About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Los desafíos del medio ambiente

A pesar de los logros mencionados, una mayor población mundial (de más de 6.000 millones de habitantes y aún en aumento) está exacerbando la demanda de recursos y servicios, y aumentando la generación de desechos al satisfacer a muchas de esas demandas. Por lo general, las medidas normativas no han sido adecuadas para contrarrestar las presiones impuestas por el crecimiento de la pobreza y el consumo descontrolado. Las secciones precedentes del Capítulo 2 demuestran indiscutiblemente la degradación continuada y extendida del medio ambiente.

  • Los recientes impactos de las acciones humanas sobre la atmósfera han sido enormes; las emisiones antropógenas son una causa primordial de los problemas ambientales. Las emisiones de casi todos los gases de efecto invernadero continúan en aumento.
  • El ozono a nivel del suelo, la niebla urbana y las partículas finas han surgido como riesgos importantes para la salud, al desencadenar o exacerbar trastornos respiratorios y cardíacos, en especial entre las personas más vulnerables, como los niños, los ancianos y los asmáticos, en los países desarrollados y en desarrollo por igual.
  • La explotación excesiva de gran parte del los recursos de aguas de superficie y grandes acuíferos de los que dependen la agricultura de irrigación y el abastecimiento doméstico ha dado como resultado que cada vez más países enfrenten problemas de estrés hídrico o escasez de agua. Cerca de 1.200 millones de personas aún carecen de acceso al agua potable y unos 2.400 millones de personas no cuentan con servicios sanitarios. Como consecuencia, las muertes provocadas por enfermedades relativas al agua alcanzan entre 3 y 5 millones al año.
  • La diversidad biológica de la Tierra está bajo amenaza creciente. El ritmo de extinción de especies, según se estima, se está acelerando. La destrucción y/o modificación del hábitat son la principal causa de pérdida de diversidad biológica, seguidas de la presión provocada por las especies invasoras.
  • Se ha verificado una marcada tendencia hacia la explotación y agotamiento cada vez mayores de las poblaciones de peces silvestres. Numerosas pesquerías se han derrumbado y otras están amenazadas por la explotación excesiva.
  • La degradación de las tierras sigue empeorando, especialmente en los países en desarrollo, donde los sectores pobres son desplazados hacia tierras marginales con ecosistemas frágiles, ubicados en zonas donde las tierras son crecientemente explotadas a fin de satisfacer las necesidades alimentarias y agrícolas, sin que se cuente con un adecuado apoyo económico o político para adoptar prácticas apropiadas en la agricultura.
  • Muchos de los ecosistemas forestales que aún existen han sido degradados o fragmentados. Desde 1972 se han establecido extensos monocultivos de bosques en el mundo en desarrollo, que no sustituyen la complejidad ecológica de los bosques naturales.
  • La producción agrícola y pecuaria ha contribuido al gran aumento del nitrógeno reactivo en toda la biosfera, facilitando la acidificación y eutrofización de los ecosistemas.
  • Considerando que casi la mitad de la población mundial vive en los países menos desarrollados, en zonas urbanas y megalópolis, la infraestructura y los servicios municipales resultan inadecuados para satisfacer a los millones de pobres urbanos. La contaminación atmosférica urbana y el deterioro de la calidad del agua están produciendo efectos sanitarios, económicos y sociales de consideración.
  • Un aumento en la frecuencia e intensidad de los desastres naturales durante los últimos 30 años ha colocado a más personas en situación de grave peligro, y la carga mayor recae en las comunidades más pobres.