About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

La lucha por la gestión sostenible de los bosques

La explotación sostenible de los bosques se practicó en Europa en el siglo XIX y esa cultura del uso sostenible sobrevivió hasta nuestros días en algunas partes de la región, particularmente en Eslovenia. En muchas partes de Europa Occidental y de Europa Central, sin embargo, los monocultivos, especialmente de especies de coníferas de rápido crecimiento y alto valor comercial, han desplazado a las especies autóctonas, propias de los bosques de frondosas. Dichos monocultivos son incapaces de sustentar una alta diversidad biológica y son más vulnerables a la acidificación.

Todos los países de la región se están esforzando en disminuir la producción de madera proveniente de bosques naturales y en mejorar la diversidad biológica y otros servicios ambientales y funciones de protección que prestan tales bosques por medio de una gestión más sostenible. En apoyo de tales esfuerzos, un marco de Certificación Forestal Paneuropea (PEFC) provee un mecanismo voluntario de certificación forestal y contiene disposiciones relativas al reconocimiento mutuo de distintos sistemas nacionales europeos y de esquemas no europeos. En 15 países europeos se han establecido organismos nacionales de gobierno de la PEFC (FAO 2001b).

Otra solución al problema de la deforestación es la imposición de multas u otros instrumentos económicos a la tala, tanto ilegal como legal. En Croacia, la República Checa, Hungría, Lituania y Polonia los fondos para la protección y reforestación de los bosques se generan a partir de impuestos o multas a la extracción de madera. En Rumania, sin embargo, los ambientalistas temen que la abolición, en 1995, de las restricciones autoimpuestas a la exportación de madera, sumada al aumento de los precios de la madera aserrada, tenga como efecto un incremento de la tala ilegal y de la explotación excesiva (REC 2000).

Los países europeos, además de emprender acciones en el nivel nacional, participan en esfuerzos internacionales de colaboración que se ocupan, directa o indirectamente, de cuestiones forestales. Varios acuerdos internacionales amplios que cubren la protección de las especies, tales como el CDB, la CITES y el Convenio de Ramsar, también protegen indirectamente los bosques. La Directiva Hábitat de la Unión Europea (Directiva del Consejo 92/43/EC), sobre la conservación de los hábitats naturales de la fauna y flora silvestres, entró en vigor en junio de 1994. Sin embargo, dos de sus exigencias, que se la incorpore en la legislación nacional y que se presenten listas nacionales de sitios candidatos a ser incluidos en la red Natura 2000, no han sido cumplidas por todos los estados miembros.

Se han llevado a cabo tres conferencias ministeriales sobre la protección de los bosques en Europa (MCPFE) desde 1990. En la segunda, realizada en Helsinki en 1993, se logró acuerdo sobre una definición común de la gestión sostenible de los bosques (véase el recuadro). En la tercera, realizada en Lisboa en 1998, se puso énfasis particular en los aspectos socioeconómicos de la gestión sostenible de los bosques. Se adoptaron resoluciones relativas a pueblos, bosques y explotación forestal, Criterios Paneuropeos (véase el recuadro) e indicadores y directrices operativas para la gestión sostenible de los bosques (MCPFE Liaison Unit 2000). Las resoluciones se están integrando ahora en un programa de trabajo general (FAO 2001a).

Criterios paneuropeos para la gestión forestal sostenible

Por gestión sostenible de los bosques se entiende la administración y el uso de los bosques y otros terrenos arbolados de una forma y a un ritmo que permitan mantener su diversidad biológica, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y potencial para desempeñar, ahora y en el futuro, las funciones ecológica, económica y social pertinentes, a los niveles local, nacional y mundial, sin causar daños a otros ecosistemas» (Resolución H1, 2ª reunión de la Conferencia Ministerial sobre la Protección de los Bosques en Europa (MCPFE).

Criterios para la gestión forestal sostenible adoptados por la MCPFE en 1998:

  • mantenimiento y mejora adecuada de los recursos forestales y su contribución a los ciclos globales del carbono;
  • mantenimiento de la salud y vitalidad del ecosistema forestal;
  • mantenimiento y potenciación de las funciones productivas de los montes (maderable y no maderable);
  • mantenimiento, conservación y mejora apropiada de la diversidad biológica en los ecosistemas forestales;
  • mantenimiento y mejora apropiada de funciones de protección en la gestión del bosque (sobre todo, suelo y agua), y
  • mantenimiento de otras funciones y condiciones socioeconómicas.
Fuente: MCPFE Liaison Unit (2000).