About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Panorama mundial

Los avances de los últimos 30 años en materia de protección del medio marino y costero se han limitado por lo general a relativamente pocos países, en su mayoría desarrollados, y a relativamente pocos temas ambientales. En su totalidad, la degradación del medio marino y costero no sólo continúa, sino que se ha intensificado. Persisten las amenazas más serias para los océanos reconocidas en 1972, como la contaminación marina, la sobreexplotación de los recursos biológicos marinos y la pérdida de hábitat costeros, a pesar de las medidas nacionales e internacionales tomadas para resolverlas.

Sin embargo, se han dado cambios de perspectiva significativos y han surgido nuevas inquietudes. La explotación de los recursos biológicos y la pérdida de hábitat son consideradas ahora como una amenaza tan grave para el océano como la contaminación marina. Las perspectivas de los países en desarrollo se incluyeron en el Informe Founex sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que precedió a la Conferencia de Estocolmo (1972). La respuesta de estas naciones en 1972 fue que la degradación era un problema de los países en desarrollo; para ellos, el problema era la pobreza y no la contaminación (Brenton 1994, Caldwell 1996).

La degradación marina y costera es producto de la creciente presión ejercida sobre los recursos naturales tanto terrestres como marinos y sobre el aprovechamiento de los océanos como depósito de desechos. El crecimiento demográfico y el incremento cada vez mayor de la urbanización, la industrialización y el turismo en zonas costeras son causas fundamentales de esta presión que va en aumento. En 1994, aproximadamente 37 por ciento de la población mundial vivía en un radio de 60 km de la costa, más habitantes que los que poblaban la Tierra en 1950 (Cohen y otros, 1997). La pobreza y las pautas de consumo humano multiplican los efectos demográficos.