Nuevo tratado mundial limita las emisiones y liberaciones de mercurio y establece controles do, okt 10, 2013

Japón, uno de los primeros países que firma el Convenio de Minamata

| English  | Français  | 中文  

Nobuteru Ishihara, Minister of Environment, Japan, Achim Steiner, UNEP Executive Director, Ikuo Kabashima, Governor of Kumamoto Prefecture, and Katsuaki Miyamoto, Mayor of Minamata

Kumamoto,10 de octubre de 2013: Japón, un país que se ha convertido en el epítome de la intoxicación por mercurio en los tiempos modernos, pasó a ser hoy uno de los primeros países en firmar un histórico nuevo convenio internacional para eliminar las emisiones y liberaciones del metal tóxico al aire, la tierra y el agua.

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio - un tratado mundial y jurídicamente vinculante que se abrió a la firma el día de hoy - es el resultado de un acuerdo alcanzado por los gobiernos en enero.

Este nuevo tratado es el primer nuevo convenio mundial de protección del medio ambiente y la salud que se concierta en casi una década. En un momento en que algunos procesos multilaterales han pasado por circunstancias difíciles, el éxito de su negociación, tras cuatro años de tratativas, da un nuevo impulso a la cooperación intergubernamental en el ámbito del medio ambiente.

También contribuye a su importancia que muchos países, a pesar de los persistentes efectos de la crisis financiera mundial, siguieran dispuestos a comprometer recursos para la lucha contra los efectos nocivos del mercurio.

Los países comenzaron las celebraciones de este nuevo tratado en una ceremonia especial de apertura de la Conferencia Diplomática de Minamata, ciudad en la que a mediados del siglo XX muchos de sus habitantes se envenenaron tras la ingestión de pescado y mariscos de la Bahía de Minamata contaminados con mercurio. Ese fenómeno es el que dio en la actualidad el nombre de enfermedad de Minamata al síndrome neurológico causado por la intoxicación grave con mercurio.

Pero la Minamata que los delegados visitaron ayer en una excursión especial que partió del lugar principal de celebración de la conferencia en la cercana ciudad de Kumamoto es un sitio que poco se parece al que resultó afectado por el mercurio a mediados de la década del cincuenta. En todos estos años la ciudad se transformó en una ciudad ecológica y ha recibido reconocimiento internacional por la gran variedad de programas ambientales y de reciclado.

El Convenio de Minamata prevé controles y reducciones en una amplia gama de productos, procesos e industrias en los que se utiliza mercurio o que lo liberan o emiten. El tratado también se ocupa de la extracción directa de mercurio, la exportación e importación del metal y el almacenamiento del mercurio de desecho en condiciones de seguridad.

Gracias al cumplimiento de las obligaciones del nuevo tratado se podrán identificar las poblaciones en situación de riesgo, se impulsará la atención médica y se impartirá una mejor formación a los profesionales de la salud en la detección y el tratamiento de los efectos derivados del mercurio.

"El Convenio de Minamata protegerá a la población y mejorará el nivel de vida de millones de personas en el mundo entero, especialmente de los más vulnerables", dijo el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki moon en un discurso leído en la Conferencia. "Procuremos lograr la adhesión universal a este nuevo y valioso instrumento y avanzar juntos en el camino hacia un planeta más seguro, más sostenible y más saludable para todos".

"El mercurio puede tener efectos graves, tanto en la salud humana como el medio ambiente. El PNUMA se siente orgulloso de haber facilitado y apoyado la negociación del tratado durante los últimos cuatro años porque casi todo el mundo - mineros que trabajan en la extracción de oro de pequeña escala, mujeres embarazadas o personas que manejan residuos en los países en desarrollo - se beneficiarán con sus disposiciones", dijo Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y Subsecretario General de las Naciones Unidas.

La adopción de medidas a nivel mundial sobre el mercurio se acordó en una decisión histórica adoptada en el período de sesiones de 2009 del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Los gobiernos decidieron por unanimidad emprender negociaciones sobre un tratado internacional relacionado con el mercurio que se ocupase de las emisiones y descargas de un contaminante que amenaza la salud de millones en el mundo entero, desde fetos y bebés hasta mineros que trabajan en la extracción de oro en pequeña escala y sus familias.

Hace más de un siglo que se conocen los efectos del mercurio en el sistema nervioso humano: el Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas se llamaba así porque los fabricantes de sombreros usaban el metal líquido para reforzar las alas de los sombreros y al hacerlo inhalaban vapores venenosos.

