About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

¿Qué nos depara el futuro?

Hacia el año 2032, siguen sin respuesta muchas de las preguntas planteadas al comienzo del siglo. El mundo ha avanzado mucho en términos de modernización y crecimiento económico, lo que representa nuevas oportunidades para millones de seres humanos. Sin embargo, persisten dudas en torno a la sostenibilidad y la conveniencia de este modelo de desarrollo. Los estándares ambientales siguen decayendo y las presiones sobre los recursos aumentan seriamente, vuelven a aparecer los fantasmas de la incertidumbre y el conflicto. Las presiones sociales amenazan la sostenibilidad socioeconómica habida cuenta de que la pobreza persistente y la desigualdad creciente, exacerbadas por la degradación ambiental, vulneran la cohesión social, alientan la emigración y debilitan la seguridad internacional.

Las políticas primero
Los gobiernos adoptan iniciativas contundentes en un intento por alcanzar metas sociales y ambientales específicas. Una campaña coordinada en favor del medio ambiente y contra la pobreza equilibra el impulso del desarrollo económico a toda costa. Los costos y las ganancias ambientales y sociales se calculan en medidas políticas, marcos reguladores y procesos de planificación, que se fortalecen con imposiciones o incentivos fiscales, como los impuestos al carbono y los descuentos fiscales. Los tratados internacionales de normas no vinculantes y los instrumentos vinculantes que afectan al medio ambiente y al desarrollo se integran en planes rectores unificados y su categoría jurídica se eleva a un nivel superior, aunque se estipulan nuevos procesos de consulta abierta para dar cabida a variantes regionales y locales.

Las opiniones difieren en cuanto al rumbo que lleva el mundo. Dependiendo de los indicadores en que se base el observador, pueden esgrimirse argumentos en ambos sentidos. Muchos sostienen que los casos de degradación ya vistos en algunos sistemas sociales, ambientales y ecológicos anuncian colapsos futuros aún más profundos y generalizados. Estos mismos grupos expresan la preocupación particular de que no se han hecho los esfuerzos necesarios para desarrollar las instituciones necesarias para manejar estos predicamentos. Otros señalan que hemos podido manejar la mayoría de las crisis enfrentadas y que no hay razón para suponer lo contrario en el futuro.

La mayoría de las personas se aferra a su rutina diaria y deja los grandes interrogantes para los demás. Plus ça change, plus c’est la même chose: cuanto más cambian las cosas, más permanecen iguales.

En los primeros años del siglo, hay indicios de un gran deseo y una gran demanda de liderazgo coordinado desde el nivel local hasta el mundial, no sólo entre gobiernos, sino también en la industria y entre las ONG y otros grupos ciudadanos. Los ataques terroristas contra Estados Unidos y las represalias subsiguientes confieren carácter inmediato a la necesidad de reformar las políticas para hacer frente a las preocupaciones económicas, sociales y ambientales que muchos ven como las causas esenciales de esas acciones.