Con casi el 30% de la población de las pequeñas islas amenazada por el aumento del nivel del mar, los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo necesitan una economía "verde-azul" para adaptarse al cambio climático ma, sep 1, 2014

Un nuevo informe del PNUMA señala que las Pequeñas Islas se encuentran en un momento crucial

The report notes that Human well-being has potentially decreased in SIDS, the result of a demographic imbalance caused by out-migration to urban centres and eroding traditional concepts of social acceptance/Photo Credit:David Kirkland

Apia, Samoa, 2 de septiembre de 2014 ?Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) de todo el mundo necesitan una serie de soluciones innovadoras, desde la diversificación económica, innovación tecnológica y cultural, a políticas mundiales y regionales para hacer frente a desafíos como el aumento del nivel del mar, los desastres naturales, los crecientes desperdicios y contaminación y el debilitamiento de las estructuras familiares. Así lo señala el informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente hoy.

Según Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, en el que han participado variedad de científicos, expertos y políticos procedentes de los PEID, las pequeñas islas han alcanzado un punto de inflexión en el que es preciso avanzar hacia un futuro marcado por las ganancias del desarrollo sostenible para estos territorios.

El informe explora el estado de los PEID en el mundo actual, de este modo aborda cuestiones como el aumento extremo del nivel del mar en islas como Tuvalu y Funafuti ? que presentan niveles hasta tres veces más altos de la media mundial- a los desastres naturales que afectan de forma desproporcionada a los PEID. Según el último Panel Intergubernamental de Cambio Climático un aumento medio de aproximadamente 4°C supondría un incremento del nivel del mar de hasta de un metro para 2100, afectando severamente al 30% de la población de los PEID que vive en áreas a menos de cinco metros del nivel del mar.

El informe también plantea integrar una serie de elementos en un marco de trabajo para los PEID dentro  de la Agenda de Desarrollo Post-2015 y los futuros Objetivos de Desarrollo Sostenibles. 

En concreto, recomienda la adopción de una economía “verde-azul”, una que ofrezca un crecimiento medio ambientalmente adecuado, inclusivo, con un menor nivel de endeudamiento; además de un sistema financiero transparente, seguridad alimentaria y una mejor respuesta ante los desastres.

“Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo se enfrentan en la actualidad a toda una serie de desafíos y dificultades”, dijo el Subsecretario General y Director Ejecutivo del PNUMA Achim Steiner. “Muchos sufren aislamiento y altos costes asociados a las largas distancias de los mercados mundiales y van por detrás en la adopción de nuevas tecnologías e innovación. Posee una población cada vez más concentrada en áreas urbanas que está acabando con los recursos y que padece los efectos de la insalubridad del agua, una pobre sanidad y dietas poco equilibradas. Al mismo tiempo, el cambio climático amenaza a la biodiversidad, los medios de vida y quizá, a la propia existencia de algunas pequeñas islas”.

“A medida que el mundo entra en la era post-2015, se están produciendo importantes cambios a nivel mundial y en las islas. Una economía “verde-azul” incluiría entre otras cosas, la diversificación económica y un enfoque que mejore la gestión de la biodiversidad, eficiencia energética y el consumo y producción sostenible”, añadió.

Además de una economía “verde-azul” el informe recomienda ensamblar tres elementos:  un salto tecnológico, priorizar la comunidad y cultura de las islas y conectar con la naturaleza.

Perspectiva “verde-azul”

Según el informe, una perspectiva “economía verde-azul”- es aquella que promueve la eficiencia energética y tecnologías limpias, aquella que es neutra en emisiones de carbono y socialmente inclusiva, que proporcionará un medio ambiente sano y sostenible y que ayuda a conservar los recursos. Al centrarse en un desarrollo equilibrado y en los vínculos entre la pesca artesanal y la acuicultura, el agua, el turismo, las energías renovables y los residuos, los PEID pueden hacer frentes a algunos de sus desafíos más críticos.

