About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Daños causados a los bosques

Los incendios de bosques en Australia, Brasil, Etiopía, Indonesia (foto a la izquierda), el Mediterráneo oriental, México y el oeste de los Estados Unidos han sensibilizado la opinión pública, han servido de catalizador de políticas de respuesta y han promovido iniciativas para la prevención y extinción de incendios

Fuente: PNUMA, Paulus Suwito, Topham Picturepoint.

En 1997 y 1998, cuando imperaron severas condiciones de sequía relacionadas con El Niño, grandes zonas forestales en todo el mundo sufrieron incendios. Otra serie grave de incendios ocurrió en 1999-2000. Los incendios de los últimos cinco años en bosques de Australia, Brasil, Etiopía, Indonesia, el Mediterráneo oriental, México y el oeste de los Estados Unidos han sensibilizado la opinión pública, han generado preocupación por los incendios de bosques, han servido de catalizador de políticas de respuestas en el nivel nacional y han promovido iniciativas regionales e internacionales para la prevención, alerta temprana, detección y extinción de incendios. Ahora se comprende mejor la relación existente entre los incendios y las políticas sobre el uso de las tierras (FAO 2001a).

Los fenómenos climáticos extremos constituyen otra amenaza. Las tormentas que golpearon Europa en diciembre de 1999 causaron daños masivos a bosques y árboles fuera de los bosques. El daño total en Europa fue equivalente a seis meses de tala normal en la región, pero en algunos países la cantidad de árboles derribados fue equivalente a varios años de tala. En muchos países se han propuesto cambios en la gestión forestal, como por ejemplo hacerla más dependiente de la regeneración natural, a fin de reducir el riesgo potencial de daños por tormentas en el futuro (FAO 2001a).