La Transición hacia una Economía Verde Promete Múltiples Beneficios para los Pequeños Estados Insulares, según confirman estudios de las Naciones Unidas ma, feb 24, 2014

En el Año Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, siglas en inglés)

| English  | Français  | 中文  

Kurumba Island, Maldives. Image courtesy of the Small Island Developing States Network (SIDSNet)

Nairobi, 24 febrero 2014La creación de condiciones que permitan una transición hacia una Economía Verde en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, siglas en inglés) - una mejor inversión pública, instrumentos fiables de mercado y un buen gobierno- ayudará a los estimados 50 millones de habitantes de los SIDS a resistir el desafío climático, lograr el crecimiento económico y disfrutar de mejores condiciones de vida.

La transición ofrecerá oportunidades a los SIDS para gestionar mejor su capital natural, proteger el medio ambiente, crear trabajos "verdes" y lograr el desarrollo sostenible, según confirman estudios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Subsecretario General de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, destacó: "Para muchos pequeños estados insulares el desarrollo futuro depende de una estrecha base de recursos que se ve continuamente amenazada por los impactos de alto riesgo del cambio climático y los desastres naturales. En el curso de nuestra vida, puede que algunos de esos pequeños estados insulares dejen de existir como consecuencia del aumento del nivel del mar".

"Desde el crecimiento económico, pasado por el cambio climático y la seguridad alimentaria, las cuestiones a las que hacen frente los SIDS tienen múltiples dimensiones y requieren una acción integrada para abordarlas. Una Economía Verde inclusiva ofrece oportunidades para que estos estados gestionen mejor su capital natural, protejan el medio ambiente, creen empleos "verdes" y logren el desarrollo sostenible. En este sentido, es vital que se faciliten las condiciones necesarias para generar y estimular las inversiones tanto públicas como privadas que incorporen criterios medio ambientales y sociales más amplios", añadió.

ABORDANDO LA VULNERABILIDAD ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Los SIDS son conocidos especialmente por su vulnerabilidad al cambio climático debido a su pequeño tamaño, estrecha base, alta susceptibilidad a los desastres naturales, baja resiliencia económica y limitada capacidad humana y tecnológica.

En 2007, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, siglas en inglés) estimó que el calentamiento global provocará un aumento del nivel del mar de 180 a 590 mm para 2100, mientras que investigaciones recientes sugieren que estas cifras podrían fácilmente ser el doble de grandes.

Países como Kiribati, Maldivas, las islas Marshall y Tuvalu se convertirán en lugares inhabitables, mientras que la población de otro gran número de los SIDS tendrá que ser trasladada o de lo contrario se verá perjudicialmente afectada.

Estos impactos negativos se producen a pesar de que la producción anual combinada de dióxido de carbono de los SIDS supone menos del uno por ciento de las emisiones mundiales, lo que significa que no han contribuido de forma significativa al cambio climático. Sin embargo, las emisiones de los SIDS están creciendo: de 1990 a 2006, las emisiones de CO2 de los SIDS aumentó a una tasa media anual del 2,3 por ciento.

Se esperan impactos negativos sobre el agua potable y la producción agrícola debido a la intrusión salina en los acuíferos costeros y la destrucción de los arrecifes de coral y hábitats pesqueros como consecuencia de los aumentos de temperatura y el aumento de la acidificación del océano.

Otros impactos del cambio climático incluyen la destrucción de infraestructura y desarrollo debido a grandes ciclones tropicales como los de 2004 (Grenada, Haití y Niue), 2005 (las islas Cook) y 2008 (Cuba, Fiji and Haití).

Así por ejemplo, el Huracán Ivan dañó el 90 por ciento del parque de viviendas de la isla de Granada, con un impacto aproximado de 527 millones de dólares- o un 38% del PIB del país, según la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS, siglas en inglés).

La adaptación al cambio climático ha sido identificada como una de las máximas prioridades de los pequeños estados insulares en desarrollo. También representa un gran coste económico; el coste de capital del aumento del nivel del mar para la Comunidad de Países del Caribe está estimado en 187 millones de dólares para 2080 en un escenario habitual.

