About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Desarrollo económico

El desarrollo económico abarca muchos factores, como producción, finanzas y distribución de recursos entre regiones y de un sector a otro de la sociedad. Aunque las pautas varían visiblemente, hay una tendencia general hacia una economía más basada en los servicios. Los mercados de productos, el financiero y hasta el laboral se están integrando y vinculando cada vez más en una economía mundial con cadenas de productos básicos y mercados financieros mundiales. Están apareciendo tendencias similares a escala regional en varias partes del mundo. Estos procesos han avanzado gracias a los adelantos en la tecnología de la información, a los acuerdos internacionales previstos para eliminar obstáculos al comercio o liberalizar los flujos de inversión y a la desregulación progresiva de las economías nacionales. Los mismos adelantos han permitido que la riqueza generada por las fusiones nacionales y transnacionales se concentre cada vez más en menos manos. También ha aumentado la desigualdad en materia de ingresos y aprovechamiento de los recursos entre países y frecuentemente dentro ellos. Para muchos países, el problema de la desigualdad se agrava con las cargas de la deuda que restringen seriamente el crecimiento. Conforme las empresas transnacionales responden a las oportunidades de negocios globales, surge un nuevo reto para las prerrogativas tradicionales del estado nación y la capacidad del estado de intervenir a escala macroeconómica.

«Para muchos países, el problema de la desigualdad se agrava con las cargas de la deuda que restringen seriamente el crecimiento».

En «Los mercados primero», se da por sentado que la mayoría de las tendencias antes descritas persisten, si no es que se aceleran. El desarrollo económico pesa más que las preocupaciones sociales y ambientales en la mayoría de los debates internacionales. La resistencia continúa, pero no se producen cambios radicales en materia de políticas. El reconocimiento de que el mantenimiento de las condiciones ambientales y sociales es importante para garantizar el desarrollo económico desacelera a la larga el crecimiento económico, aunque no de manera sensible.

En «La seguridad primero» continúan las tendencias a la integración mundial en ciertos sectores de la economía, aunque se frenan o hasta se invierten en otros. Con el tiempo, se multiplica la actividad de la economía subterránea.

Las tendencias a la integración persisten en «Las políticas primero» y en «La sostenibilidad primero», pero las modera la introducción de nuevas políticas e instituciones para abordar preocupaciones de índole social y ambiental. Esto refleja un mayor conocimiento de los papeles decisivos del capital humano, social y natural en la determinación de la salud de la economía. Los cambios en actitudes y conductas que plantea «La sostenibilidad primero» afectan esas tendencias más que en las otras hipótesis en la medida en que la noción total del desarrollo económico se ajusta cada vez más al concepto más amplio del desarrollo humano.

La consecuencia de estos cambios en el ingreso per cápita varía mucho de una región a otra y de una hipótesis a otra. El crecimiento de ingresos promedio en todas las regiones es mucho menor en «La seguridad primero», pero también está distribuido de manera por demás desigual dada la enorme desigualdad dentro de las regiones. En las demás hipótesis, es similar el crecimiento promedio a escala mundial, pero hay diferencias clave entre y dentro de las regiones. En «Las políticas primero», la distribución más equitativa del crecimiento hace que los ingresos promedio de los grupos acomodados crezcan ligeramente menos que en «Los mercados primero», mientras que los ingresos aumentan más rápidamente entre los pobres. Los incrementos de ingresos más drásticos se ven en África, pero también en parte de América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico y Asia Occidental. La convergencia en ingresos per cápita es aún mayor en «La sostenibilidad primero», en especial en virtud de que los más ricos dejan de hacer énfasis en la producción y el consumo orientados al mercado. Sin embargo, persisten grandes diferencias al término del periodo de 30 años.