About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Péndulo de emisiones

Referencias
para los
diagramas
Emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía: América del Norte (en millones de toneladas de carbono)

En gran medida, las políticas para reducir las emisiones en «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero» pueden cosechar beneficios junto con otros imperativos normativos.

Fuente: IMAGE 2.2 (véase el apéndice técnico).

En calidad de principal emisor de gases de efecto invernadero, América del Norte cumple una función destacada en la configuración del clima futuro del planeta. En «Los mercados primero» la región se niega a participar, reacción que dificulta notablemente los esfuerzos internacionales para controlar las emisiones de esos gases. La región sigue teniendo el nivel de emisión más alto por persona y también está entre los más elevados en términos absolutos (véase el diagrama). Eso ocurre a pesar de las mejoras generales en el rendimiento energético, estimuladas por el aumento de los precios del combustible y el avance tecnológico general. Las emisiones relacionadas con el transporte revelan el incremento más marcado a medida que los carburantes aumentan su participación en el consumo de energía total y hacen que suban las emisiones totales. El fracaso de partes de la infraestructura de transporte y la restricción creciente impuesta a los sectores más altos de ser propietarios de vehículos impulsados por combustibles fósiles en «La seguridad primero» no son suficientes para contrarrestar los efectos globales de la población en expansión, y ello trae como resultado aumentos aún mayores en las emisiones, según esa hipótesis.

En el mundo de «Las políticas primero», los logros de América del Norte al implementar políticas para reducir las emisiones de carbono eficazmente desde un punto de vista económico provocan que disminuya la contribución de la región a las emisiones mundiales. No obstante, las emisiones por persona se mantienen relativamente elevadas, en más del doble de la media mundial. Las emisiones provenientes del transporte y otras fuentes descienden al combinar un rendimiento aumentado del combustible y una mayor utilización del transporte público. Se observan resultados aún más espectaculares en el mundo de «La sostenibilidad primero» ya que los gases de efecto invernadero descienden bruscamente, una meta que hace apenas unos pocos decenios se consideraba poco realista. Esa transformación obedece a los avances tecnológicos, pero más aún a los cambios en el estilo de vida que se reflejan en las reducciones del consumo de energía por persona al punto tal que son ligeramente más altas que en otros países desarrollados.

Referencias
para los
diagramas
Extensión de las zonas edificadas: América del Norte (% del total de superficie de tierra)

Fuente: PoleStar (véase el apéndice técnico)

Uno de los efectos más visibles de la dependencia del automóvil es la expansión urbana: bajas densidades de población urbana que dependen en gran medida del transporte personal. El predominio de la cultura del automóvil es también un factor importante en la contaminación atmosférica local. Esas cuestiones siguen atormentando a muchas ciudades de la región tanto en «Los mercados primero» como en «La seguridad primero». En la hipótesis «Los mercados primero», la zona edificada se expande con el transcurso del tiempo (véase el diagrama), y continúa con una tendencia ascendente en la región aunque más lentamente que en el pasado. Junto con una población en aumento, las zonas edificadas por persona se expanden en forma significativa.

En «La seguridad primero», un aumento más acelerado de la población y los asentamientos en expansión conducen a un crecimiento aún mayor en las zonas edificadas. En esa instancia, los espacios urbanos en expansión que son el legado del siglo XX quedan más cargados con una infraestructura en deterioro. El tratamiento de aguas residuales decae marcadamente y se propagan las enfermedades trasmitidas por el agua. La población aumenta también en la hipótesis «Las políticas primero», pero una tendencia hacia asentamientos más compactos estabiliza las zonas edificadas. En «La sostenibilidad primero», los valores de la hipótesis se reflejan en asentamientos mucho más compactos que en el pasado o que en las otras hipótesis. Combinada con poblaciones relativamente más reducidas, la zona edificada disminuye a medida que se desarrolla la hipótesis.

En el mundo de «Las políticas primero», las zonas edificadas ejercen menos presión en los recursos de tierras y en los ecosistemas (véase el diagrama). Se realiza un esfuerzo mayor por reparar la infraestructura que está envejeciendo, particularmente en el casco urbano. En Canadá, se siguen reservando grandes superficies de tierra para los pueblos indígenas, con perspectivas futuras probablemente positivas para muchos de los ecosistemas implicados. No obstante, los proyectos de gran envergadura de minería, energía hidroeléctrica, de petróleo y gas, junto con la construcción de carreteras en los bosques siguen reduciendo las zonas silvestres. En «La seguridad primero» y «Los mercados primero», los procesos de exploración aumentan considerablemente, especialmente en Alaska, Yukón y Quebec, aunque esos acontecimientos son apenas menores en la primera hipótesis debido a un crecimiento económico más bajo.

