About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

... pero no para todos

Esos avances, junto con los progresos registrados en la medicina y el cuidado de la salud, mejoran la vida de muchos. Al mismo tiempo, estas tendencias generan nuevas preocupaciones sociales y ambientales o intensifican las existentes. Los avances en biotecnología e ingeniería genética en el combate de vectores patológicos y la creación de cultivos más resistentes abren zonas de África y de otras regiones a la explotación intensiva de la agricultura y la ganadería comerciales de gran escala. Esto pone en peligro tanto la diversidad natural como la agrobiológica y conduce a una mayor degradación de la tierra que antes, lo que destruye los cultivos y los medios de subsistencia y lleva a la pobreza a un mayor número de personas.

Los avances en la tecnología de la información atraen la atención hacia las enormes diferencias entre las formas de vida tan distintas de las personas, lo que con frecuencia causa gran frustración entre los menos favorecidos. En las regiones polares, la explotación de los recursos aumenta como resultado de los avances tecnológicos y de un acceso más fácil debido a los cambios climáticos, lo que pone en un riesgo mayor a los ecosistemas de esas regiones. Se utilizan más los recursos hidroeléctricos en la región ártica, así como en Asia y el Pacífico, América Latina, partes de Europa y África. El agua también se transporta a través de distancias más grandes a regiones más secas para satisfacer la altísima demanda. El inicio de proyectos de gran escala para llevar agua de los Grandes Lagos y del Pacífico Noroccidental a las áridas regiones del suroeste de América del Norte en el decenio de 2010 subraya esta tendencia. A estos pasos les siguen esfuerzos similares en Europa y partes de la región de Asia y el Pacífico.

En el centro de todas estas preocupaciones orientadas al mercado está la obligación aparentemente interminable de la sociedad de lograr avances tecnológicos y estructurales suficientes para satisfacer la desmedida demanda de bienes y servicios. Mientras tanto, las condiciones ecológicas cambian constantemente. Los efectos del cambio climático son cada vez más evidentes, en particular en las regiones polares, en los países más pobres y a lo largo de las costas del mundo. Ya se están formulando planes para evacuar algunos pequeños estados insulares. Otros cambios ecológicos, como el desequilibrio en el ciclo del nitrógeno y la constante dispersión de contaminantes orgánicos persistentes, también están teniendo impacto, que evidencian las «mareas rojas» que azotan el Mediterráneo en el decenio de 2010 y el Océano Índico, en el decenio de 2020.

«Los avances económicos que han caracterizado los últimos decenios empiezan a frenarse de manera notable. Más y más esfuerzos se requieren tan sólo para mantener los logros alcanzados hasta el momento».

El crecimiento demográfico prolongado (aunque a un ritmo menor) en África, Asia Occidental y partes de Asia y el Pacífico y una creciente urbanización en casi todas las regiones, agrava problemas como la pérdida de la diversidad biológica, el estrés hídrico y el desabastecimiento frecuente de los servicios básicos. Estos problemas se reflejan, a su vez, en conflictos regionales persistentes y en presiones migratorias. En consecuencia, los avances económicos que han caracterizado los últimos decenios empiezan a frenarse de manera notable. Más y más esfuerzos se requieren tan sólo para mantener los logros alcanzados hasta el momento. Las metas sociales y ecológicas, que aún rondan en la mente de muchos aunque relegadas a segundo plano por otras preocupaciones, parecen inalcanzables año tras año.