LA TRANSICIÓN HACIA LA ENERGÍA SOSTENIBLE, PASO ESENCIAL

Muchos SIDS tienen poco o ningún acceso a los modernos recursos energéticos más baratos y los precios de sus energías se encuentran entre los más altos del mundo. En algunos casos, el coste de la electricidad es un 500 por ciento más que en los Estados Unidos, sobre todo como resultado de la dependencia de combustibles importados derivados del petróleo.

Como consecuencia de ello, el sector energético de la gran mayoría de los SIDS es el principal emisor de CO2 y de su vulnerabilidad económica. La generación de energía consume un exceso de 50 millones de barriles de petróleo al año para proporcionar el 90 por ciento de la energía primaria.

La mejora del sector energético de los SIDS requiere que la dependencia de combustibles fósiles del petróleo se reduzca a la mitad para 2035 a través de un cambio hacia fuentes de energías renovables (océano, geotérmica, solar, eólica y biocombustibles). Los Países de la Comunidad del Caribe estiman que este cambio podría suponer diez mil millones de dólares.

El sector del transporte, a su vez, consume 100 millones de barriles de petróleo al año. Reducir esta cifra al 25 por ciento para 2035 requerirá nuevas tecnologías, infraestructuras y apoyo financiero.

Al mismo tiempo, países concretos se han embarcado en proyectos para mejorar su eficiencia energética:

  • En el Pacífico, las políticas energéticas nacionales de Fiji y Vanuatu promueven la producción de biocombustibles a través de la plantación en tierras degradadas;
  • En Fiji, islas Salomón, Samoa y Vanuatu la energía hidráulica está empleándose cada vez más para la producción de electricidad
  • En Antigua y Barbuda y Barbados, el gobierno ha creado subsidios para impulsar el uso de calentadores de agua que funcionen a través de la energía solar ;
  • La biomasa se ha convertido en una fuente importante de energías renovables en muchos SIDS, casi siempre como empresa derivada de la producción de la caña de azúcar

PESCA DE PEQUEÑA ESCALA Y ACUICULTURA

La pesca juega un papel fundamental en la economía, medios de vida y seguridad alimentaria de los SIDS, que tienen jurisdicción sobre las aguas costeras y mares abiertos de extensión mucho mayor que sus propios territorios. El PIB generado por la pesca en algunos SIDS llega hasta un 12 por ciento del total.

El consumo de pescado en los SIDS del Pacífico supone entre un 50-90 por ciento de las proteínas animales de la dieta de las comunidades costeras, mientras que el consumo de pescado a nivel nacional es hasta 3-4 veces más alto que la media mundial per cápita.

Se considera que el cambio climático afectará indirectamente a la pesca de los pequeños estados insulares en desarrollo, ya que el cambio en la temperatura del agua afecta negativamente a los arrecifes de coral y manglares que funcionan como viveros, hábitats y zonas de alimentación de los peces. Además, se producirán cambios en los patrones migratorios de las especies marinas que modifiquen la disponibilidad.

Otros riesgos para la pesca incluyen: contaminación, pérdida y alteración de los hábitats, métodos de recolección destructivos, sobreexplotación, especies invasoras y desastres naturales. En medio de estos desafíos, se espera que el sector de la pesca pueda satisfacer las demandas de una población creciente.

Una "economía verde" en el sector pesquero es aquella que es ecológicamente sostenible, proporciona un nivel más alto de bienes y servicios económicos a un coste medio ambiental más bajo y distribuye de forma equitativa esos beneficios.

La transición hacia una economía verde requerirá la introducción de medidas específicas de planificación política y reformas institucionales, financiación sostenible e inversión en tecnología y en campañas de sensibilización de la población.

TRANSFORMANDO EL SECTOR TURÍSTICO EN "VERDE"

Para más de la mitad de los SIDS, el turismo es su principal fuente de ingresos de divisas y representa más del 30 por ciento de sus exportaciones totales. En comparación, el promedio mundial es de poco más del 5 por ciento, según estimaciones del Banco Mundial.

El cambio climático presenta uno de los desafíos más significativos de este sector. El aumento del nivel del mar puede llevar a la pérdida de territorio en la costa de islas bajas, afectando a las economías y medios de vida.

El cambio climático puede provocar que el blanqueo de los corales se convierta en un acontecimiento anual provocando muchas más pérdidas que beneficios. Dominica ha informado de que un 50 por ciento de sus corales se han decolorado, y la decoloración de corales en Tobago afectó a una media del 66 por ciento de sus corales duros sólo en 2005.

