About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

NUESTRO CAMBIANTE MEDIO AMBIENTE: el glaciar Pine en la Antártida


Las imágenes anteriores muestran el desprendimiento de un enorme iceberg del glaciar Pine Island en la Antártida Occidental. Este fenómeno ocurrió en algún momento entre el 4 y el 12 de noviembre de 2001, y constituye una prueba contundente de los rápidos cambios que se están produciendo en esta zona de la región antártica. El iceberg mide alrededor de 42 ¥ 17 km.

El glaciar Pine Island es el principal origen de desprendimientos de hielo en la Antártida y el que más rápido se desplaza en todo el continente. Se localiza en una zona de la capa de hielo de la Antártida Occidental que se cree es la más susceptible a desplomarse, por lo que la evolución de este glaciar reviste gran interés para la comunidad científica.

A mediados del año 2000, se formó una gran grieta de lado a lado del glaciar, que empezó a crecer con rapidez. Todo indicaba que la grieta crecía a un ritmo de alrededor de 15 metros diarios. Las imágenes muestran que el último segmento de 10 km aún sujeto a la plataforma de hielo se desprendió en cuestión de días.

La primera imagen de esta serie fue tomada a finales del año 2000, al empezar a formarse la grieta. La segunda y la tercera tomas corresponden a noviembre del año 2001, exactamente antes y después de que se formara el nuevo iceberg.

El iceberg de reciente formación liberado al océano en un solo evento equivale a la descarga de hielo del glaciar Pine Island durante casi siete años. La importancia climática de este desprendimiento no está clara aún. Sin embargo, al combinarlo con mediciones anteriores del mismo instrumento y con los datos de otros instrumentos que catalogan el retroceso de la línea a partir de la cual el hielo empieza a flotar, el flujo de hielo acelerado y la constante disminución de la cubierta de hielo marino en frente del glaciar, da a los científicos indicios adicionales de los rápidos cambios que ocurren en la región.

Texto e imágenes: Equipo NASA/GSFC/laRC/JPL, MISR.