Referencias
para los
diagramas
Superficie de tierra afectada por la expansión de la infraestructura: América del Norte (% del total de superficie de tierra)

Fuente: GLOBIO (véase el apéndice técnico).

Al ir más lejos en el mundo de «La sostenibilidad primero», los grandes centros urbanos de América del Norte comienzan un lento proceso de reorganización en respuesta al deseo popular de estar más cerca del hogar, del trabajo, de la actividad comercial y de la recreación. Para muchos, las «ciudades dentro de ciudades» que empiezan a surgir del proceso para 2032 proporcionan un equilibrio atractivo entre el acceso a una cultura animada y la proximidad a una pequeña comunidad. Otros optan por tener más acceso a los espacios verdes, lo que conduce a crear pueblos dispersos alrededor de centros metropolitanos más grandes conectados por sistemas avanzados de transporte.

Los adelantos continuos en la tecnología de la información expanden las opciones para las condiciones de vivienda y trabajo y surge una diversa gama de estilos de vida. Una característica común de la mayoría de esos estilos de vida es que son mucho menos exigentes en términos de recursos, bastante menos dependientes del automóvil y estresantes que sus precursores del siglo XX. Las personas disfrutan de un fuerte sentimiento de pertenencia a sus comunidades locales y nacionales, así como a la comunidad mundial.

El cambio climático y la introducción de especies exóticas presentan más amenazas para la diversidad biológica terrestre de la región. Aunque las zonas forestales naturales se mantienen relativamente constantes en todas las hipótesis aplicadas a la región, en algunos casos se produce una rápida expansión de las plantaciones, zonas edificadas y tierras agrícolas, con la infraestructura que traen aparejada. Es el caso particular de la hipótesis «Los mercados primero» con su fuerte crecimiento económico. La biota diversa que se encuentra en los humedales sigue estando bajo la amenaza de la conversión y la degradación de esos ecosistemas.

Referencias
para los
diagramas
Índice de Capital Natural: América del Norte

Un índice de 100 representa una situación en la cual el total de la superficie de tierra no está domesticado y todas las presiones se encuentran por debajo del umbral mínimo (véase el apéndice técnico). Una disminución en el Índice de Capital Natural indica pérdida de hábitat y aumento en la presión ejercida sobre la diversidad biológica acuática y terrestre.

Fuente: IMAGE 2.2 (véase el apéndice técnico).

La vegetación natural en gran parte de la región, particularmente en el norte, está amenazada por los cambios en el clima. Existen efectos apenas mayores del cambio climático en las hipótesis «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero», que reflejan los efectos a corto plazo de los esfuerzos para reducir otros contaminantes, especialmente el dióxido de azufre, además de los gases de efecto invernadero. Sin embargo, durante los próximos 30 años, la situación del cambio climático estará dominada por el impulso acumulado antes de 2002 y, en general, hay poca diferencia en el Índice de Capital Natural entre las hipótesis (véase el diagrama al dorso). Toda la magnitud de los efectos del cambio climático será evidente sólo después de 2032.

La diversidad biológica en los ecosistemas marinos y costeros también está amenazada por el desarrollo de infraestructura, la contaminación y el cambio climático. En los casos de «La sostenibilidad primero» y «Las políticas primero», el crecimiento más lento de la infraestructura y los cambios significativos en la política agrícola conducen a importantes reducciones en las fuentes terrestres de contaminación. Los efectos del cambio climático están algo rezagados con respecto a aquellos en la diversidad biológica terrestre debido a los cambios más lentos en la temperatura del agua, pero es posible que los efectos umbrales significativos tengan algo que ver en este caso. En las pesquerías, una mayor cooperación dentro de la región y con otras regiones en «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero» contribuye a la preservación y restauración de las poblaciones de peces. Parte de la presión ejercida sobre los recursos marinos se reduce a causa de la expansión de la acuicultura en dichas hipótesis al igual que en «Los mercados primero». La posibilidad de que se produzcan conflictos internacionales por los recursos marinos dentro de la región y con otras regiones es alta en «La seguridad primero», con repercusiones negativas para la salud de los ecosistemas acuáticos.