About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Expansión de las ciudades

El crecimiento continuo de las zonas urbanas sobresale entre los otros cambios del aprovechamiento de la tierra (véase más abajo). Las zonas edificadas por persona siguen creciendo en la hipótesis «Los mercados primero» y tienden hacia los tipos de asentamiento en expansión de América del Norte. A pesar de los tipos de asentamiento relativamente compactos de «Las políticas primero» comparados con los de «Los mercados primero», el crecimiento mayor del ingreso va acompañado de una expansión más rápida en las zonas edificadas. Como consecuencia, las zonas edificadas en «Las políticas primero» están apenas por debajo que aquellas de «Los mercados primero». La expansión no planificada y el crecimiento demográfico acelerado conducen a un crecimiento considerable en las zonas edificadas en «La seguridad primero». En «La sostenibilidad primero», al igual que en «Las políticas primero», la tendencia hacia tipos de asentamiento compactos queda compensada por una expansión económica más rápida. Sin embargo, la compensación es solamente parcial y la zona edificada total crece menos en esta hipótesis.

Extensión de las zonas edificadas: América Latina y el Caribe (% del total de superficie de tierra)
Fuente: PoleStar (véase el apéndice técnico).
Emisiones de óxido de nitrógeno relacionadas con la energía: América Latina y el Caribe (en millones de toneladas de nitrógeno)
Fuente: IMAGE 2.2 (véase el apéndice técnico)

Referencias
para los
diagramas

La expansión de las condiciones urbanas plantea problemas relativos a la calidad del agua, la gestión de residuos, la contaminación atmosférica y la expansión general en gran parte de América Latina. Las fuerzas motrices de índole económica siguen atrayendo a personas hacia las ciudades, especialmente en «Los mercados primero». Sin mejoras en la planificación y la organización, las presiones ambientales en las zonas urbanas, particularmente en las megalópolis, siguen creciendo a medida que la tasa de crecimiento demográfico supera la del desarrollo de infraestructura. Ese efecto se intensifica en el mundo de «La seguridad primero», donde los ricos se recluyen cada vez más en sus enclaves y le niegan a los pobres el acceso a los servicios de agua pura y potable, saneamiento y salud. La calidad y cantidad del agua y la eliminación de desechos sólidos son los principales motivos de preocupación de los pequeños estados y territorios insulares del Caribe. La contaminación atmosférica no controlada tiene serias y costosas repercusiones en la salud, especialmente para las poblaciones urbanas (véase el diagrama más arriba).

En el mundo de «Las políticas primero», las medidas para frenar la migración urbana y mejorar los sistemas de transporte público y la recolección, eliminación y reciclaje de residuos domésticos e industriales, disminuyen, pero no eliminan, la vulnerabilidad de las ciudades y sus habitantes ante los desastres naturales y los causados por actividades humanas. Se tiene más éxito en el mundo de «La sostenibilidad primero». La contaminación atmosférica disminuye debido a la reglamentación eficaz y el progreso tecnológico previsto. La difusión de conocimientos sólidos y asesoramiento científico, y la transferencia de la tecnología adecuada mejoran aún más la gestión de residuos. La generación de desechos disminuye en términos relativos y su calidad y composición permite que haya mayores índices de reutilización, reciclaje y utilización en la producción de energía. Finalmente, la distribución más equitativa del ingreso y la riqueza entre las zonas urbanas y rurales tiene un efecto moderador en la migración de las zonas rurales a las urbanas.