About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Acceso al agua potable y saneamiento

Cobertura de servicios de abastecimiento de agua y saneamiento en África

En el año 2000, el 62 por ciento de los africanos tenían acceso a un mejor abastecimiento de agua y el 60 por ciento, al saneamiento, pero la cobertura era deficiente en grandes zonas del continente.

Fuente: WHO y UNICEF 2000.

En el año 2000, alrededor del 62 por ciento de los africanos tenían acceso a un mejor abastecimiento de agua. Aún así, los africanos que habitan en zonas rurales dedican mucho tiempo a buscar agua y el 28 por ciento de la población mundial sin acceso a un mejor abastecimiento vive en África. Las mujeres son las principales afectadas ya que, a menudo, son las responsables de abastecer de agua a la familia. Las zonas urbanas están mejor abastecidas, en ellas el 85 por ciento de la población tiene acceso a un mejor abastecimiento de agua. En las zonas rurales, la media es del 47 por ciento, mientras que en Eritrea el 99 por ciento de la población rural no tiene cobertura de servicios de saneamiento. En 2000, el total de la población africana con acceso a un saneamiento mejorado fue de 60 por ciento. Nuevamente, los habitantes de las zonas urbanas resultaron más favorecidos ya que un promedio del 84 por ciento tenía saneamiento mejorado en comparación con un promedio del 45 por ciento en las zonas rurales (WHO y UNICEF 2000).

El abastecimiento de agua y el saneamiento deficientes causan altas tasas de enfermedades transmitidas por el agua tales como áscaris, cólera, diarrea, dracunculosis, disentería, infecciones oculares, anquilostomiasis, sarna, esquistosomiasis y tracoma. Cerca de 3 millones de personas mueren por año en África debido a enfermedades transmitidas por el agua (Lake y Souré 1997). En 1998, de todos los casos de cólera de los que se dio parte en el mundo, el 72 por ciento ocurrió en África.

El abastecimiento de agua y el saneamiento deficientes provocan la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, y posteriormente afectan a las comunidades vegetales, animales y humanas. Los costos económicos pueden ser altos. En Malawi, por ejemplo, el costo total asociado con la degradación del agua se calculó en 2,1 millones de dólares en 1994 (DREA Malawi 1994). En esos costos se incluía la necesidad de tratar el agua, desarrollar recursos humanos y reducir la productividad laboral. Satisfacer las necesidades básicas de agua y saneamiento es igualmente costoso. En Nigeria, un estudio reciente calcula que el costo futuro del abastecimiento de agua y el saneamiento del medio ambiente será de 9 120 millones de dólares durante el período de 2001 a 2010 (Adedipe, Braid y Iliyas 2000).

Los gobiernos están tratando de mejorar la situación con políticas de gestión ambiental que incluyen la gestión de residuos y el urbanismo, y haciendo que las evaluaciones de impacto ambiental sean obligatorias para proyectos de gran envergadura. Una de las principales iniciativas de políticas regionales fue el Plan de Acción de Lagos de 1980, que instaba a los Estados miembros a formular planes de dirección en los sectores de abastecimiento de agua y agricultura (OAU 1980). El Plan estuvo influenciado por el Plan de Acción de Mar del Plata de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua realizada en 1977 y la reunión regional africana sobre cuestiones relativas al agua, celebrada en 1978. Pese a esas iniciativas, el avance es limitado debido a la falta de recursos humanos y financieros y de equipos para la implementación y aplicación.

CASO DE ÉXITO: Evacuación de los residuos fangosos en El Cairo

En un estudio comenzado en El Cairo en 1995 se demostró que el tratamiento de aguas residuales puede presentar nuevas posibilidades para el comercio y la agricultura además de tratar los problemas de contaminación del agua en la ciudad egipcia. El Proyecto de aguas residuales del gran El Cairo producirá 0,4 millones de toneladas de fango o biosólidos por año con el tratamiento de aguas residuales.

El estudio se inició en virtud del Programa de Asistencia Técnica para el Medio Ambiente en el Mediterráneo financiado por el Banco Europeo de Inversiones y promovido por la Organización de aguas residuales de El Cairo. Los resultados iniciales demuestran que el fango puede resultar eficaz para los cultivos de trigo, trébol de Alejandría, maíz forrajero y vides. El fango digerido es muy útil para los agricultores porque sirve como reemplazante de los fertilizantes nitrogenados; no se detectaron efectos nocivos provocados por los biosólidos en los cultivos durante las pruebas de campo, y se espera que los beneficios de esparcir biosólidos en los suelos recientemente recuperados aumenten con la acumulación de aplicaciones. Los agricultores en Egipto están preparados para afrontar el gasto en biosólidos debido a la escasez de abono y los altos costos de los fertilizantes inorgánicos.

Fuente: UNCSD 1999.