About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Incendios forestales

Los incendios forestales son parte natural del paisaje de América del Norte y cumplen una función destacada al mantener y regenerar ciertos tipos de bosques (NIFC 2000). Los incendios de bosques provocados por rayos son útiles para desmontar árboles viejos y muertos que luego son rápidamente reemplazados por árboles nuevos y robustos (CCFM 2000). Esos incendios dejan espacio a nuevos especímenes, ayudan a aumentar la diversidad, limpian los restos y elevan la disponibilidad de nutrientes (Jardine 1994).

Desde el decenio de los setenta, la superficie quemada anual por los incendios forestales ha aumentado (véase el gráfico). El incremento se debe a una serie de factores: la acumulación de combustible de programas anteriores de protección contra incendios; los cambios en las políticas relativas a la quema dirigida; y un mayor acceso público a los bosques. El cambio climático también estuvo implicado. La importancia relativa de esos factores es polémica.

Estados Unidos hace mucho tiempo que aplica una política agresiva de extinción de incendios y, para el decenio de los setenta, los incendios se mantenían en cerca de 2 millones de hectáreas por año en los 48 estados, superficie menor a los 16 millones de hectáreas que se quemaban cada año en los años treinta (Booth 2000, White House 2000b, H. John Heinz III Center 2001).

Superficie forestal quemada (millones de ha/año): América del Norte

Desde que las autoridades forestales decidieron dejar que más incendios naturales se extinguieran por sí solos, la superficie de bosques quemada se ha incrementado cada año.

Fuente: CCFM 2000, CIFCC 2001 y NIFC 2000.

En consecuencia, las especies normalmente eliminadas por los incendios se volvieron dominantes. Los árboles muertos acumulados durante los períodos de sequía originaron cargas excesivas de combustible. La extinción de incendios evitó que los incendios naturales de baja intensidad quemaran ese combustible acumulado. Ello provocó incendios cada vez mayores y catastróficos (White House 2000b).

En el decenio de los setenta, se comenzó a reconocer la importancia de los incendios naturales periódicos. Las políticas estadounidenses de extinguir todos los incendios antes de que abarcaran 4 hectáreas para las 10 de la mañana del día siguiente se suspendieron a fines del decenio de los setenta (Gorte 1996). Se decidió no interferir con los incendios en zonas silvestres o parques nacionales a menos que amenazaran a personas o las tierras aledañas (COTF 2000, Turner 2001). Además, se introdujeron políticas de quema dirigida y de «dejar que el incendio se extinga solo» para disminuir el combustible acumulado y proteger los asentamientos y empresas. Esos incendios son provocados a propósito o son causados por rayos y se permite que se extingan por sí solos. Anualmente, se tratan más de 2 millones de hectáreas con quema dirigida en Estados Unidos (Mutch 1997).

Sin embargo, esas políticas no estuvieron libres de polémica. En 1988, se permitió que partes de Yellowstone, el Parque Nacional más grande de Estados Unidos, se quemaran después de ser alcanzados por un rayo. El incendio se extendió rápidamente a raíz de una grave sequía estival y vientos intensos. Finalmente, se decidió extinguirlo. Al haber costado 120 millones de dólares, fue la extinción de incendios más cara en la historia de ese país (NPS 2000).

El reto de manejar incendios de bosques se agravó por los aumentos en la población cercana a zonas propensas a los incendios. Se calcula que en el decenio de los noventa, los incendios dañaron seis veces más viviendas que en el decenio anterior (Morrison y otros 2000). Los incendios de bosques generan también riesgos relativos al humo y algunas carreteras, aeropuertos y zonas recreativas deben cerrar periódicamente por causa de la reducción de la visibilidad. El humo constituye igualmente un riesgo para la salud debido a las sustancias químicas tóxicas que contiene.

Es posible que los cambios en el clima que pueden provocar condiciones más secas y tormentas más intensas, cumplan también una función en el cambio de las pautas de incendios. En 1989, por ejemplo, se produjeron incendios sin precedentes en el oeste de Canadá y en las zonas al este de la bahía de James, causados por condiciones meteorológicas inusitadas y una ola de calor excepcional en el Ártico (Jardine 1994, Flannigan y otros 2000). La intensidad de la época de incendios de 1995 en Canadá, durante la cual se quemaron 6,6 millones de hectáreas de superficie forestal, en parte se debió también a condiciones extremadamente secas (EC 1999b).

En el futuro, el índice de gravedad anual de incendios en América del Norte bien puede aumentar por causa del cambio climático, ya que se pronostica que provocará el aumento del número de rayos y de la fuerza y frecuencia de las tormentas de viento (Jardine 1994). Se está intensificando la investigación sobre la relación entre el cambio climático y el forestal.