About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Seguridad alimentaria

Desnutrición por país (porcentaje de población desnutrida)

La vulnerabilidad al hambre se refleja en este mapa del estado de la desnutrición mundial. Las personas desnutridas no pueden obtener el alimento que necesitan mediante la producción o importación, ya sea porque no se encuentra disponible o porque no cuentan con los medios para conseguirlo.

Fuente: FAO 2000.

Existe sólo una delgada línea entre el aprovechamiento de los recursos ambientales para proveer bienes y servicios a fin de satisfacer las necesidades de las personas por un lado y, por el otro, el mal uso, daño y sobreexplotación de esos recursos al extremo de poner en riesgo la vida, la salud y el bienestar de las personas, dejándolas en condiciones de vulnerabilidad.

La seguridad alimentaria significa tener siempre la capacidad de llevar una dieta adecuada desde el punto de vista nutricional y aceptable desde el punto de vista cultural, a partir de fuentes locales regulares, sin considerar casos de emergencia. Esto requiere tanto de una adecuada producción o importación de alimentos, como de que los hogares cuenten con los medios económicos para costear los alimentos en forma permanente, con el fin de asegurar una vida activa y saludable (Vyas 2000). Esta idea va más allá del concepto tradicional de hambre, pues adopta una perspectiva sistemática de las causas del hambre y la desnutrición en una comunidad (Umrani y Shah 1999), reconociendo la vulnerabilidad tanto económica como física.

Las proyecciones en el aumento de la producción sugieren que la disponibilidad mundial de alimentos debería ser adecuada en las próximas décadas. Sin embargo, las estadísticas agregadas con frecuencia son engañosas y pueden ocultar situaciones reales en la práctica. Por ejemplo, la producción de alimentos per cápita en los últimos 30 años disminuyó ligeramente en África y de manera importante en la antigua Unión Soviética desde 1990 (UNDP, UNEP, World Bank y WRI 1998).

El crecimiento agrícola como consecuencia de la Revolución Verde también ha tenido un impacto ambiental adverso por la explotación de nutrientes, aumento en la salinidad del suelo, anegamiento, agotamiento de las aguas subterráneas y liberación de nitrógeno en los cursos de agua (véase el recuadro).

Seguridad alimentaria: ¿está perdiendo impulso la Revolución Verde?

Desde la independencia hasta la mitad de la década de los setenta, India sufrió problemas de escasez de alimentos. La Revolución Verde, que comenzó a mediados de los sesenta combinó nueva tecnología de producción de semillas y fertilizantes con importantes aumentos de las tierras irrigadas, desarrollo de infraestructura y expansión rural a todas las regiones. El resultado fue un incremento sin precedentes en la producción de los cereales más importantes, como trigo y arroz, una disminución en los costos de producción y una consecuente caída en los precios, permitiendo que la gente pobre pudiera comprar trigo y arroz. La producción de los granos alimenticios aumentó de 50,8 millones de toneladas en 1950-1951 a 199,3 millones de toneladas en 1996-1997. Para mediados de los setenta, India ya era autosuficiente en la producción de granos alimenticios.

A pesar de los impresionantes resultados de los ochenta, la tendencia reciente en el crecimiento de la producción total ha sido motivo de seria preocupación. La producción de granos alimenticios creció 3,43 por ciento en promedio de 1991-1992 a 1996-1997, pero no alcanzó la meta de 210 millones de toneladas. En 1996-1997, la producción de arroz fue de 81,3 millones de toneladas, cerca de 9 por ciento menos que la previsión de 88 millones. Estas cifras se deben confrontar con el importante aumento en el uso de fertilizantes y pesticidas. El consumo de fertilizantes (NPK), que se había mantenido en alrededor de 12 millones de toneladas en el periodo de 1990-1991 a 1993-1994, aumentó para alcanzar el nivel de 14,3 millones de toneladas en el 1996-1997.

Fuente: Planning Comission of India 2001.