Home                                                
      Contributors                                   
      Reflections                                    
      Books                                    
      Products                                    
      Awards and Events                
      UNEP at Work
      People                                
      Star                                
 
 
 
El PNUMA en acción


El PNUMA lleva a cabo una gran variedad de actividades para promover y facilitar el desarrollo y la aplicación de tecnologia limpia. A continuación figuran dos ejemplos recientes. Para ver otros ejemplos de la labor del PNUMA sobre el cambio climático, véase: www.unep.org/unite/30Ways


Plantar una semilla para proteger el clima

El problema:
La utilización no sostenible de los bosques provoca aproximadamente un 17% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. En África, unos 600 millones de personas dependen de los bosques y terrenos boscosos para su supervivencia. Pese al rápido crecimiento de las transacciones de financiación del carbono, es frecuente que no se tengan en cuenta los proyectos del África subsahariana por la idea errónea de que el potencial de la región es limitado.

La solución:
El Mecanismo para un Desarrollo Limpio, definido por el Protocolo de Kyoto, permite a los países industrializados recibir derechos de emisión de gases de efecto invernadero a cambio de financiar proyectos de mitigación y secuestro de las emisiones de carbono en países menos adelantados. El programa CAS CAD e (sobre financiación del carbono para la agricultura, la silvicultura, la conservación y las medidas contra la deforestación) del PNUMA ofrece desde 2007 oportunidades para la participación de África en dicho Mecanismo y en los mercados voluntarios de carbono.

Medidas que adoptó el PNUMA:
El programa CAS CAD e está a cargo del PNUMA y del UNEP Risoe Centre, con el apoyo del FFEM (Fonds Français pour l’Environnement Mondial). En Benin, el Camerún, el Gabón, Madagascar, Malí, la República Democrática del Congo y el Senegal, el programa ha estado ayudando a generar derechos de emisión de carbono mediante el apoyo técnico y la formación impartida a responsables de proyectos, comunidades e instituciones nacionales competentes en materia de cambio climático. CAS CAD e ha prestado asistencia en más de 20 proyectos sobre reforestación de comunidades, actividades forestales comerciales, cocinas y ahumaderos de pescado eficientes y bioenergía, evitando la deforestación en siete países de África.

El panorama general:
El éxito de los proyectos experimentales de CAS CAD e aporta un marco para la ampliación del programa a otros países con objeto de continuar reforzando los sistemas normativos nacionales para proyectos de financiación del carbono. El PNUMA está planificando un programa de seguimiento que apoyará diversos proyectos encaminados a ofrecer oportunidades para la participación de África en el Mecanismo para un desarrollo limpio y en los mercados voluntarios de carbono.

 



Mapas para un programa REDD+ más ecológico

El problema:
REDD + (reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques) es un mecanismo destinado a dar un valor financiero al carbono almacenado en los bosques, con lo que ofrece incentivos para que los países en desarrollo reduzcan las emisiones de tierras boscosas e inviertan en vías para el desarrollo sostenible que originen bajas emisiones de carbono. Pero no hay una sensibilización suficiente sobre el potencial de REDD + y con frecuencia los países carecen de los instrumentos necesarios para su aplicación.

La solución:
Entre otras cosas, el programa REDD de las Naciones Unidas ayuda a los países a reconocer y aprovechar el potencial del mecanismo REDD + prestándoles apoyo técnico. Uno de los instrumentos fundamentales que ofrece es la capacidad de elaborar mapas sobre el carbono que muestran el carbono almacenado en los ecosistemas, resaltando las zonas de diversidad biológica significativa y de importancia en cuanto a los servicios del ecosistema, y las amenazas a los bosques propiamente dichos. Esta herramienta, usada junto con otros instrumentos de apoyo a las decisiones, ayuda a los países a formular estrategias nacionales de REDD + y multiplica al máximo el potencial de desarrollo ofrecido por los bosques.

Medidas que adoptó el PNUMA:
El programa REDD de las Naciones Unidas es una asociación de colaboración entre la FAO , el PNUD y el PNUMA que ayuda a los países en desarrollo a preparar y aplicar estrategias y mecanismos nacionales de REDD +. Mediante el programa, el PNUMA presta apoyo financiero, técnico y estratégico y colabora estrechamente con especialistas en el sistema de información geográfica de instituciones nacionales y provinciales de numerosos países en desarrollo, a fin de reunir y organizar información utilizada en instrumentos de análisis espacial para impulsar la estrategia REDD +.

