About UNEP UNEP Offices News Centre Publications Events Awards Milestones UNEP Store
GEO-3: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK  
UNEP Website GEO Home Page
UNEP Website GEO Home Page

Lecciones del futuro

Al tomar distancia del mundo en que vivimos hoy, una serie de lecciones importantes surgen de las hipótesis precedentes que pueden ayudar a brindar una orientación general en materia de políticas.

PRIMERA LECCIÓN
Se pueden narrar historias contrastantes pero verosímiles sobre cómo el mundo y sus regiones se desenvolverán en los próximos 30 años; cada una implica diferentes consecuencias para el medio ambiente.

Los primeros capítulos del GEO-3 bosquejaron cambios importantes y muy específicos que surgieron en los últimos 30 años y no hay razón para dejar de creer que los próximos 30 sean menos dinámicos. Al utilizar hipótesis es posible narrar historias fuertemente contrastantes pero verosímiles sobre cómo el mundo y sus regiones podrían desenvolverse en el futuro. Ninguna de esas historias necesita de sorpresas exóticas para concretarse y ya se distinguen elementos de cada una de las hipótesis en el mundo actual. Al apreciar las hipótesis, cabe darse cuenta de que en la vida real no se excluyen mutuamente. Una región determinada puede experimentar las cuatro o una combinación de varias al mismo tiempo. Y aunque las hipótesis se han presentado de manera bastante uniforme en todo el mundo, es evidente que no todas las regiones han experimentado, experimentan o experimentarán los mismos acontecimientos.

El hecho de examinar las consecuencias ambientales centra la atención en las diferencias entre las hipótesis, regiones y cuestiones. Esas variaciones se ilustraron en las descripciones, el material cuantitativo y los distintos resultados de sucesos o tendencias determinadas.

SEGUNDA LECCIÓN
Pueden producirse demoras significativas entre las acciones humanas, con inclusión de las decisiones en materia de políticas y los efectos en el medio ambiente que traen aparejadas, específicamente:

  • gran parte del cambio ambiental que ocurrirá en los próximos 30 años ya se ha puesto en marcha por causa de acciones pasadas y actuales;
  • muchos de los efectos de las políticas relativas al medio ambiente que se implementarán durante los próximos 30 años no serán evidentes hasta bastante tiempo después.

«La sostenibilidad primero» implica la perspectiva ambiental más positiva de las cuatro hipótesis. «Los mercados primero» y «La seguridad primero» invocan panoramas mucho más pesimistas, pero por razones muy diferentes. Ese contraste se refleja en las cuestiones que saltan a primera plana con más notoriedad en cada hipótesis. Por ejemplo, los casos de escasez de agua son generalmente un problema en «Los mercados primero», y reflejan una demanda creciente de recursos, mientras que la contaminación urbana y la pérdida de diversidad biológica son más pronunciadas en «La seguridad primero», donde se refleja la falta de políticas ambientales eficaces. La hipótesis «Las políticas primero» se ubica en el medio: se alcanzan algunas de las metas ambientales, principalmente por medio de un enfoque arriba abajo, en tanto que es poco realista progresar en gran medida sin un más amplio compromiso con el cambio.

Los sistemas sociales y económicos pueden ser tremendamente lentos para cambiar. La infraestructura básica de la sociedad moderna, con inclusión de los sistemas de transporte y energía, no pueden remodelarse rápidamente sin evitar un alto costo. Los sistemas financieros y políticos, y los modelos básicos de comportamiento tienden también a demostrar una inercia agobiante. Por otra parte, incluso cuando los sistemas sociales cambien, produciendo menores presiones en el medio ambiente, los desfases cronológicos en los sistemas naturales pueden retrasar la respuesta fundamental a esos cambios. Por lo tanto, es importante considerar no sólo la condición del medio ambiente cuando se venza el plazo de esas hipótesis, sino también las tendencias.

TERCERA LECCIÓN
Alcanzar metas ambientales y sociales ampliamente acordadas requerirá de acciones coordinadas y drásticas que se pongan en marcha ahora y continúen durante varios años. Los pasos deben incluir políticas basadas en la prevención y la adaptación.

Esa condición quizás sea más evidente en el caso de los efectos del cambio climático, que difieren en grado mínimo entre las hipótesis en la mayoría de las regiones durante los próximos 30 años. Ello se debe a que gran parte del cambio climático que se prevé para los próximos 30 años es la consecuencia de acciones que ya se realizaron. No sorprende que las cuestiones que se destacan como las más difíciles de tratar: detener la degradación de la tierra, preservar la diversidad biológica y garantizar el acceso al agua dulce, están todas relacionadas con el cambio climático entre otros factores. La naturaleza inextricable de esos efectos también se asocia con el hecho de que están impulsados por demandas humanas fundamentales y no son fáciles de reparar técnicamente.

