About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Políticas de respuesta

Se ha admitido ampliamente que la tala y la degradación de los bosques tienen efectos negativos y muchos gobiernos han implementado leyes y programas forestales que tienen por finalidad la conservación y la forestación. Algunos países han optado también por controlar la tala de bosques incluso fuera de las zonas protegidas y de conservación. Hay actualmente 10 millones de hectáreas donde está prohibida la tala, pero esas prohibiciones han tenido un éxito parcial. La implementación en países como Camboya, Indonesia y Tailandia ha sido inadecuada, mientras que las prohibiciones en Nueva Zelandia y Sri Lanka, donde se ha pasado de la tala a las fuentes alternativas, han sido eficaces (FAO 2001b). Tailandia y Malasia han adoptado políticas de prohibición total de la quema. Algunos países han recurrido a instrumentos económicos para promover la conservación de recursos forestales. Por ejemplo, en China se han establecido impuestos y licencias de forestación, con el fin de fortalecer el cultivo, protección y gestión de los bosques. En la República Democrática Popular Lao las cuotas de explotación forestal se otorgan y distribuyen a las provincias como cuotas provinciales (ADB 2000b). El mejor ejemplo del compromiso gubernamental con la protección de los bosques está dado por Bhután, donde se declaró obligatorio, en 1995, que el país conservara por lo menos el 60 por ciento de su superficie bajo cubierta forestal.

La región contiene el 60 por ciento de las plantaciones de bosques del mundo. Aunque los bosques plantados son habitualmente un pobre sustituto de los bosques naturales en lo que se refiere al mantenimiento de la diversidad biológica, pueden sin embargo suplementar o sustituir a los bosques naturales como fuentes de madera y otros productos forestales, aliviando así las presiones y las perturbaciones de que son objeto estos últimos. También pueden prestar muchos de los servicios ambientales que prestan los bosques naturales, entre ellos el secuestro de carbono, la protección de las cuencas hidrográficas y la rehabilitación de la tierra, así como la generación de ingresos y empleos. Varios gobiernos están aumentando las plantaciones con el objeto de cosechar esos beneficios (véase el recuadro).

Plantación de bosques: Asia y el Pacífico

El gobierno chino emprendió programas de forestación en la década de los setenta. La cubierta forestal aumentó de 13,9 por ciento en 1993 a 17,5 por ciento en 2000. En 2001, el total de la superficie forestada en China había alcanzado 46,7 millones de hectáreas.

Varios países tienen ambiciosos planes para el futuro:

  • Viet Nam se fijó la meta de crear 5 millones de hectáreas de superficie forestada adicional en los próximos 10 años;
  • según el plan de desarrollo forestal de Filipinas, en ese país se plantarán 2,5 millones de hectáreas entre 1990 y 2015;
  • China planea plantar 9,7 millones de hectáreas entre 1996 y 2010, y
  • Australia piensa triplicar la superficie forestada a fin de alcanzar 3 millones de hectáreas en 2020.
Fuentes: Chan y otros (2001), FAO (2001a), UNESCAP y ADB (2000)

La participación de la comunidad en la gestión de los bosques no ha dejado de crecer desde fines de los años setenta. En Nepal se dictaron reglamentos en 1974 para transferir ciertas zonas forestales a grupos de usuarios de los bosques. Estos grupos de usuarios de bosques protegen, administran y usan la zona forestal, compartiendo los beneficios entre todos los usuarios, y poseen derechos exclusivos sobre los ingresos generados por el bosque (ADB 2000a). El 36 por ciento de la inversión total de Nepal en el sector forestal está reservado para la silvicultura comunitaria. En la India se introdujo la gestión forestal conjunta en 1990, y aproximadamente 45.000 comunidades de aldeas en 21 estados participan en la gestión de más de 11 millones de hectáreas de bosques degradados (MoEF 1999). La comunidad aporta la mano de obra necesaria para mejorar las zonas degradadas y protege el bosque mientras se regenera. Con el tiempo, el estado gana un bosque revitalizado y los ingresos provenientes de la venta de sus productos. La comunidad recibe una parte de los ingresos de la venta de madera además del derecho de recoger productos no madereros (FAO 2001b).

En Viet Nam más de 500.000 hectáreas de bosques nacionales con abundantes recursos han sido transferidos a comunidades locales, en su mayoría de pueblos indígenas, y en Filipinas existe un sistema de áreas protegidas integradas, cuya finalidad es proteger la diversidad biológica y hacer participar a las comunidades en la gestión forestal como partes interesadas.

Los países insulares del Pacífico también han puesto énfasis en el establecimiento de zonas de conservación de base comunitaria, pero algunos países carecen todavía de legislación formal o de programas institucionalizados que prohíban la tala de árboles y de bosques fuera de las zonas protegidas. En algunos de los países insulares del Pacífico, donde se sigue aplicando el sistema consuetudinario de gestión forestal, hay prácticas tradicionales que protegen las zonas contra el desmonte.

Tanto Australia como Nueva Zelandia se han comprometido a la gestión sostenible de los bosques. Estos compromisos se formalizaron en la Declaración de Política Forestal Nacional de Australia en 1992, y en la Ley de manejo de recursos de Nueva Zelandia en 1991. En ambos países una evaluación y una aprobación formales previas son obligatorias para proceder a la tala de árboles y al desmonte en cualquier zona. En Nueva Zelandia, más del 99 por ciento de la tala anual de rollizos en 1997 provino de plantaciones, y varios bosques han sido certificados por el Consejo de Buena Gestión Forestal (FAO 20001a).