About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Huella ecológica

A medida que crecen los suburbios, muchas de las ciudades centrales compactas que había en América del Norte han sido sustituidas por una combinación de centros comerciales ampliamente dispersos, complejos de viviendas y carreteras (Miller 1985). Este patrón de urbanización es una de las principales fuerzas que provocan el aumento global en la demanda de energéticos (UNDP, UNEP, World Bank y WRI 1996). Las ciudades de América del Norte consumen grandes cantidades de energía y materia prima, y producen grandes cantidades de desechos y contaminación. Y con sólo el cinco por ciento de la población mundial, América del Norte es un consumidor importante de los recursos naturales del mundo y uno de los principales productores de sus desechos. Como consecuencia, sus efectos en el medio ambiente mundial son mayores que el de cualquier otra región.

Eliminación de desechos sólidos en Estados Unidos (millones de tm/año)

La eliminación total de los desechos sólidos en Estados Unidos está aumentando con menor rapidez que en el pasado, la eliminación en vertederos está disminuyendo y el reciclado está aumentando.

Fuente: Franklin Associates 1999.

América del Norte también produce más desechos sólidos municipales que cualquier otra región. Estos desechos generados en Estados Unidos continúan en aumento, aunque a un ritmo mucho menor que con anterioridad a 1970; al mismo tiempo, la recuperación de desechos está aumentando mientras que la eliminación en vertederos está disminuyendo (véase el gráfico). Los materiales livianos y voluminosos, como el papel y el plástico están reemplazando a los materiales densos y pesados en la corriente de desechos, lo que aumenta el volumen de desechos (PCSD 1996a). El hecho de que se continúen aplicando tecnologías antiguas, sumado a un estilo de vida del consumidor basado en el interés por la movilidad, y la conveniencia y facilidad de disposición de los productos, han limitado un progreso en la eficiencia de los recursos y en la reducción de desechos (UN 2001).

El Programa 21 determinó que el consumo y la producción no sostenibles, especialmente en los países industrializados, son la principal causa de deterioro ambiental en el mundo (UN 2001). Desde 1993 el tema de pautas de consumo y producción sostenibles ha formado parte del debate político. Ambos gobiernos federales promueven la eficiencia ecológica mediante varios programas. El Consejo Presidencial de Desarrollo Sustentable de EE.UU. ha recomendado metas nacionales para la administración de los recursos naturales, planeación de población y consumo sostenible (PCSD 1996a, b). La industria cada vez está reestructurando más sus procesos y reutilizando la materia prima con el fin de reducir los efectos ambientales; también hay un aumento perceptible en el número de consumidores «verdes» o conscientes de los asuntos sociales y ambientales (Co-op America 2000).

La sociedad industrial urbana de América del Norte es al mismo tiempo la proveedora de la calidad de vida codiciada por mucha gente de los países en desarrollo de todo el mundo y, dada su enorme huella ecológica, una región con efectos ambientales desproporcionados para el planeta. Las ciudades planificadas para ser compactas son más eficientes y sostenibles. El crecimiento inteligente de América del Norte y los programas de ciudades sostenibles podrían reducir la huella ecológica de la región, sin embargo apenas se encuentran en sus inicios y su avance es lento.