El panorama general:
En el plano mundial, el Programa REDD de las Naciones Unidas apoya a los países en las iniciativas encaminadas a integrar múltiples beneficios en sus estrategias REDD + y sus planes de desarrollo. Existen iniciativas, como las actividades de análisis espacial, que se pueden reproducir y ayudan a garantizar que los bosques sigan generando múltiples beneficios para los medios de subsistencia, conservando la diversidad biológica del planeta y actuando como almacenes de carbono importantes.



Protección y valorización de los manglares en Guinea Bissau

Los manglares están formados por árboles, arbustos, palmeras o helechos que se han adaptado a la vida en aguas saladas de zonas tropicales o subtropicales. Situados en el límite entre la tierra y el mar, son importantes para los medios de subsistencia de las comunidades circundantes y suministran importantes servicios de los ecosistemas, como la protección de las zonas costeras frente a las mareas de tormenta y la erosión, la estabilización del suelo gracias a la captación de sedimentos, el mantenimiento de la calidad del agua, la absorción de dióxido de carbono, la seguridad alimentaria proveniente de la pesca de subsistencia y comercial, la miel, los materiales de construcción, los medicamentos tradicionales y los ingresos derivados del turismo. Estos servicios de los ecosistemas generan beneficios económicos directos que, según calcula el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del PNUMA, pueden valer hasta 500.000 dólares de los EE .UU . por km2 por año.

En el Atlas Mundial de los Manglares, publicado por el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del PNUMA en 2010, se estima que la cubierta de manglares de Guinea Bissau abarca prácticamente 3.000 km2, la segunda superficie en la región después de Nigeria. Los manglares de Guinea Bissau son especialmente importantes para la diversidad biológica (pues contienen 180 especies de aves, 40 de mamíferos terrestres y 5 de tortugas marinas, e hipopótamos, manatíes, delfines y cocodrilos enanos) y la pesca (pues brindan ingresos y seguridad alimentaria provenientes de ostras, cangrejos, langostinos y peces), en la que los manglares suministran aproximadamente el 70% de la producción nacional de pescado. No obstante, los manglares están amenazados por la sobreexplotación y la tala para actividades agrícolas y la expansión urbana.

Con el objeto de proteger estos recursos naturales, el Gobierno de Guinea Bissau ha establecido un sistema de áreas protegidas que abarca el 12% de la superficie del país, entre otras el Parque de Manglares Rio Cacheu y el Parque Nacional Iles d’Orango. No obstante, hasta ahora no había capacidad suficiente para vigilar los parques y hacer cumplir las medidas de protección debido a la falta de personal y equipo para poner fin a la caza furtiva y la tala ilícita en las áreas protegidas.

El PNUMA, en asociación con la iniciativa LifeWeb de España, trabaja con la Unión Mundial para la Naturaleza (UI CN) para mejorar la gestión de los parques, entre otras cosas mediante tareas de capacitación y divulgación dirigidas a los guardias forestales gubernamentales y las comunidades pesqueras locales, que participarán en la gestión de los parques. El PNUMA ya ha prestado apoyo a la UI CN para la adquisición de tres barcos de motor y equipos de determinación de posición (GPS ) y de radio, indispensables para lograr el cumplimiento de la reglamentación de los parques. Asimismo, se ha suministrado a los gobiernos locales y organizaciones no gubernamentales conjuntos de datos satelitales que muestran la cubertura y las tasas de deforestación actuales e históricas de los manglares. Al proteger los manglares de la deforestación y la sobreexplotación, se conservarán los recursos de diversidad biológica y pesca, tan importantes para el bienestar futuro de las poblaciones locales.

Simultáneamente con las iniciativas destinadas a impulsar la vigilancia y la aplicación de las reglamentaciones, el PNUMA también trabaja para dar valor económico a los recursos de los manglares de Guinea Bissau y los servicios de los ecosistemas que suministran. Ello brindará los datos y la justificación económicos para que los encargados de la formulación de políticas y las comunidades locales protejan estos importantes bosques. La medición del almacenamiento de carbono por los manglares podría permitir la elaboración de proyectos sobre manglares en el marco de REDD + y de este modo obtener acceso a financiación internacional del carbono para la conservación de los manglares en Guinea Bissau.

Gabriel Grimsditch