Las consecuencias ambientales de las diversas hipótesis ilustran el legado de los decenios pasados y el nivel de esfuerzo que será necesario para revertir tendencias poderosas. Esos desafíos pueden enfrentarse con acciones sólidas y coordinadas en todos los niveles de gobierno y entre muchos diferentes sectores de la sociedad. Las hipótesis demuestran también que puede llevar varios años para que los indicadores sociales y ambientales importantes se separen unos de otros. Dada la probabilidad de que un gran número de personas siga siendo vulnerable al cambio ambiental, incluso cuando las hipótesis apuntan finalmente a la obtención de las metas ambientales, se necesitarán políticas de adaptación para complementar las de mitigación. Entre otras razones, pueden ser necesarias para alcanzar las metas sociales, reducir al mínimo los efectos pasajeros del cambio ambiental, evitar las pérdidas irreversibles y mantener el entusiasmo por la voluntad social y política necesaria para conseguir las metas a largo plazo.

CUARTA LECCIÓN
Existen vínculos importantes entre las diferentes cuestiones ambientales, y entre cuestiones ambientales y cuestiones sociales más generales. Se deduce que:

  • las políticas pueden ser más eficaces al buscar sinergias o «cobeneficios»;
  • se debe poner atención para evitar conflictos entre las políticas.

Las hipótesis aquí presentadas demuestran la importancia de las interconexiones entre las esferas ambiental, social, económica y política, tanto dentro de las regiones como entre ellas. La compleja interacción entre los sistemas humanos y naturales exige enfoques que aborden las preocupaciones sociales, económicas y ambientales de manera integrada.

Las sinergias positivas entre las políticas pueden potenciarse al máximo. Por ejemplo, las políticas bien diseñadas pueden tratar simultáneamente cuestiones tales como el cambio climático, el transporte, y la contaminación atmosférica urbana y regional. Por ende, las políticas ambiciosas en materia de clima podrían servir como piedra angular de programas ambientales integrados y modernos en muchas situaciones.

En otros casos, las conexiones implican conflictos potenciales. La introducción a gran escala de biocarburantes en ciertas regiones como sustitutos de los combustibles fósiles, una característica de la hipótesis de «Las políticas primero», podría tener consecuencias adversas para la diversidad biológica y la agricultura en esas áreas. Asimismo, el uso de la biotecnología y la ingeniería genética para mejorar la productividad agrícola podría, antes que reducir la demanda de tierras agrícolas, conducir a una tremenda expansión si se modifica genéticamente a los organismos para poder prosperar en zonas actualmente no aptas para la producción extendida de cultivos o para el pastoreo. Ese resultado tendría serias repercusiones para la diversidad biológica y la ordenación de tierras.

Reflexiones sobre el uso de hipótesis

Para el presente informe sobre las Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, se eligió un enfoque hipotético que deliberadamente enfatiza la posibilidad de muchos futuros diferentes antes que la probabilidad de que exista sólo uno. Ninguna de las cuatro hipótesis presentadas debería considerarse más o menos probable que las demás, o como una hipótesis de referencia de la cual las restantes son variantes. La experiencia y reflexiones recientes sobre cuestiones tales como información insuficiente (desconocimiento), la complejidad de los sistemas humanos y naturales (sorpresa), y la capacidad de los seres humanos de elegir (voluntad), indican que a los fines de un pensamiento normativo a más largo plazo no es sólo falso suponer que podemos conocer el futuro más probable sino que es también perjudicial para la buena adopción de políticas ya que limita innecesariamente nuestra visión (Raskin y Kemp-Benedict, 2002).

El proceso reveló asimismo algunos de los desafíos de un ejercicio hipotético de esas características. La elección de comenzar con arquetipos globales ayudó en el esfuerzo de crear conjuntos de hipótesis jerarquizadas mundiales y regionales que concordaran mutuamente. Al mismo tiempo, podría decirse que esa elección limitaba la gama de hipótesis que podrían haber surgido si los equipos regionales de elaboración de hipótesis hubieran sido capaces de operar con mayor independencia. Los esfuerzos realizados para combinar hipótesis narrativas con información cuantitativa procedente de modelos y otros instrumentos analíticos también señalaron la necesidad de emplear supuestos coherentes en ambos enfoques. El sustento cuantitativo sin duda ayudó a estimular la elaboración de las hipótesis narrativas y proporcionó verificaciones de coherencia y medios poderosos de representar las diferencias entre las cuatro hipótesis en las diferentes regiones. Sin embargo, sigue siendo evidente que los instrumentos cuantitativos existentes tienen una capacidad limitada para capturar la riqueza de las hipótesis narrativas, especialmente cuando éstas implican apartarse considerablemente de la situación actual.


QUINTA LECCIÓN
El establecimiento de instituciones sólidas para la gestión ambiental eficiente es un requisito esencial que corresponde a casi todas las demás políticas.

