Mensaje de la Presidenta del PNUMA en el Día Mundial del Medio Ambiente ma, jun 6, 2011

La declaración por Naciones Unidas del 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente, que hoy celebramos, rememora una fecha clave

| English    

HE. Rosa Aguilar Rivero UNEP Governing Council President and Minister of Environment for Spain

5 de junio de 2011 - La declaración por Naciones Unidas del 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente, que hoy celebramos, rememora una fecha clave: el inicio de la primera conferencia internacional sobre medio ambiente de la historia, la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Humano de Estocolmo en 1972. En ella se sentaron los pilares fundamentales de la actual arquitectura ambiental multilateral y, desde entonces, el medio ambiente ha ocupado un lugar destacado en la agenda política mundial.

El Día del Medio Ambiente cuenta, por tanto, con casi 40 años de historia a través de los cuales el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha sido motor fundamental para la protección del medio ambiente, auspiciando convenios específicos, globales y regionales de gran trascendencia en la conservación del medio ambiente: Estocolmo, Rotterdam y Basilea, o los Convenios regionales de protección del medio marino y costero son solo algunos de ellos, así como la reciente iniciativa de Economía verde.

Este año, declarado por las Naciones Unidas como Año internacional de los Bosques, el lema del Día Mundial del medio ambiente es "Bosques: la naturaleza a su servicio". Los bosques son nuestro principal seguro de vida no sólo por el valor económico y material que tienen y por las materias primas que de ellos se extrae, sino por el lugar privilegiado que ocupan en nuestro futuro, que no puede dibujarse sin bosques.

El mundo ha tomado conciencia de los riesgos que acarrea la pérdida de diversidad biológica, el cambio climático y la desertificación pero, a pesar del esfuerzo realizado por organizaciones internacionales, naciones y ciudadanos, debemos ser exigentes de cara al futuro, que nos plantea retos claros. Debemos revertir la alarmante pérdida de especies, disminuir y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y preservar la degradación de nuestros ecosistemas y de la calidad del aire, minimizando la huella ecológica. Todo ello en un escenario tendencial de crecimiento de la población mundial que tiene en su conjunto la digna y necesaria aspiración de erradicar la pobreza en el mundo y alcanzar el pleno empleo decente.

El planeta se encuentra ahora camino a Río, la ciudad que acogerá el próximo año 2012 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. Y en el horizonte más inmediato tenemos la cumbre de Durban. En el éxito de estos encuentros tenemos depositadas gran parte de las esperanzas de conseguir un mundo más sostenible económica, social y ambientalmente.

 
comments powered by Disqus