About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Salud de los bosques

Aumento y remoción de madera (en millones m3/año): América del Norte

En América del Norte la cantidad de madera cultivada anualmente supera en 255 millones de m3 la cantidad que se tala.

Fuente: UNECE y FAO 2000.

En el pasado se consideraba que un bosque gozaba de buena salud si estaba libre de enfermedades y crecía vigorosamente (NRC 1999). En los últimos veinte años, sin embargo, la sostenibilidad a largo plazo del ecosistema forestal ha pasado a ser la medida principal de la salud de un bosque (UNECE y FAO 2000). Se considera que un bosque es saludable cuando mantiene diversidad biológica, es capaz de recuperarse, provee hábitat a la flora y fauna silvestres, presta servicios ecológicos, conserva su atractivo estético y mantiene una provisión sostenible de recursos madereros y no madereros (NRC 1999). En muchas zonas los bosques sufren cada día mayor fragmentación, empobrecimiento biológico y debilitamiento o estrés (Bryant, Nielsen y Tangley 1997).

La intervención humana y la demanda de madera y papel son los principales motores de la modificación de los bosques. Las prácticas inapropiadas de explotación forestal, la introducción de especies exóticas y la supresión de perturbaciones naturales han creado grandes zonas forestales con una distribución de árboles y una estructura de edad no naturales que las hacen más vulnerables a las sequías, vientos, insectos, enfermedades e incendios (USDA 1997).

Se admite cada vez más que la contaminación atmosférica es uno de los factores que contribuyen a la degradación forestal (Bright 1999). Dicha contaminación ha tenido un papel importante en la extinción de los bosques de piceas y abetos en los Apalaches meridionales, región que ha sido objeto de preocupación para el Servicio Forestal de los Estados Unidos (USDA 1997, Matoon 1998). Aunque los reglamentos sobre contaminación han logrado reducir la lluvia ácida en el nordeste, hay pruebas de que el crecimiento reducido de algunas especies de árboles está relacionado con los efectos a largo plazo de las precipitaciones ácidas (Driscoll y otros 2001).

Un problema de creciente preocupación relacionado con el mantenimiento de la salud forestal es el de los posibles efectos de los cambios climáticos y de las relaciones entre cambios climáticos y otras influencias perjudiciales para los bosques (NRC 1999). Es poco probable que los bosques de América del Norte, en particular los ecosistemas de frondosas que parecen tener una gran capacidad de absorción del carbono, puedan mantener dichas calidades de absorción en estado de poca salud (Bright 1999). A medida en que las prácticas de gestión forestal ponen más énfasis en valores no madereros, que se aumentan las tierras forestadas protegidas de la explotación, y que se plantean cuestiones sobre el debilitamiento de la capacidad de absorber carbono de los bosques, se hace también más importante que América del Norte reduzca tanto el consumo de productos madereros como el de combustibles fósiles.