About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

¿Qué nos depara el futuro?

Para 2032, un clima de estabilidad precaria empieza a asentarse en este mundo dividido. Sin embargo, no queda claro cuánto puede durar esta tregua. Las fuerzas que podrían provocar una mayor ruptura siempre están presentes. Al mismo tiempo, aún resultan atractivos los sueños de un mejor camino. Aunque muchos de los temores de los pesimistas se han hecho realidad, no han dejado de aparecer nuevas oportunidades para un cambio positivo. Fuera de los muros, existen pequeñas islas de calma, donde se trabaja en el establecimiento de lazos con otros y con elementos progresistas dentro de las fortalezas, lo que ofrece la esperanza de que algún día, como el ave fénix que renace de sus cenizas, aún pueda surgir un mundo mejor.

La sostenibilidad primero
Un nuevo paradigma del medio ambiente y el desarrollo surge en respuesta al desafío de la sostenibilidad, respaldado por valores e instituciones nuevos y más equitativos. Prevalece una situación en la que hay una mayor visión de futuro, donde los cambios radicales en la forma en que las personas interactúan entre sí y con el mundo que las rodea estimulan y respaldan las medidas basadas en políticas sostenibles y la conducta empresarial responsable. Hay una colaboración más plena entre los gobiernos, la ciudadanía y otros grupos de interesados en la toma de decisiones sobre cuestiones de preocupación común. Se llega a un consenso sobre lo que se necesita hacer para satisfacer las necesidades básicas y alcanzar las metas personales sin empobrecer a otros o malograr las perspectivas de la posteridad.

En los albores del siglo, hay indicios del deseo y la demanda imperiosos de las personas de todas partes de que se emprendan acciones para atender los problemas sociales, económicos y ambientales que afectan muchas regiones del mundo. Los ataques terroristas contra Estados Unidos y las represalias posteriores le otorgaron un carácter urgente a los llamados para atender los problemas económicos, sociales y ambientales que se ven como las causas fundamentales de acciones tan extremas. La comunidad de ONG fortalecida se vuelve un canal fundamental a través del cual los ciudadanos de todas partes expresan sus demandas. El uso de Internet amplifica lo que se ha convertido en un diálogo mundial o, para ser más precisos, una multitud de diálogos sobre la necesidad de entrar en acción.