Serán necesarios instrumentos políticos para establecer las condiciones de una economía “verde-azul”.  Una agenda que se base en una mayor inversión y gasto público, desarrollo de instrumentos basados en el mercado, el fomento de la participación del sector privado, planificación y gestión de los recursos de las islas basándose en la equidad social y la erradicación de la pobreza, y que tenga en cuenta una revisión del marco legislativo y reglamentario y una mejora de la capacidad institucional.

Un enfoque “verde-azul” necesita el desarrollo de instrumentos económicos que mejoren la gestión de la biodiversidad, usando conocimientos locales e indígenas en la toma de decisiones y monitorización. Dichos instrumentos como el Sistema de las Naciones Unidas para la Contabilidad Económica y Medio Ambiental, un sistema de contabilidad del capital natural, el pago de servicios de ecosistemas y el comercio de créditos de carbono contribuirán al establecimiento de los precios adecuados para los recursos naturales.

Otros elementos de una perspectiva “verde-azul “de la economía incluirían una mayor sensibilización del uso eficiente de los recursos y diseño innovador de los productos ecológicos ? aquellos que también dejen de lado los desperdicios?  así como el fomento de pautas de consumo y producción sostenible y estrategias integradas de gestión de recursos.

Salto tecnológico

Según el informe, los PEID deben planificar una rápida innovación tecnológica especialmente en tecnologías de la información y comunicación que ayudarán a superar el aislamiento insular y encontrar lazos de unión sociales y culturales entre la diversidad de islas que impulsen el desarrollo de nuevas actividades económicas.

Algunas de las señas de identidad del salto tecnológico en el contexto de los PEID incluyen la puesta en marcha de Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) que beneficien a la sociedad acabando  con las tecnologías ineficientes e incrementando la penetración de fuentes de energía y materiales renovables, así como el uso de conocimientos tradicionales para crear tecnologías en la escala apropiada.

Las tecnologías digitales tienen un enorme potencial para beneficiar la vida diaria de los PEID y abordar la gestión de desastres y una serie de desafíos sociales. Una agenda digital, basada en las capacidades de las TICs  fomenta la cohesión social y conectividad, ayuda a mejorar el sistema de acceso a la información, reduce el consumo de energía, favorece la vida de los ciudadanos, revoluciona sus servicios de salud y permite la puesta en marcha de mejores servicios públicos.

Los PEID continuarán haciendo frente a múltiples desafíos relacionados con el cambio climático. Por ejemplo, en el Oeste del Pacífico- donde se han registrado tasas de aumento de nivel del mar en islas como Tuvalu y Funafuti de hasta tres veces más que la media anual de PEID 2.8-3.6 mm/al año ? las islas son vulnerables a los efectos de un aumento extremo del nivel del mar, como tormentas y maremotos.

Para tratar estos desafíos, es necesario una alta formación y desarrollo de capacidades. Además, los conocimientos tradicionales y actividades como la pesca deben combinarse con otros sectores para crear nuevas oportunidades de negocio.

Priorizar la comunidad y cultura insulares

Existe un gran potencial entre los PEID para impulsar una cultura insular sana que combine elementos tradicionales y modernos, que evolucione al mismo tiempo que mantiene sus raíces y herencia cultural. Cada comunidad e isla deberá seleccionar lo que quiere de la globalización dentro de sus fronteras sin convertirse en consumidores pasivos.

Dar prioridad a la comunidad y cultura insulares supone la promoción de una comunidad participativa y la conservación y gestión indígena; comunidades resilientes; una amplia difusión de las alianzas y asociaciones y desarrollo de una demanda basada en las islas y una educación que tenga la sostenibilidad en su núcleo.

Entre los enfoques participativos y comunitarios descritos en el informe se señala que una comunidad resiliente es un elemento clave para una adaptación y gestión del riesgo exitosa.

