About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Zonas marinas y costeras: las regiones polares

LA REGIÓN ÁRTICA

La circulación oceánica mundial

Al calentarse, el agua salada del Atlántico Norte llega al frío Ártico, se vuelve más densa a medida que se enfría y, por lo tanto, se hunde a capas más profundas del océano. Este proceso de formación de las aguas profundas es lento, pero tiene lugar en una zona muy extensa. Todos los inviernos, varios millones de kilómetros cúbicos de agua se hunden hacia capas más profundas, que mueven el agua lentamente al sur a lo largo del fondo del Océano Atlántico.

Fuente: AMAP 1997.

El medio marino ártico cubre aproximadamente 20 millones de km2 e incluye el Océano Ártico y varias masas de agua adyacentes. Cerca de la mitad de los fondos marinos de este océano es plataforma continental, el porcentaje más alto entre todos los océanos. Los movimientos de las aguas del Ártico representan un papel importante en el régimen oceánico mundial (AMAP 1997), y en la regulación del clima mundial (véase la figura).

El medio marino del Ártico es rico en diversidad biológica y contenido de peces. Las pesquerías comerciales de los sistemas de Barents y Bering están entre las más productivas del mundo (Kelleher, Bleakly y Wells 1995), toda vez que el Mar de Bering representa entre 2 y 5 por ciento de las capturas de peces del mundo (CAFF 2001, Bernes 1996). Los mamíferos residentes y migratorios incluyen ballenas, focas y leones marinos. Al oso polar se le clasifica a menudo como mamífero marino porque frecuenta el hielo marino en busca de presas. Muchas de las comunidades indígenas del Ártico han dependido tradicionalmente de estos recursos marinos como medio de subsistencia. Otros recursos naturales incluyen vastas reservas de petróleo y gas a lo largo de las plataformas continentales, así como importantes depósitos de minerales. Sin embargo, preocupan cada vez más los efectos negativos de las actividades del desarrollo en la ecología del Ártico, especialmente en zonas propensas a congelarse y hábitat críticos.