Promoviendo el Comercio Sostenible para una Economía Verde vr, jul 5, 2013

Por Achim Steiner, Subsecretario General de Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA

| English    

En los últimos años, la iniciativa Economía Verde del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha trabajado con más de 30 países en vías de desarrollo y menos desarrollados para ayudarles en la formulación e implementación de políticas de reforma e inversiones que catalizasen la transición hacia una economía verde.

Lo que hallamos es que todos los países, independientemente de cuál sea su nivel de desarrollo, pueden estimular a los sectores económicos convirtiendo en ecológicos sus procesos de producción y captando oportunidades de comercio en productos y servicios diseñados producidos, distribuidos y consumidos sosteniblemente. Esto último es crítico para los países en vías de desarrollo al permitirles integrarse en el comercio internacional, de forma particular, a través de la expansión mundial en las cadenas de valor.

Un ejemplo es el bio-comercio. En Perú, el PNUMA descubrió en 2012 que las políticas nacionales de liberalización del comercio en un contexto más amplio de estabilidad macroeconómica pueden asociarse con una expansión del acceso al mercado de 228 compañías privadas que son exportadoras de productos extraídos de la biodiversidad local. Facilitar y promover el comercio en esos productos ha ayudado a Perú a ganar acceso a más de 2,3 billones de consumidores en varios mercados de exportación clave.

Según nuestro análisis, casi un 90% de todas las empresas peruanas orientadas a la exportación del sector del bio-comercio poseen un certificado de comercio justo, orgánico o ambos. Esto muestra bien la contribución del comercio hacia la visión de una economía verde. Y lo que es más, en un escenario en el que el bio-comercio sostenible orientado a la exportación en Perú crece un 40% al año hasta 2020, las ventas internacionales aumentarían de los 110 millones dólares en 2009 a 2,7 billones dólares en 2020. Este incremento anual crearía más de 250.000 nuevos puestos de trabajo en la próxima década, especialmente, en las regiones más pobres del país.

A pesar de que las tierras altas de los Andes poseen las tasas más altas de pobreza del país, tienen algunos de los recursos procedentes de la biodiversidad más importantes. Huancavelica, la región con tasa de pobreza más alta de Perú (77,9%) produce recursos con gran demanda en mercados internacionales como la "quihuicha", "quinoa" y "tara". Las comunidades de otras regiones altas como Apurimac, Ayacucho, Puno y Huánuco, también poseen una biodiversidad endémica basada en recursos naturales con potencial de ampliar el bio-comercio. Por ello, la extensión de cadenas de valor mundiales a zonas rurales empobrecidas puede ser una fuerza impulsora de la mejora de los medios de vida.

Con el objetivo de ayudar al país a conseguir estos objetivos, el PNUMA llevará a cabo un análisis entre 2013 y 2014 del sector del bio-comercio en Perú centrándose en cadenas de valor específicas donde hay un margen para la mejora el desempeño, regulación simplificada y demanda internacional sin explotar en mercados de exportación claves; y el fin de simplificar y ayudar a priorizar las intervenciones públicas en apoyo del sector.

En términos más amplios, un importante aspecto del enfoque de la economía verde hacia el comercio sostenible supone defender las reformas políticas e inversiones que se centran en construir capacidades de oferta y demanda sostenibles y promover métodos de producción que conserven los recursos de la biodiversidad para la prosperidad a largo plazo de los medios de vida.

En todo el mundo, las exportaciones de bienes y servicios comerciales han crecido a una tasa media de 5% al año entre 2000 y 2011 (WTO, World Trade Report 2012). En países en desarrollo, las exportaciones han contribuido cada vez más al Producto Interior Bruto (PIB), mientras que solo el comercio Sur-Sur representó el 50% de las exportaciones en países en vías de desarrollo, según el Banco Mundial.

Aun así, la relación ente comercio, economía, desarrollo social y protección medio ambiental es extremadamente compleja, particularmente en países en desarrollo y economías emergentes. Parte de esta complejidad tiene su raíz en el hecho de que muchos de estos países dependen en gran medida de productos procedentes de recursos naturales y materias primas para exportar, dando lugar a la necesidad urgente de diversificar sus economías y adoptar más prácticas de comercio sostenible.

A tal efecto, el PNUMA está actualmente poniendo en marcha un Proyecto de Economía Verde y Oportunidades de Comercio (GE-TOP). El objetivo del proyecto es triple: 1)identificar oportunidades de comercio asociadas con la transición hacia una economía verde; 2) identificar políticas y medidas que podrían actuar como apoyos y superar los obstáculos para aprovechar las oportunidades comerciales que puedan surgir de la transición hacia una economía verde; 3) asistir a los gobiernos, sector privado y grupos de interés desarrollando la capacidad de aprovechar oportunidades de comercio sostenible a niveles nacionales, regionales e internacionales.

Un primer resultado clave del GE-TOP es el Informe de Economía Verde y Comercio ? Tendencias, Desafíos y Oportunidades, que analiza el papel del comercio en un "vis-à-vis" con la economía verde y el desarrollo sostenible. Más específicamente, el informe examina oportunidades y desafíos en seis sectores económicos ? agricultura, pesca y acuicultura, bosques, industria, energías renovables y turismo- en las que el comercio sostenible puede tener un efecto positivo en la competitividad económica, eficiencia de los recursos y la sostenibilidad social y medio ambiental en general.

El informe enfatiza que integrar productos y servicios ecológicos en los mercados internacionales puede ser un fuerte incentivo para que productores y proveedores de servicios se vuelvan "verdes", mientras que las políticas y estrategias de economía verde pueden crear nuevos mercados para bienes y servicios sostenibles.

Además, el informe confirma que el comercio con productos con certificado de sostenibilidad, así como con bienes y servicios medio ambientales, está en aumento en términos absolutos. Mientras que este comercio representa actualmente una pequeña fracción del comercio mundial, estos mercados crecen más rápido que los mercados convencionales. Impulsados por la concienciación cada vez mayor de los consumidores y las pautas de consumo y producción sostenibles, el comercio sostenible tiene el potencial de mejorar las apremiantes preocupaciones sociales y medio ambientales, y en algunos casos, dar a los países en desarrollo ventajas competitivas en términos de ganancias económicas también.

Como el nuevo informe del PNUMA señala, la creación de incentivos económicos para implementar estándares sostenibles y métodos de trazabilidad que permitan el seguimiento de productos desde el recurso hasta el consumidor fomenta el comercio sostenible. Permitir asociaciones efectivas de la cadena de suministro con exportadores internacionales puede beneficiar particularmente a pequeños productores y asistirles en el desarrollo y expansión de la infraestructura de la cadena de suministro, incluyendo almacenamiento, envasado y transporte. Además, el fortalecimiento de institucionales nacionales y marcos de trabajo regulatorios pueden apoyar estas actividades de economía verde y estimular iniciativas adicionales.

Dado el incremento de comercio internacional en las dos últimas décadas, el trabajo del PNUMA identifica tendencias, desafíos y oportunidades asociados con el comercio sostenible esencial para ayudar a los países a mejorar su bienestar económico, social y medio ambiental y situarlos en una posición aventajada, avanzando en la transición mundial hacia una economía verde.

 
comments powered by Disqus