Esfuerzos para la Conservación del Ciervo Bactriano, el Camello Bactriano y el Asno Salvaje de Asia Central wo, nov 23, 2011

Hace casi medio siglo, el ciervo bactriano – una especie endémica de Asia Central – desapareció de los bosques ribereños de Syrdarya en Kazajstán debido al empleo de prácticas de agricultura no sostenibles, a la tala de árboles y arbustos en las orillas del río, y al exceso de pastoreo del ganado doméstico, además de la caza sin control.

| English  | Français   

Bukhara deer Uzbekistan © CMS

Bergen/Noruega, 23 noviembre de 2011 – Hace casi medio siglo, el ciervo bactriano – una especie endémica de Asia Central – desapareció de los bosques ribereños de Syrdarya en Kazajstán debido al empleo de prácticas de agricultura no sostenibles, a la tala de árboles y arbustos en las orillas del río, y al exceso de pastoreo del ganado doméstico, además de la caza sin control.

Esta especie emblemática de Asia Central ha sido reintroducida en Karatchingil, Kazajstán y en Badai-tugai, Uzbekistán gracias a los esfuerzos para la conservación de los gobiernos de Asia Central por proteger el hábitat natural, conocido localmente como bosque de tugai, que se caracteriza por vegetación arbustiva y claros cubiertos de praderas, entremezclados con humedales.

Durante esta semana, los representantes de los gobiernos de Kazajstán, Tayikistán y Uzbekistán, así como otros expertos internacionales se han reunido en ocasión de la conferencia sobre las especies migratorias convocada por la Convención sobre la Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA/CMS) en Bergen, Noruega, con el fin de revisar el estado de la conservación del ciervo bactriano y llegar a un acuerdo sobre las acciones futuras.

En 2002 la CMS amparó la firma de un Memorando de Entendimiento para la Conservación y Recuperación del Ciervo Bactriano con Kazajstán, Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán, el World Wildlife Fund de Russia y el International Council for Game and Wildlife Conservation (Consejo Internacional para la Caza y la Conservación de la Vida Salvaje). Desde entonces, la población total del ciervo en Asia Central se ha cuadruplicado, pasando de 350 a 1.620 ejemplares.

La reintroducción en 2007 de ciervos criados en cautividad y el establecimiento de áreas protegidas han formado parte de esta acertada estrategia para su conservación. También se crearon refugios de vida silvestre, se mejoraron los sistemas de drenaje de agua y se limpiaron los canales para garantizar el flujo del agua de los ríos a los lagos de los a las areas protegidas. Estas acciones también contribuyeron a la recuperación de las poblaciones de otras especies en ecosistemas de humedales.

No obstante, la degradación de los ecosistemas en los bosques de rivera continúa y constituye una de las mayores amenazas para la conservación a largo plazo de esta especie de cérvido. Por consiguiente, los delegados de la Conferencia también acordaron un mapa de ruta para la conservación del ciervo bactriano y su hábitat, incluyendo el desarrollo de un nuevo Plan de Acción para esta especie.

El ciervo bactriano se beneficiará del nuevo Plan de Acción general para los Mamíferos de zonas áridas de Eurasia Central de la CMS el cual apunta a mejorar la protección de los grandes mamíferos en las regiones áridas, desiertos helados, estepas y montañas de Asia Central a nivel regional, nacional y local.

La Secretaria Ejecutiva de la CMS, Elizabeth Maruma Mrema declaró: "En comparación con las migraciones más famosas a nivel mundial, como puede ser la de los ñúes en el ecosistema del Serengueti-Mara en Tanzania y Kenya, las grandes migraciones de gacelas de Mongolia, de los antílopes saiga o de los asnos salvajes asiáticos atraen mucho menos la atención. La CMS trabaja para proteger a estos animales y a las inigualables tierras áridas de Eurasia como santuario de especies migratorias".

