About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

. y un momento para la acción

Gran parte de lo que sucede va más allá de un mero diálogo. En vez de esperar a que los líderes políticos tomen la iniciativa, muchos individuos y grupos han empezado a actuar por su cuenta. Señalan los resultados contrastantes de la Cumbre para la Tierra de 1992 en una escala informal y local, como la difusión de las iniciativas del Programa 21 Local y de las que tienen un alcance más formal e internacional, como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Se inspiran en los esfuerzos del pasado y el presente de los movimientos de bases locales como Cinturón Verde de Kenya y Chipko Andalan de India. También recuerdan intervenciones exitosas en el ámbito internacional, como la campaña para poner fin a la producción y el uso de minas terrestres.

El sector empresarial es otra fuente de inspiración, sobre todo por su éxito en la creación de fondos de inversión social y el establecimiento de índices de acervo social. Las empresas que abordan los asuntos ambientales anticipándose a la reglamentación (como, por ejemplo, las pertenecientes a la red Climate Neutral Network), sirven como modelos a seguir. También se consideran modelos las asociaciones entre gobiernos y otros grupos, como Ecoturismo Namibia y la Gestión de Pesca Comunitaria de la Bahía de Phang-Nga, Tailandia.

Cuanto más se dedican los individuos y los grupos a las iniciativas prácticas, hay mayores esperanzas de que se produzcan cambios significativos. Los medios de comunicación contribuyen haciendo más visibles estos esfuerzos. Los elementos progresistas del gobierno y los sectores empresariales se dan cuenta de que éste es el canal más prometedor para la reforma. Asimismo, reconocen que son necesarios los esfuerzos de este tipo para dar con el origen de la insatisfacción, que es la causa fundamental de las actividades terroristas. Esta toma de conciencia motiva la creación de alianzas entre individuos de diversos grupos interesados en apoyo de iniciativas clave.

El resultado es una mezcla de iniciativas antiguas y nuevas. Algunas iniciativas están muy coordinadas y cuentan con la participación de un gran número de personas. Otras están en manos de grupos pequeños con vínculos muy diversos y laxos en los niveles local, regional y mundial. Aunque algunas de estas iniciativas son formales y están contempladas en la legislación nacional e internacional, muchas adoptan un enfoque voluntario, como el GRI, la Iniciativa del Pacto Mundial e iniciativas financieras propuestas por las Naciones Unidas y las empresas.

Efforts continue to incorporate the results of scientific research and analysis more thoroughly into the policy making process. The Millennium Ecosystem Assessment, the Global International Water Assessment and new studies on the nitrogen cycle and persistent organic pollutants (POPs) complement the ongoing investigation of climate change by the Intergovernmental Panel on Climate Change. The POPs assessment is in part a response to compelling new evidence of the long-range transport of these pollutants and the effects of their presence on animal life in the polar regions. Much like the discovery of the ozone hole over Antarctica in the 1980s, these revelations stimulate intense effort to measure and counter the risk.

Se siguen realizando esfuerzos para incorporar con mayor rigor los resultados de las investigaciones y los análisis científicos al proceso de formulación de políticas. La Evaluación de Ecosistemas del Milenio, la Evaluación Mundial de las Aguas Internacionales y nuevos estudios sobre el ciclo del nitrógeno y los contaminantes orgánicos persistentes (COP) complementan las investigaciones en curso sobre el cambio climático realizadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Climáticos. En parte, la evaluación de los COP es una respuesta a las pruebas recientes e innegables del transporte de estos contaminantes a larga distancia y los efectos de su presencia en la vida animal de las regiones polares. A semejanza del descubrimiento del agujero de la capa de ozono sobre la región antártida en los años ochenta, estas revelaciones dan origen a una intensa labor para medir y contrarrestar ese riesgo.

Hay diferencias fundamentales entre las nuevas evaluaciones y los esfuerzos realizados en el pasado. En primer lugar, están concebidas de tal forma que incluyen a un mayor número de especialistas de regiones en desarrollo y permiten crear capacidad en esas regiones. En segundo lugar, se da a las contribuciones de los científicos sociales el mismo peso que a las de especialistas en ciencias físicas y naturales. En tercer lugar, siempre que resulte posible, en los múltiples estudios regionales y locales que constituyen gran parte de estas evaluaciones participan los miembros no expertos de comunidades locales como socios de la investigación. Ello obedece al deseo de esos grupos de tener voz en el desarrollo y la comprensión de estas cuestiones y de saber cómo enfrentar los problemas que les preocupan.

«Algunas iniciativas están muy coordinadas y cuentan con la participación de un gran número de personas. Otras están en manos de grupos pequeños. algunas son formales. muchas adoptan un enfoque voluntario».

Se otorga un reconocimiento cada vez mayor a los conocimientos que poseen estos individuos y grupos (en particular los grupos indígenas). En el enfoque participativo también se admite que la esfera de acción se extienda más allá de los canales gubernamentales oficiales y dependa de la participación de las comunidades locales.

El establecimiento de metas y objetivos y el diseño de actividades para alcanzarlos contribuyen a la labor en curso, pero también son un reflejo de los avances para lograr un equilibrio entre las instituciones formales e informales. Se reiteran las metas sociales y ambientales, entre ellas, reducir la inseguridad alimentaria y la mortalidad infantil, aumentar la esperanza de vida y la alfabetización, estabilizar el clima, detener la deforestación y revertir la disminución de las poblaciones de peces.

En vez de establecer cifras específicas, cuotas y calendarios, se presta mayor atención a aumentar la rendición de cuentas y la transparencia instituyendo sistemas de vigilancia, así como a responsabilizar a los gobiernos, las industrias, las ONG y otras instancias de dar a conocer información sobre las metas convenidas. Según el principio que rige estas acciones, el acceso generalizado a una buena información y los contrapesos adecuados permitirán que se avance en la consecución de estas metas, ya sea de manera directa o por las presiones de una ciudadanía cada vez más exigente. En esta hipótesis, la función de la política es apoyar los esfuerzos de los individuos y los grupos, tanto del gobierno como de la sociedad civil, del sector no lucrativo como del orientado al mercado, a fin de lograr el desarrollo sostenible.

Este planteamiento evolutivo requiere una revaloración de los tratados multilaterales en vigor. La lista incluye acuerdos en materia de medio ambiente como la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y el Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación. También figuran convenios más orientados al aspecto social, como los de eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y sobre los derechos del niño.

Asimismo, el proceso de revisión impulsa la revaluación continua de las instituciones de gobierno internacionales, con vistas a transformarlas en organizaciones más eficaces. Las Naciones Unidas, las grandes instituciones financieras, como el Banco Mundial, los bancos de desarrollo regionales y el FMI, y la OMC están incluidos en la lista. La transparencia y la rendición de cuentas son aspectos esenciales de esta línea de acción. En empresas, grupos voluntarios y otros sectores se siguen procesos similares.

En el nivel regional, organizaciones nuevas y antiguas se muestran cada vez más activas. La Federación de Naciones del Caribe nace de la antigua CARICOM. En Europa, el crecimiento de la UE prosigue, al tiempo que se brinda considerable interés al mantenimiento y mejoramiento de las relaciones con la Federación de Rusia. África es testigo de la evolución de la Conferencia Ministerial Africana sobre el Medio Ambiente (AMCEN). La mayoría de las regiones también estudian la posibilidad de una mayor integración de las políticas relacionadas con el comercio, la migración, la gestión de los recursos hídricos y asuntos transfronterizos similares. De esta manera, los esfuerzos regionales se vuelven parte de una gran red semiformal de redes de políticas públicas mundiales.