About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Demografía

El tamaño de la población, el ritmo del cambio, la distribución, la estructura por edad y la migración son aspectos fundamentales de la demografía. En gran medida, el tamaño de la población rige la demanda de recursos naturales y los flujos de materiales. El crecimiento demográfico aumenta el reto de mejorar las condiciones de vida y proporcionar servicios sociales esenciales, como vivienda, transporte, saneamiento, salud, educación, empleo y seguridad. También puede hacer más difícil la lucha contra la pobreza.

Un rápido crecimiento demográfico puede conducir a un conflicto político y social entre grupos étnicos, religiosos, sociales y lingüísticos. El incremento del número de personas que viven en pueblos y ciudades es de especial importancia porque la urbanización entraña grandes cambios en el estilo de vida, pautas de consumo, desarrollo de infraestructura y flujos de desechos. La estructura de la población (las proporciones relativas de niños, personas en edad productiva y en edad avanzada de una población) tiene repercusiones importantes para el crecimiento demográfico futuro, así como para igualar la oferta de educación, salud, ingresos y pensiones con las necesidades previstas. Por último, la migración interna e internacional, voluntaria o forzada, algunas veces alivia y en otras empeora las presiones que otros factores demográficos y otras fuerzas ejercen en la sociedad y el medio ambiente.

Si se considera que muchas de las personas que tendrán hijos en los próximos 30 años ya nacieron, ya puede decirse mucho sobre la población que vivirá durante ese periodo. Todas las hipótesis consideran el crecimiento constante de la población mundial, con una disminución al final del periodo conforme un mayor número de países atraviese por la transición demográfica. Casi todo el crecimiento ocurre en los países en desarrollo, si bien América del Norte es la única región desarrollada con un crecimiento notable. Se prevén niveles de crecimiento demográfico ligeramente menores en las hipótesis «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero», lo que refleja la idea de que las acciones normativas y los cambios de conducta aceleran la transición a un crecimiento menos rápido. En «La seguridad primero», se combinan una falta de políticas eficaces con un desarrollo económico y social más lento para desacelerar la transición. Esto conduce a niveles de población significativamente más elevados en esta perspectiva, sin tener en cuenta la presencia de tendencias demográficas o acontecimientos devastadores como la pandemia de VIH/SIDA en África que podría esperarse tenga un efecto contrario.

La urbanización aumenta o permanece estable en casi todas las regiones en todas las hipótesis, con el mayor incremento en las menos urbanizadas actualmente, como África y gran parte de Asia y el Pacífico. En todas las regiones, gran parte del desarrollo se lleva a cabo en ciudades costeras grandes, cambio que representa graves repercusiones para el medio ambiente costero.

«América del Norte, Europa y Japón tienen, en todas las hipótesis, poblaciones con una participación significativamente más numerosa de personas de edad avanzada».

Aparte de la región antártica, que no tiene una población de residentes permanentes, la estructura demográfica actual y futura difiere marcadamente de una región a otra. América del Norte, Europa y Japón tienen proporciones significativamente mayores de personas en edad avanzada, un patrón que persiste y se incrementa en todas las hipótesis. Esta tendencia es menos marcada en «La seguridad primero», donde la medicina (y por ende la esperanza de vida) avanza menos en todas las regiones. En otras zonas, especialmente en África, Asia Occidental, América Latina y el Caribe, y Asia Meridional, predomina la población joven. En todas las hipótesis, su participación en el total la población de estas regiones (aunque no el tamaño de su población absoluta) disminuye gradualmente en los siguientes 30 años.

En materia de pautas de migración, la hipótesis «Los mercados primero» y en especial la de «La seguridad primero» son más susceptibles de tener conflictos y desigualdades, lo que provoca más y más movimientos de refugiados y de migrantes económicos. Si bien en «Los mercados primero» se plantea una mayor apertura, se esperan barreras a la migración en «La seguridad primero». «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero» presuponen una migración más abierta, en especial para refugiados y comunidades desplazadas. Asimismo, una distribución más equitativa de recursos para el desarrollo económico y de ayuda internacional reduce la necesidad de emigrar.