Premiados

Bertrand Piccard, Suiza
Campeón de la Tierra 2012 - Inspiración y Acción

Más que fijarnos en grandes problemas que parecen inmensurables, tenemos que centrarnos en las soluciones, en la esperanza, en el optimismo.

Premiado 2013

Inspiración y Acción (co-ganador)

Carlo Petrini
Fundador de Slow Food
Italia

Carlo Petrini fundó Slow Food en 1986 como respuesta a la apertura de un McDonalds en la Plaza de España de Roma. Hoy, el movimiento existe en más de 150 países y posee una red de más de 100.000 miembros y seguidores. Slow Food International es responsable de publicar periódicos, libros y guías en distintos idiomas de todo el mundo.

Desde su “Declaración Puebla” en 2007, Slow Food se ha convertido en una fuerza a tener en cuenta como única organización internacional que integra preocupaciones sobre medio ambiente, tradición, trabajo, sanidad, bienestar animal con la cocina, las aficiones y el placer.

Slow Food anima y apoya a las comunidades indígenas a defender sus tradiciones alimentarias como testigos irremplazables de un conocimiento heredado, en concreto a través de los proyectos Presidia y la red de trabajo Terra Madre de comunidades alimentarias. En 2011, el primer foro indígena internacional Terra Madre tuvo lugar y en mayo de 2012, Petrini fue el primer ponente de la historia invitado al Foro Permanente de Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas.

La red de trabajo Terra Madre aglutina a 250 universidades y centros de investigación, incluyendo 450 académicos de todo el mundo. Todos ellos están comprometidos, en sus propios campos y con el uso de las herramientas disponibles, con la preservación y crecimiento sostenible de la producción alimentaria – a través de la educación pública y la formación de los trabajadores del sector alimentario.

La Fundación Slow Food opera en todo el mundo con un proyecto para defender las tradicionales culinarias locales, proteger la biodiversidad local y promover productos de calidad de pequeña escala, centrados cada vez más en países del sur. Estos proyectos ayudan a proteger a los pequeños productores y preservar la calidad de los productos artesanales, desde los productores de queso tibetanos que elaboran queso con la leche de yak a 4500 metros de altitud, a los pescadores nómadas del Banc d’Arguin en Mauritania; o desde los pequeños granjeros en Bronte, Sicilia, que recogen pistachos a mano de las laderas del Etna, a las curadoras de semillas en Chile que todavía preservan la antigua raza de la gallina de huevo azul.

En octubre de 2004, Petrini fundó la Universidad de Ciencias Gastronómicas, una institución académica internacional en el Norte de Italia. Primera universidad que estudia los vínculos entre alimentos y culturas.

« atrás