Otros de los posibles efectos son la disminución de las funciones tiroidea y hepática, irritabilidad, temblores, alteraciones de la visión, pérdida de memoria y problemas cardiovasculares.

"Con la firma del Convenio de Minamata sobre el Mercurio estaremos dando un gran paso adelante para proteger al mundo por siempre jamás de las devastadoras consecuencias que tiene el mercurio para la salud", dijo la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan. "El mercurio es uno de los diez productos químicos que más preocupación generan en materia de salud pública y una sustancia que se dispersa y permanece en los ecosistemas durante generaciones, causando graves problemas de salud y discapacidad intelectual a las poblaciones expuestas".

Los gobiernos finalizaron con éxito sus negociaciones en el quinto período de sesiones del Comité intergubernamental de negociación encargado de elaborar un instrumento jurídicamente vinculante a nivel mundial sobre el mercurio, celebrado en Ginebra del 13 al 18 de enero de 2013. Convinieron en el texto del "Convenio de Minamata sobre el Mercurio", que ahora se ha presentado para su aprobación y se ha abierto a la firma en la Conferencia de Plenipotenciarios que se está desarrollando en el Hotel Nikko de Kumamoto y en Minamata (Japón), del 9 al 11 de octubre de 2013.

La Conferencia Diplomática fue precedida por una reunión preparatoria intergubernamental celebrada los días 7 y 8 de octubre de 2013 en Kumamoto.

Algunos datos claves sobre la Conferencia Diplomática:

  • Más de 1000 participantes
  • Convenio adoptado por 139 gobiernos
  • Convenio firmado por 92 gobiernos

Disposiciones del Tratado

De conformidad con las disposiciones del Convenio de Minamata, los gobiernos han acordado prohibir la producción, importación y exportación de una variedad de productos que contienen mercurio antes de 2020. Para estos artículos existen alternativas sin mercurio que se irán incorporando gradualmente a medida que se vayan eliminando las otras. Por ejemplo:

  • Baterías, excepto las "pilas de botón" utilizadas en dispositivos médicos implantables.
  • Interruptores y relés
  • Algunas lámparas fluorescentes compactas
  • Mercurio en lámparas fluorescentes de cátodo frío y lámparas fluorescentes de electrodo externo
  • Jabones y cosméticos (el mercurio se utiliza en productos de blanqueamiento de la piel)
  • Algunos artículos médicos que contienen mercurio como los termómetros y los aparatos para medir la presión arterial.

El mercurio utilizado para la extracción de oro en pequeña escala y el de las centrales eléctricas alimentadas a carbón representan la mayor fuente de contaminación por mercurio en el mundo. Los mineros inhalan mercurio durante la fundición, y el mercurio que va a parar a ríos y arroyos contamina el pescado, la cadena alimentaria y a las personas que se encuentran aguas abajo.

En el marco del Convenio de Minamata, los gobiernos han acordado que los países elaborarán estrategias para reducir la cantidad de mercurio usado por los mineros de pequeña escala y diseñarán planes nacionales en un plazo de tres años a partir de la entrada en vigor del tratado para reducir y, en lo posible, eliminar ? el mercurio.

El Convenio también controlará la emisión y las liberaciones de mercurio de plantas industriales de gran escala tales como las centrales eléctricas alimentadas a carbón, calderas industriales, incineradores de desechos e instalaciones de cemento clinker.

Notas de los editores

El texto completo del tratado puede encontrarse aquí

Para obtener más información acerca de la Conferencia Diplomática, consulte aquí

Para obtener una lista de los países que han firmado el Convenio hasta el momento, consulte (a partir del 10 de octubre) www.mercuryconvention.org.

Para obtener más información acerca de los efectos del mercurio, pulse aquí

Contactos

Nick Nuttall, Director de comunicaciones y portavoz del PNUMA, Tel: +254 733 632 755 or +41 79 596 5737 (Roaming), Email:  nick.nuttall@unep.org

Tomoko Ishii, Consultora de medios de comunicación, Centro Internacional de Tecnología Ambiental del PNUMA, Osaka (Japón).  Móvil: +81 90 7091 8194 Tel: +81 6 6915 4581

Email: tomoko.ishii@unep.org (para información en inglés o japonés).

Sede del PNUMA: Shereen Zorba, Head, Jefa de la Sala de Prensa del PNUMA. Tel.: +254 713 601 259 Email:  unepnewsdesk@unep.org

Moira O'Brien-Malone, Oficina de Comunicaciones del PNUMA, Paris. Tel: +33 1 44 37 76 12 or +33 6 82 26 93 73. Email: moira.obrien-malone@unep.org

 
comments powered by Disqus