierra del planeta abarca un total de más de 140 millones de km2, algo menos que una tercera parte de la superficie de la Tierra. Los recursos de tierras son finitos, frágiles y no renovables. Entre ellos se incluyen el suelo, que es primordialmente importante para la agricultura; la cobertura del suelo, que es relevante para el medio ambiente, y los paisajes, que son un componente destacado del hábitat y el bienestar humanos. Además de formar la base para los sistemas de sustentación de la vida animal y vegetal y de la producción agrícola, las tierras ayudan en la preservación de la diversidad biológica terrestre, la regulación del ciclo del agua, el almacenamiento y reciclaje de carbono, y otras funciones ecológicas. Actúan como almacenamiento de materias primas, depósito de residuos minerales y vertedero de desechos sólidos y líquidos, y además sirven de base para el asentamiento humano y las actividades de transporte (FAO 1995a, Wood, Sebastian y Scherr 2000).

La Cumbre para la Tierra de 1992 dio un paso adelante al señalar más ampliamente los problemas relativos a los recursos de tierras. En el Programa 21 (UNCED 1992), los Capítulos 10, 12, 13 y 14 se relacionan con la tierra y abarcan un enfoque integrado para la gestión de los recursos de tierras, desertificación y sequía, desarrollo de las regiones montañosas y agricultura sostenible. En las consideraciones sobre deforestación, diversidad biológica y recursos de agua dulce (Capítulos 11, 15 y 18), se enfatiza vehementemente la noción de la tierra como recurso productivo, la importancia de su utilización sostenible, y la contaminación y conservación ambiental. El Programa 21 sigue siendo una base fundamental para las políticas relativas a los recursos de tierras aunque existe otro hito de concientización sobre la tierra a nivel normativo superior en el examen preparado para la Cumbre del Milenio de la ONU (UN 2000). Ese examen identifica las amenazas a la seguridad alimentaria mundial en el futuro que surgen de problemas con los recursos de tierras.