About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Efectos de la alteración de los bosques

La deforestación, la degradación y los incendios de bosques tienen por efecto la pérdida permanente de la capacidad de los recursos forestales para generar beneficios económicos (CDEA 1992). En algunos países este efecto es más severo que en otros. Los países del Caribe, en su mayoría, han agotado sus recursos forestales al punto de que se ven ahora obligados a importar productos forestales, lo cual crea una necesidad adicional de divisas extranjeras. En países con grandes recursos forestales, como Brasil, la deforestación ha tenido efectos menos generalizados, pero en el nivel local el impacto puede ser muy importante.

Los incendios de bosques en América Latina y el Caribe

Los incendios son una herramienta que se ha utilizado tradicionalmente para abrir nuevas tierras a la agricultura y facilitar la caza. Pero los incendios de bosques incontrolados son ahora un motivo de gran preocupación ya que pueden destruir hasta el 50 por ciento de la biomasa forestal de superficie, lo que tiene consecuencias graves para la fauna de los bosques.

Los bosques fueron particularmente vulnerables a los incendios durante el período 1997-1999 a causa de las sequías estacionales asociadas con El Niño y de la disminución de la calidad de los bosques. En América Central se incendiaron más de 2,5 millones de hectáreas de tierras boscosas en 1998, y las mayores pérdidas se registraron en Honduras, Guatemala, México y Nicaragua (Cochrane, en prensa). Tan sólo en México hubieron 14.445 incendios separados (FAO 2001a). Ese mismo año, incendios de grandes proporciones afectaron también a muchos países sudamericanos.

Los elevados costos sociales y económicos de los incendios aparecen en toda su magnitud cuando se tienen en cuenta los costos médicos, los cierres de aeropuertos, las pérdidas de bosques maderables y la erosión. Se ha calculado grosso modo entre 15.000 y 20.000 millones de dólares el costo de los daños causados por los incendios de 1998 en América Latina. El Primer Seminario Sudamericano sobre el Control de Incendios Forestales tuvo lugar en Brasil en 1998, y los responsables de políticas están comenzando a darse cuenta de que las respuestas a casos de emergencia deben estar acompañadas de mejores prácticas del uso de la tierra. En México, por ejemplo, las dependencias federales relativas a la agricultura y silvicultura han estado colaborando desde 1998 para reducir la amenaza de la quema de bosques con fines agrícolas (FAO 2001a).