Es necesario ser consciente de los efectos a pequeña y gran escala de las políticas, especialmente de aquellas relacionadas con la introducción de nuevas tecnologías. En la pequeña escala, estimular una mejor tecnología para prestar los mismos servicios con menor utilización de los recursos es evidentemente una política sólida que es razonable en cualquier hipótesis imaginable. No obstante, si se amplía, surgen dos inconvenientes. En primer lugar, la eficiencia mejorada puede inducir a un nivel mayor de actividad (tal como desplazamiento adicional en automóviles mejorados) que excede los beneficios obtenidos gracias a una mejor tecnología (en este caso, menor consumo de combustible o menos emisiones contaminantes por kilómetro recorrido). En segundo lugar, las nuevas tecnologías que incrementan la dependencia, ya sea en otros países o en la tecnología misma, pueden aumentar la vulnerabilidad de las regiones ante los trastornos en esas tecnologías o el mal uso que se haga de ellas.

SEXTA LECCIÓN
Garantizar el acceso oportuno a la información precisa es una política sólida ya que:

  • permite alertar en forma temprana sobre problemas ambientales;
  • puede estimular la acción voluntaria de las empresas y la industria;
  • puede apoyar los mecanismos formales e informales basados en el mercado que fomentan un buen comportamiento ambiental.

Una distinción fundamental entre las cuatro hipótesis yace en la existencia y eficacia de instituciones sólidas encargadas de una gestión ambiental eficiente. Las hipótesis representan en gran parte diferentes actitudes políticas, valores ciudadanos y grados de aceptación (o acciones en contra) de la desigualdad. La voluntad política y la visión de los gobiernos y otras autoridades determinan, por sobre todo, si es posible alcanzar el desarrollo ecológicamente sostenible en todo el mundo. En los casos donde no existen instituciones sólidas para una gestión ambiental eficiente, como en «La seguridad primero», o se les concede una categoría menor que a otras instituciones, como en «Los mercados primero», es menos probable que mejoren las condiciones ambientales. Dado que la gama de temas de preocupación cruza de lo local a lo mundial, lo mismo debe suceder con esas instituciones. Además, ya que todos los sectores de la sociedad son, en cierto modo, responsables de la condición de los sistemas naturales y humanos al igual que están afectados por ella, esas instituciones deben llegar a esos sectores. Por lo tanto, no sólo los gobiernos formales sino que también las empresas, ONG y otros componentes de la sociedad civil deben desempeñar una función, en forma individual y en colaboración, al establecer y mantener esas instituciones.

SÉPTIMA LECCIÓN
No todos los instrumentos normativos son adecuados para todas las situaciones.

Es crucial garantizar y estimular el acceso oportuno a la información tanto para mantenerse al día de la situación actual de los sistemas ambientales y sociales y de las tendencias en ambos, como para coordinar las acciones dirigidas a abordar los problemas nuevos o existentes. Se requieren esfuerzos para asegurar que la información pública clave siga siendo accesible y que se establezca más circulación. Un mensaje fundamental, procedente en particular de «Las políticas primero» y «La sostenibilidad primero», es que la información puede alentar la acción voluntaria al igual que aumentar la eficacia de otras políticas. La circulación de información precisa puede, por lo tanto, apoyar en forma activa otras políticas. En cambio, tal como muestra claramente «La seguridad primero», cuando se polarizan las relaciones económicas y políticas, el control de la información puede ser un importante instrumento de poder.

OCTAVA LECCIÓN
El alcance de las metas ambientales requerirá una acción decisiva, se encontrará con eventualidades inesperadas y no sucederá de la noche a la mañana. Para bien o para mal, gran parte del éxito o fracaso de ese intento depende de nosotros.

Es evidente que existen determinados instrumentos normativos que están más en conformidad con los diferentes tipos de mundos. Por ejemplo, los instrumentos basados en el mercado, tales como los sistemas de limitación o compraventa de derechos para frenar los contaminantes, encontrarán un nicho en un mundo que se asemeje a «Los mercados primero», mientras que la zonificación ambiciosa y otras medidas de ordenación del espacio no tendrán tan buena acogida. Asimismo, el etiquetado ecológico será adecuado en un mundo similar al de «La sostenibilidad primero», pero restringir por la fuerza el acceso a las zonas protegidas sería mucho menos apropiado. Ese mismo argumento implica que la elección más indicada de instrumentos normativos puede variar entre las diferentes regiones o en distintos momentos. La selección cuidadosa de instrumentos normativos específicos y adecuados es obviamente muy importante.

La lección final que se desprende de las hipótesis presentadas en este capítulo puede ser una de perspectiva. Las cuatro hipótesis demuestran que no podemos esperar pasivamente a que llegue el futuro. Más bien, las elecciones que hicimos en el pasado, las que estamos haciendo ahora y las que haremos más adelante influyen fuertemente en el mundo en que viviremos. Habrá muchos puntos de bifurcación en los que las partes interesadas tendrán la posibilidad de tomar una u otra dirección, ya sea optar por «Los mercados primero», o «Las políticas primero», «La seguridad primero», «La sostenibilidad primero» u otra hipótesis todavía no concebida. Es condición sine qua non ser consciente de las amenazas, oportunidades y las posibles consecuencias de las diferentes opciones para adoptar decisiones en forma eficaz.