About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Diversidad biológica: Asia Occidental

Recursos

Los ecosistemas terrestres y acuáticos de la región son muy variados. Entre los principales hábitat terrestres cabe mencionar los bosques mediterráneos, los pastizales y los desiertos. Los ecosistemas marinos incluyen humedales, manglares, lechos de algas y arrecifes de coral. Los ríos en el Mashreq y los manantiales naturales en toda la región representan los ecosistemas de agua dulce.

Se estima que ascienden a 800 las especies vasculares endémicas en la región (Batanouny 1996), y que en sitios críticos como las islas Socotra, en Yemen, 34 por ciento de todas las plantas vasculares son endémicas (Al-Saghier 2000, Government of Yemen 2000). Hay 7 especies endémicas de mamíferos y 10 de aves (UNDP, UNEP, World Bank y WRI 1998).

Los mares tienen una gran diversidad de especies: el Mar Rojo y el Golfo albergan 200 especies de cangrejos, 20 de mamíferos marinos, más de 1 200 de peces y más de 330 especies de coral (Fouda, Hermosa y Al-Harthi 1998). Más del 11 por ciento de los corales son endémicos en la subregión de la Península Arábiga (Sheppard, Price y Roberts 1992). Existen hasta 12.000 especies marinas en el Mediterráneo, lo cual representa entre el 8 y 9 por ciento de la riqueza de especies marinas en el mundo (Bianchi, Dore y Morri 1995). Gran cantidad de vertebrados están amenazados de extinción en la región (véase el cuadro de barras).

La destrucción y fragmentación de hábitat han aumentado considerablemente en la mayoría de los países durante los tres últimos decenios debido al aumento de la población humana y del consumo de recursos. La degradación de ecosistemas terrestres y acuáticos únicos y la pérdida de recursos genéticos son los problemas principales de Asia Occidental en materia de diversidad biológica. La gestión de los recursos hídricos y el mantenimiento de la diversidad biológica de las aguas interiores, así como la caza excesiva de grandes mamíferos y aves, se cuentan por consiguiente entre los principales problemas que afectan a la diversidad biológica en la región.