La industria turística es una de las mayores consumidores de energía y agua. Teniendo en cuenta que la mayor parte de los SIDS importan su suministro energético y se enfrentan a desafíos respecto a la disponibilidad y calidad de agua, la inversión en turismo "verde" es vital para reducir las cargas adicionales impuestas a los sectores relacionados.

La industria hostelera deberá ser uno de los sectores líderes en la promoción de iniciativas verdes, siendo tanto una industria dependiente de los recursos naturales como una de las grandes contribuidoras al empleo y crecimiento económico.

Convertir el turismo en "verde" requiere un cambio de toda la industria en la implementación de políticas, prácticas y programas que desarrollen la sostenibilidad con especial enfoque en la conservación de los recursos naturales, transición hacia fuentes de energías renovables, reducción del consumo de agua y generando ingresos para las comunidades locales.

HACIA UNA ECONOMÍA VERDE INCLUSIVA

Los objetivos generales de una Economía Verde apoyan el concepto de desarrollo sostenible, que tiene como fine principales el desarrollo y erradicación de la pobreza basándose en el uso sostenible de los recursos medio ambientales. Es vital que se pongan en marcha las condiciones necesarias que permitan generar y estimular inversiones públicas y privadas que incorporen un criterio medio ambiental y social más amplio.

Se han presentado muchas recomendaciones para permitir la transición hacia una Economía Verde, incluyendo: aumento de la financiación pública de actividades de Economía Verde, desarrollo de instrumentos basados en el mercado, revisión de las legislaciones y marcos reguladores y mejora de la capacidad institucional.

La valoración económica del capital medio ambiental y la equidad social deben mover a la elección de políticas equilibradas en la búsqueda del desarrollo sostenible.

El PNUMA ha lanzado recientemente un nuevo "Proceso de Prospectiva" para identificar y priorizar asuntos emergentes medio ambientales y sostenibles desde la perspectiva de los SIDS.

Este Proceso de Prospectiva contribuirá a la Tercera Conferencia Internacional de los SIDS en 2014. El PNUMA también está trabajando con socios para producir la Guía Manual sobre Valoración y Contabilidad de los Servicios de Ecosistemas de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, cuyo objetivo es desarrollar la capacidad de los gobiernos para integrar las valoraciones económicas del capital medio ambiental en sus planes de desarrollo sostenible.

NOTA PARA LOS EDITORES

  • La Tercera Conferencia de los SIDS, que tendrá lugar del 1 al 4 de septiembre de 2014 en Apia, Samoa, promoverá los siguientes objetivos: evaluar el progreso hasta la fecha y la ausencia de implementación, buscar un renovado compromiso político centrándose en acciones prácticas y pragmáticas para su futura implementación; identificar nuevos y emergentes desafíos y oportunidades para el desarrollo sostenible de los SIDS y formas de llevarlos a cabo; e identificar prioridades para el desarrollo sostenible de los SIDS que sean considerados en la elaboración de la agenda post-2015 de Desarrollo de las Naciones Unidas.
  • La Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992 señaló por primera vez las características especiales de los SIDS para que fueran tenidas en cuenta como un grupo diferencial. Para obtener un listado completo de los perfiles de los países que forman parte de los SIDS visite: http://unohrlls.org/about-sids/country-profiles/
  • El Programa de Acción de Barbados para el Desarrollo Sostenible de los SIDS (BPOA, siglas en inglés) es un programa de 14 puntos que identifica las áreas de prioridad y acciones específicas necesarias para abordar los desafíos especiales a los que se enfrentan los SIDS. Las áreas de prioridad son cambio climático y aumento del nivel del mar; desastres naturales y medio ambientales; gestión de residuos; recursos costeros y marítimos; recursos de agua fresca; recursos terrestes; fuentes de energía; recursos turísticos; biodiversidad; capacidad de las institucionales nacionales y administrativas; instituciones regionales y técnicas de cooperación; transporte y comunicación; ciencia y tecnología; y desarrollo de recursos humanos.

Para más información, por favor póngase en contacto con:

Shereen Zorba, Jefa de la Sala de Prensa del PNUMA. Email.shereen.zorba@unep.org ;

o

Tel: +254-20 762 5022 / +254788526000.

 
comments powered by Disqus