Home                                                
      Contributors                                   
      Reflections                                    
      Books                                    
      Products                                    
      Awards and Events                
      UNEP at Work                
      People                                
      Star                                
 
 
 
El modo de la naturaleza


Ray C. Anderson

Fundador y presidente de Interface (Inc.)

Cuando hablo ante un público, a menudo les pido a todos que cierren los ojos y se imaginen un lugar de paz y reposo, tranquilidad y creatividad, el lugar que los haga sentir la persona más feliz, su zona de tranquilidad perfecta. Luego, con los ojos aún cerrados, a los que se están imaginando un lugar al aire libre les pido que levanten la mano. Y luego les pido que abran los ojos y miren alrededor.

¿Qué es lo que ven? Una sala llena de manos alzadas y un montón de expresiones de sorpresa. Casi todos pensaban que sólo ellos se habían imaginado un bosque, una pradera o un río brillante. En realidad, casi todos lo habían hecho. En cientos de casos, con públicos de todo el mundo, la respuesta ha sido siempre la misma.

Entonces, ¿qué dice la naturaleza de una empresa como la nuestra, el mayor fabricante de losetas de moqueta comerciales, acerca del modo en que llevamos a cabo nuestro comercio y diseño de nuestros productos? Por lo visto, bastante, como explico en mi libro Business Lessons from a Radical Industralist, en el cual cuento toda la historia.

Nos hicimos la pregunta: ¿Cómo diseña la naturaleza sus pisos y alfombras? Hace cinco años nuestro equipo de diseño participó en un taller dirigido por Janine Benyus, presidenta del Instituto de Biomimetismo y Campeona de la Tierra del PNUMA. Introdujo el concepto de biomimetismo, es decir emplear a la naturaleza como mentor de diseño y fuente de inspiración, y nos planteó el desafío de integrar los principios de la naturaleza en los conceptos de diseño para losetas de moqueta.

A raíz de ello, nuestro diseñador de productos, David Oakey, envió a nuestros diseñadores al bosque para que vieran que podrían aprender del modo en que la naturaleza diseñaría un revestimiento de suelos. Al principio estaban confundidos, ya que pensaron que los estaban enviando a copiar hojas y flores, pero luego descubrieron algo mucho más interesante.

Volvieron con algo que era un “caos organizado”. No hay dos metros cuadrados del suelo de un bosque que sean iguales; aun así, se combinan perfectamente en un todo armonioso. Se dieron cuenta de que no hay una flor perfecta ni hay colores uniformes: es solo un sistema diverso, caracterizado por la palabra “entropía”.

Posteriormente, se propusieron diseñar una alfombra modular del mismo modo. En la naturaleza, cada “módulo” es ligeramente diferente en dibujo y color, y ése constituyó todo el desafío. Fue un desafío para los diseñadores tener que dejar de usar la estética de la “perfección” y la homogeneidad. También necesitaron la ayuda de nuestros ingenieros. ¿Cómo debemos hacer para que, en una tirada de producción, el color y el diseño de cada loseta sean un poco distintos?

De un momento a otro, congregamos a diseñadores e ingenieros para hacerlo realidad, algo que no se había hecho antes. Se resolvió el problema, y así se inició una nueva línea de productos llamados, en honor a aquel paseo vespertino por el bosque de Georgia, Entropy.™

Diseñar moquetas en el modo de la naturaleza tiene muchas ventajas. Podemos colocar las losetas al azar en lugar hacerlo en forma monolítica. Nos dimos cuenta que es fácil hacer reparaciones, porque las losetas no combinan exactamente entre sí. No hizo ninguna diferencia si parecían ligeramente distintas; en realidad, ¡era mejor así!

La calidad “defectuosa” prácticamente desapareció; los inspectores no encontraron defectos entre la “imperfección” deliberada de no fabricar dos losetas iguales. Además, prácticamente se eliminaron los desechos procedentes de la instalación. Ahora, cada loseta puede encontrar un lugar en una sinfonía de colores y diseños, todos diferentes, todos armoniosos y agradables, y ninguna tiene que descartarse por “incorrecta”. Los distintos baños de tintura se funden sin distinción, con lo cual ya no es necesario tener losetas extra de cada tipo en caso de que sea necesario. Ahora el usuario puede rotar las losetas para uniformizar el desgaste del mismo modo que rotamos los neumáticos de los automóviles para extender su ciclo de vida útil.

De igual modo, si bien la reparación de moquetas tradicionales exige llamar a profesionales especialmente capacitados, el carácter aleatorio del diseño de Entropy le confiere mucho más flexibilidad. Por ejemplo, si se daña una loseta de una habitación de un hotel, el personal encargado de mantenimiento puede cambiarlas, sin preocuparse de cómo colocarla y dejando la habitación lista en cuestión de minutos.

¿Cómo recibió el mercado estas novedades? En una palabra, ¡espectacularmente! Entropy es hoy el producto que más se ha vendido en el período más corto de toda la historia de Interface. Y eso no solo se debe a las numerosas ventajas técnicas derivadas de emular a la naturaleza. También tiene que ver con ese lugar perfecto al cual le pido a mi público que se imagine.

“Los diseños de la naturaleza son orgánicos,” – dice David Oakey – “las formas naturales dependen de sus funciones. No son lineales. No se basan en líneas y, por tanto, no están limitadas por ellas. Así, las losetas se ven hermosas por las mismas razones que una alfombra de hojas, ramitas, tierra y rocas se ven hermosas en el suelo de un bosque”. Por lo tanto, reproducen ese lugar perfecto que todos nos imaginamos cuando cerramos los ojos, y subliminalmente trae el exterior al interior. ¡No es un milagro que nuestro producto se venda tan bien!

Cuando creas un diseño en torno a un modelo natural, pasan cosas buenas y las personas se entusiasman. A veces decimos: “Es el modo de la naturaleza,” refiriéndonos a la manera correcta de hacer algo, y: “Es sólo humano”, refiriéndonos a cuando se hace un error, y esa es la diferencia clave entre cómo hacemos las cosas nosotros y cómo lo hace la naturaleza. La naturaleza aprende de los errores y desarrolla una respuesta mejor, porque si no... A nosotros los humanos nos puede resultar difícil liberarnos del statu quo, incluso si nos lleva a la bancarrota o nos mata. ¿Cuánto tiempo, según las reglas de la naturaleza, sobreviviría un organismo que se negase a aprender?

La responsabilidad de los industriales es buscar formas de trabajar con lo que nos dio la naturaleza, emulando sus formas realmente eficaces para: eliminar el concepto mismo de residuos, elaborar lo que necesitamos con recursos disponibles y renovables, cerrar el círculo y alimentar nuestras líneas de producción para hacer nuestros productos con materias primas renovables o recicladas. A largo plazo, y quizás mucho antes que eso, no hay otro modo.

Download PDF