Todo ello requiere cuatro estrategias críticas: construir capacidades para resistir y contrarrestar shocks; fortalecer los sistemas existentes y de alarma temprana; mejorar la capacidad de reducción de los riesgos en los PEID, por ejemplo, a través de una adaptación basada en los ecosistemas como la restauración de playas y manglares; y lograr la participación de la comunidad internacional en reducir las causas antropogénicas de los desastres naturales, incluyendo el calentamiento global y la degradación medio ambiental. 

Conectar con la naturaleza

Las conexiones con la naturaleza han sido importantes durante años para la población de las islas. En un escenario “verde-azul”, el conocimiento tradicional del medio ambiente debe combinarse con la ciencia moderna para aumentar la integración y capacidad de los ecosistemas en la restauración de la biodiversidad. El crecimiento de los arrecifes de coral debería mantenerse a través de una gestión cuidada y de la ciencia ciudadana.

Algunos de los PEID han enfatizado la mejora de la gestión y expansión de las áreas protegidas como parte de una estrategia para tratar la pérdida de biodiversidad. Sin embargo, entre 1990 y 2009, tan sólo unos cuantos PEID registraron un aumento del 4 por ciento de las áreas protegidas. Una estrategia relacionada es la promoción e implementación de programas de conservación y gestión de comunidades indígenas que respeten e incorporen conocimientos locales e indígenas.

De modo similar, la creación de capacidades en comunidades locales y el apoyo a su gestión y restauración de las áreas forestarles ha demostrado ser efectivo en lugares como Palau y Vanuatu.

El informe recomienda la inversión en políticas agrícolas orgánicas y agroturismo - que conectan la agricultura sostenible con el turismo - como formas de aumentar la autosuficiencia alimentaria, y señala que muchos PEID ya están invirtiendo con éxito en la mejora y desarrollo de la infraestructura de agua y tratamiento de aguas residuales.

También enfatiza que, como parte de la economía “verde-azul”, los PEID deben situarse en primera línea en las políticas de gestión racional de las costas.

Otras recomendaciones

El informe enumera además otra serie de recomendaciones relacionadas con una perspectiva de la economía “verde-azul”.

  • Macroeconomía, tecnología y globalización

El informe recomienda el desarrollo de mecanismos de mercado y políticas fiscales que acaben con los subsidios dañinos para el medio ambiente y aseguren el pago por servicios de ecosistemas y bienes medio ambientales.

  • Logrando la sostenibilidad medio ambiental a nivel insular

Entre otros elementos, esto incluye acciones como desarrollar estrategias de gestión de acuicultura y pesca, gestión de estrategias forestales racionales y  prevención de  los residuos- todos basados en enfoques holísticos e integrados del uso sostenible, conservación local e iniciativas internacionales.

  • Entorno internacional propicio para los PEID

También sería crucial asegurarse de que hay una voz coordinada sobre el medio ambiente de los PEID en foros internacionales y regionales, y de que la comunidad internacional apoya a los PEID y sus esfuerzos por desarrollar e implementar dichas actividades como parte del marco de trabajo a 10 años de Programas de Consumo y Producción Sostenible.

Son necesarios recursos sostenibles de financiación internacional para responsabilidades más allá de lo que las islas racionalmente pueden cubrir.

  • Revisando políticas nacionales, acciones e iniciativas contenidas en informes enviados a la Tercera Conferencia Internacional de las Naciones Unidas para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

Una revisión preliminar de los trabajos enviados a la Tercera Conferencia Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo dará una visión general sobre el progreso de los PEID y la posibilidad de replicarse en otros países.

Nota para los editores:

Para descargarse el informe completo, por favor visite: http://uneplive.org/media/docs/region/59/GEO_SIDS_final.pdf

Para más información, por favor póngase en contacto con:

Melissa Gorelick, Oficial de Información del PNUMA, +254 20 762 3088/ +254 71 621 4041 melissa.gorelick@unep.org

Sala de Prensa del PNUMA, unepnewsdesk@unep.org

 
comments powered by Disqus