Asia Central es una de las pocas regiones con una red mayormente consistente de ecosistemas diversos. Los camellos bactrianos, los antílopes saiga y las gacelas dependen de estos ecosistemas, al mismo tiempo que los protegen. Durante sus migraciones, cubren grandes distancias que cruzan las estepas de Asia Central y los desiertos y tienen necesidad de contar con ecosistemas conectados e intactos. A cambio, actúan como indicadores del estado de estos ecosistemas.

Pero la degradación del hábitat está aumentando también la amenaza sobre el camello, los antílopes, las gacelas, las cabras, los yaks, los asnos salvajes y la pantera de las nieves. La desertificación provocada por el exceso de pastoreo como consecuencia del aumento del número de cabezas de ganado, el cambio climático, el aumento de la frecuencia y la gravedad de los desastres naturales, los sistemas de riego no sostenibles que llevan a la escasez de agua y la pobreza, amenazan con destruir la calidad de las praderas así como la forma de sustento de las comunidades locales – con consecuencias que van mucho más allá de la biodiversidad, y que llegan a afectar a las estructuras sociales y económicas de las poblaciones humanas.

Los proyectos de infraestructuras asociados a la explotación de yacimientos petrolíferos y minerales – la mayoría de los cuales se encuentran en Asia Central - dividen hábitats importantes y crean barreras para los animales migratorios cuyas poblaciones se ven divididas en grupos más pequeños, lo que suponen un aumento del riesgo de extinción.

Es fundamental que se mantengan las redes ecológicas y los corredores migratorios que conecten los sitios importantes y contribuyan a conservar poblaciones viables. Son necesarios los métodos estandarizados de investigación y monitorización para la recopilación e intercambio de datos que nos ayuden a rellenar las lagunas de conocimiento y a mejorar la comprensión de los patrones migratorios y la dinámica de las poblaciones.

Las agencias de protección de la vida silvestre y los guardabosques se fortalecerán y recibirán formación al amparo del nuevo Plan de Acción. Los incentivos económicos, como por ejemplo, la entrega de parte de los ingresos por las actividades de caza controlada y sostenible a las comunidades locales, servirán de soporte a una gestión de los recursos naturales de forma responsable.

El Plan de Acción también incluye la protección de los bosques de rivera de las tierras bajas que todavía se pueden encontrar a lo largo de las cuencas del Amudaria y del Syrdaria, las dos arterias fluviales más importantes de Asia Central y un hábitat crítico para el ciervo bactriano. También cubre las cordilleras del Pamir y Tian Shan, el hogar del muflón argal y del marjor, la muy amenazada pantera de lanieves, además de la caza furtiva y el comercio ilegal.

"El Plan de Acción de la CMS ofrece una primera estrategia para fomentar las colaboraciones trasfronterizas entre los gobiernos, las agencias de conservación de la naturaleza, las ONGs y las comunidades locales para potenciar la investigación, la imposición de una legislación para la vida salvaje y el intercambio de información", añadió Ms.Elizabeth Maruma Mrema.

Además, en la 10ª Reunión de la Conferencia de las Partes de la CMS, que se celebra del 20 al 25 de noviembre en Bergen, Noruega, se propondrá la inclusión del Argalí de las tierras altas de Asia Central en el Apéndice II de la Convención.

Notas para los editors:

La Convención sobre las Especies Migratorias (CMS) trabaja para la conservación de una amplia variedad de animales migratorios en peligro de extinción en todo el mundo, a través de la negociación y aplicación de los acuerdos y planes de acción para las especies. Actualmente con 116 países miembros, la CMS es una convención en rápido crecimiento con especial importancia debido a su experiencia en el campo de las species migratorias.

www.cms.int

Para mayor información póngase en contacto con:

Veronika Lenarz, Relaciones Públicas y Comunicación de la Secretaría del PNUMA/CMS, en el Tel.: +49- (0) 228 815 2409 y durante la conferencia +47 46 86 15 44, vlenarz@cms.int

 
comments powered by Disqus