About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Medidas de respuesta

En respuesta al deterioro de la diversidad biológica muchos países han firmado acuerdos internacionales. Todos los países, excepto Afganistán son partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). El CDB establece un marco de medidas que deben adoptarse en el ámbito nacional para la conservación de la diversidad biológica y muchos países han preparado estrategias y planes de acción nacionales y han sometido informes nacionales en la materia. La mayoría de los países han firmado la CITES y la Convención Ramsar sobre humedales.

La conservación en Nepal
En 1973 se promulgó en Nepal el Decreto de Conservación de Parques Nacionales y de Vida Silvestre. Las enmiendas introducidas en 1993 han previsto la participación de las poblaciones locales en la conservación de las especies. La gestión de zonas amortiguadoras se introdujo en 1996 con la adopción de normas para la gestión de zonas amortiguadoras, por las que se permite que las poblaciones locales tengan acceso a los recursos de los ecosistemas en zonas protegidas. De conformidad con la Ley de Bosques de 1992, se acordó protección a 13 especies de plantas. El gobierno también ha dado protección legal a 26 especies de mamíferos, 9 especies de aves y 3 especies de reptiles. Las 17 zonas protegidas (ocho parques nacionales, cuatro reserves de fauna y flora silvestres, una reserva de caza y cuatro zonas de conservación) representan cerca del 17 por ciento del área total del país (MOPE 2000).

Las respuestas que se han dado a escala nacional para conservar la diversidad biológica no han sido igualmente eficaces, y muchas iniciativas han padecido de una falta de datos y de comprensión de los sistemas ecológicos. Se han establecido zonas protegidas en distintos países, pero ellas tienden a ser limitadas y desconectadas geográficamente. En la mayoría de los países las áreas protegidas no alcanzan a representar el 10 por ciento del área total, como es la norma recomendada por la UICN.