About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Vínculos con la economía mundial

El fenómeno conocido como globalización ha estado desarrollándose durante décadas, pero su velocidad ha aumentado y su alcance se ha ampliado por el efecto de las nuevas tecnologías de la información. Estas tecnologías están reforzando la importancia que tienen el conocimiento y la información en la transformación económica, al tiempo que reducen la importancia relativa del desarrollo manufacturero e industrial tradicional basado en la materia prima. En las zonas urbanas este fenómeno se ha manifestado en el crecimiento del sector de servicios, tanto en términos absolutos como relativos. La tecnología ha aumentado el papel económico y la importancia, ya de por sí predominantes, de las zonas urbanas, no sólo en las economías más desarrolladas sino en todo el mundo (Economist 2000, World Bank 2000), indicio de la importancia creciente de las ciudades en la economía global. En India, el desarrollo de software y de servicios de información y comunicación conexos constituye el sector preponderante en el crecimiento económico. Este nuevo sector de crecimiento, que se ha expandido con mayor rapidez y ha alcanzado mayor competitividad que ningún otro sector industrial tradicional en el país, se concentra en grandes zonas urbanas debido a la infraestructura y a los niveles de educación superiores de los recursos humanos facilitados en las ciudades.

Imagen satelital de las luces citadinas en el mundo elaborada a partir de una serie de imágenes de la Tierra durante la noche tomada durante un largo tiempo. La región oriental de los Estados Unidos, Europa y Japón se ven iluminados por la luz de sus ciudades, en tanto que el interior de África, Asia, Australia y América del Sur permanecen en la oscuridad y en su mayor parte siguen siendo zonas rurales.

Fuente: Mayhew y Simmon 2000.

En la década de los años setenta comenzó una nueva fase de globalización con la desregulación de los mercados de trabajo, la liberalización de los mercados financieros y la privatización de las funciones gubernamentales. Uno de los resultados de esta tendencia fue la mayor competencia para la inversión extranjera directa, lo que propició que los empleadores pudieran cambiar con mayor facilidad la ubicación de sus plantas de producción, condición que empeoró la seguridad del empleo y el ingreso en algunas zonas urbanas mientras que otras se vieron beneficiadas.

Entre el decenio de los setenta y mediados de los noventa, algunos países asiáticos recibieron claros beneficios de este desarrollo, por lo que mostraron un espectacular crecimiento económico y aumento de su bienestar general. Sin embargo, durante el periodo de 1997 a 1998 la crisis en Asia no sólo golpeó a estas economías, sino también a algunas de otras regiones. El efecto humano de la crisis fue severo; la pobreza aumentó en Asia y hubo despidos masivos, en particular de mujeres, jóvenes y trabajadores no capacitados.

La crisis asiática mostró que las zonas urbanas son altamente vulnerables a los efectos económicos globales. Si bien la globalización con frecuencia ha aumentado las oportunidades de empleos y conocimiento, también ha incrementado la desigualdad social y la pobreza. Las ganancias no se comparten de manera equitativa, lo que ocasiona que enormes grupos humanos vivan en barrios de viviendas precarias en los países en desarrollo, sin acceso al agua y a los servicios sanitarios, además de generar desempleo, problemas de salud y exclusión social del mundo desarrollado (UNCHS 2001b).