About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Tierras: Asia Occidental

Degradación de tierras en Asia Occidental: gravedad y causas (%)

Los diagramas de la izquierda muestran la gravedad (expresada como un porcentaje de la superficie total de tierras) y las causas (expresadas como un porcentaje de la degradación total) en la región y en dos subregiones. Obsérvese la preponderancia de la erosión eólica.

Fuente: recopilación a partir de Marcoux 1996.

La degradación de la tierra y, en su punto extremo, la desertificación continúan siendo las cuestiones ambientales más significativas en Asia Occidental (CAMRE, UNEP y ACSAD 1996), especialmente en países donde el sector agrícola realiza un aporte considerable a la economía nacional. Existe un vasto desierto en la región que comprende del 10 por ciento en Siria a casi el 100 por ciento en Bahrein, Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. La desertificación afectó también a las extensas zonas de pastizales en Iraq, Jordania, Siria y los países de la Península Arábiga. Entre las causas se encuentra una combinación de clima, altos índices de crecimiento demográfico y agricultura intensiva. La pobreza y las políticas gubernamentales inadecuadas agravan el problema.

La inestabilidad geopolítica dentro y alrededor de los países de Asia Occidental persuadió a los gobiernos para que adoptaran políticas dirigidas a alcanzar la seguridad alimentaria nacional. Dichas políticas estuvieron acompañadas del proteccionismo agrícola, la imposición de obstáculos al comercio y subsidios gubernamentales para insumos agrícolas. Los subsidios, junto con el agua para riego gratuita o barata, tuvieron repercusiones graves en los recursos hídricos y de la tierra, y contribuyeron a la insostenibilidad de la agricultura en la región (UNESCWA 1997). Como consecuencia, la degradación de la tierra se generalizó y aceleró porque se recuperaron más pastizales para destinarlos al cultivo (CAMRE, UNEP y ACSAD 1996). Los diagramas que se muestran a continuación ilustran el grado y las causas de la degradación en cada subregión.

Superficie de regadío (expresada en millones de ha): Asia Occidental

La superficie de regadío en Asia Occidental aumentó marcadamente durante los últimos tres decenios, pero la producción agrícola no lo ha hecho al mismo ritmo que el crecimiento demográfico.

Fuente: recopilación a partir de FAOSTAT 2001.

Los incendios forestales y el desmonte de bosques son dos de las principales causas de pérdida de la cubierta forestal y la erosión del suelo. Entre 1985 y 1993, los incendios forestales destruyeron más de 8.000 hectáreas de bosques y perjudicaron a más de 20.000 hectáreas de bosques costeros en Siria, lo que causó la erosión del suelo por encima de 20 toneladas/ha/año. Al mismo tiempo, se desmontaron cerca de 2.440 hectáreas de terrenos forestales para fines agrícolas (World Bank y UNDP 1998).

El crecimiento de la población y otros cambios demográficos causaron la pérdida de tierras debido a la urbanización, la industrialización y fines no agrícolas. El desarrollo y servicios insuficientes en las zonas rurales de la subregión del Mashreq y en Yemen trajeron como consecuencia una afluencia rural hacia las zonas urbanas, hecho que propagó los asentamientos y ocupaciones ilegales en las periferias de las ciudades principales a expensas de tierras agrícolas fértiles. Además de alentar la intensificación de la agricultura, las políticas nacionales dirigidas a obtener niveles más altos de autosuficiencia alimentaria también resultaron en un aumento de más del doble de la superficie de regadío entre 1972 y 1999, de 2.991 millones a 7.191 millones de hectáreas (FAOSTAT 2001). El aumento mayor ocurrió en Arabia Saudita, de 0,437 millones de hectáreas en 1980 a 1,6 millones de hectáreas en 1993 (Al-Tukhais 1999). Sin embargo, a pesar del gran aumento en la superficie de tierras de regadío (véase el gráfico), la producción alimentaria no aumentó en la misma proporción que el crecimiento demográfico.

La ordenación y el uso deficiente del agua para riego causaron salinización, alcalinización, sobresaturación y agotamiento de nutrientes en vastas áreas de la región. La salinización, que es la causa más importante de degradación en los suelos de regadío, afectó a cerca del 42,5 por ciento de la superficie de desierto en Asia Occidental (Harahsheh y Tateishi 2000). Cerca de 2 millones de hectáreas de tierras cultivadas en Arabia Saudita y el 33,6 por ciento de las tierras cultivadas de Bahrein están moderadamente salinizadas (FAOSTAT 2001). La salinidad y la sobresaturación afectaron a 8,5 millones de hectáreas o el 64 por ciento del total de tierras cultivables en Iraq, mientras que el 20-30 por ciento de tierras de regadío quedó abandonado a causa de la salinización (Abul-Gasim y otros 1998). Más del 50 por ciento de las tierras de regadío en las llanuras del Éufrates en Siria e Iraq ha sido gravemente perjudicado por la salinización y la sobresaturación (UNESCWA 1997).